El pavo es, sin duda, el alimento más icónico y popular en las mesas y platillos de Navidad, e incluso de Año Nuevo. Por esta razón es normal que muchas personas se cuestionen si es malo comerse la piel del pavo y si deberían evitarlo por completo; a esta duda, los expertos responden.

(Foto: freepik)

El pavo puede tener muchos beneficios

Uno de los alimentos más típicos durante las celebraciones decembrinas es, sin duda alguna, el pavo, que suele encontrarse en muchos platillos y en diferentes tipo de preparaciones. 

El pavo es sumamente popular durante estas fechas debido a su inigualable sabor, su versatilidad a la hora de prepararlo, y también a sus múltiples beneficios, ya que la carne de esta ave puede aportar grandes beneficios nutricionales.

Catherine M. Champagne, profesora del Centro de Investigación Biomédica Pennington, de la Universidad Estatal de Louisiana en Baton Rouge, explica que el pavo y su carne pueden ser una opción de alimento muy saludable, ya que es rico en nutrientes como:

  • Proteínas
  • Vitaminas (Niacina, B6 y B12).
  • Minerales, como magnesio, fósforo, hierro, potasio y zinc. 

(foto: pexels)

¿Es malo si se come el pavo con piel?

Durante esta época del año es muy común que a la hora de comer o admirar los platillos con pavo nos preguntemos si es malo que nos comamos su piel, y a ello los expertos responden que sí y no, pues depende de muchos factores, e incluso existen opiniones divididas al respecto.

Por un lado, especialistas, como la profesora Champagne, indican que comerse la piel del pavo no es adecuado ya que puede aumentar el número de calorías y grasas que se ingieren, por lo que lo ideal sería evitarla.

Sin embargo, otros profesionales, como Lilia Cheung, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, sostienen que comer la piel del pavo no es malo, siempre y cuando se consuma de manera moderada, sin exagerar, y con las debidas precauciones, ya que efectivamente puede contener un poco más de grasa y calorías.

(foto: freepik)

La preparación también puede influir

Eso sí, ambos grupos de especialistas sugieren que hay algo más importante en relación al pavo durante estas épocas del año (principalmente si no renunciamos a comerlo con piel), y eso es su preparación y las porciones.

La forma en que el pavo se prepara también puede llegar a influir en qué tan bueno es que lo consumamos, ya que en algunos casos la preparación podría ser más perjudicial y puede elevar los niveles de colesterol, cosa que la ingesta de la piel por si sola no hace.

Las especialistas aseguran que lo que más hay que considerar y cuidar a la hora de preparar y consumir pavo durante las festividades decembrinas es:

  • Moderar las porciones de pavo que comemos, principalmente si consumiremos su piel, y preferentemente no comer más de las 3 onzas recomendadas.
  • Procurar que la preparación sea principalmente hervida o asada, ya que puede ser más saludable para nuestro metabolismo.
  • Se deben evitar lo más posible preparaciones que sean fritas.
  • Si el pavo va a marinarse, hay que hacerlo con cuidado, pues los condimentos y las salsas pueden agregar mucho sodio, que resulta dañino.
  • En caso de que se deba usar aceite, es preferible elegir aceites o grasas saludables, como el aceite de cacahuate o canola.
  • Intentar mantener una dieta balanceada y cuidar sus acompañamientos o alimentos extras.

(Con información de: American Heart Association, Observatorio de Salud, Mejor con Salud.)