La carne en término medio, es aquella que queda bien cocida por fuera y rosada o incluso roja por dentro y es una de las preparaciones favoritas de muchos. Lo que no se sabe es si esta forma de comer carne realmente es saludable, por ello, aquí te decimos todo al respecto.

El “término medio” de la carne es muy popular debido a que permite un corte jugoso y suave. Incluso, hay quienes prefieren la carne muy poco hecha, con sangre en el centro o “casi viva”, como le llaman.

Sin embargo, es importante tener en cuenta los efectos a la salud de esta forma de comer carne, ya que hay bacterias peligrosas que pueden aumentar el riesgo de enfermedades.

¿Es peligroso comer carne en término medio?  

En una investigación llamada "Antimicrobianos en la agricultura y el medioambiente: reducir el uso innececesario y el despilfarro", se asegura que las bacterias resistentes a los antibióticos podrían llegar a los humanos por consumir carne no cocinada suficientemente. 

(Foto: Pixabay) 

Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de Carne Vacuna de Argentina (IPCVA) concuerda y destaca que comer carne cruda o poco cocinada podría implicar riesgos bacteriológicos para toda la población, tanto para los que tienen el sistema inmunitario débil como los niños o ancianos, como los que lo tienen más desarrollado.

Al comer carne poco cocida, hay un mayor riesgo de adquirir cepas de E. coli, perjudiciales para los humanos, así como otros microorganismos peligrosos.

Esta forma de comer carne también se relaciona con el desarrollo de la toxoplasmosis, provocada por el protozoo Toxoplasma gondii y particularmente peligrosa durante el embarazo.

La BBC detalla que la carne, como otros alimentos crudos, podría albergar microorganismos contaminantes como la Campylobacter, la Yersinia o la Salmonella, sobre todo cuando es de origen aviar.

Expertos recomiendan cocinar bien la carne por fuera 

Por ello, además de insistir en la higiene a la hora de manipular la carne, los expertos recomiendan cocerla bien, sobre todo cuando son molidas o procesadas. 

(Foto: Pixabay) 

En el caso de los bifes, filetes y bistecs se ha visto que son menos propensos a la aparición de bacterias, sobre todo los cortes de res ya que son portadores de una textura densa que los agentes patógenos no pueden penetrar tan fácilmente.

Generalmente es seguro consumir filetes en término medio, rojo o tres cuartos, pero la regla para evitar cualquier infección o enfermedad estomacal es que el exterior de la carne esté perfectamente cocido, inclusive dorado para matar a posibles bacterias de la superficie y evitar posibles contaminaciones cruzadas. 

"Las bacterias no tienen la capacidad de penetrar hasta el músculo, pero el exterior sí tiene que estar sellado, de color marrón", explica Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de Carne Vacuna de Argentina (IPCVA).

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos dice que la carne picada o molida debe alcanzar los 70 grados centígrados internamente para ser segura y los otros cortes unos 62.

Reglas de higiene al manipular la carne cruda 

Además de la forma correcta de cocinar la carne se debe tener cuidado con la forma en que se manipula la carne en casa, para ello, los expertos señalan que es imprescindible separar la carne cruda de la cocida

(Foto: Pexels) 

"Hay que utilizar dos tablas, una para cortar la carne cocida y otra para la cruda. Nunca hay que usar la misma, aunque se lave”, dice Torelli.

Después de utilizar las tablas para picar la carne hay que desinfectarlas a conciencia, con jabón y agua. Además, los Centros para la Ciencia de Interés Público de EE.UU. recomiendan congelar los restos de carne cruda para disminuir al máximo el riesgo de adquirir microorganismos potencialmente dañinos. 

(Con información de BBC, La Opinión)

Trivia