Nuestra sociedad está caracterizada por la facilidad de acceso a los alimentos a cualquier hora del día. Sin embargo, un nuevo estudio ha demostrado que reducir las horas del día en que podemos comer, sería útil para reducir los niveles de azúcar, y con ello prevenir la diabetes tipo 2 o tratarla de manera eficiente.

(foto: freepik)

¿Qué son los niveles de azúcar?

La azúcar en la sangre, médicamente llamada glucosa en sangre, se trata de la azúcar que resulta de la actividad del hígado, o por la ingesta de nuestros alimentos, y que transita por nuestra sangre para darnos la energía necesaria para funcionar, explica la Asociación Americana de Diabetes.

Los niveles de azúcar en sangre (que pueden detectarse por medio de un glucómetro), sirven para poder diagnosticar o controlar la diabetes, y no en todos los casos son malos.

De hecho, si tuviéramos niveles bajos de azúcar en sangre (lo que se llama hipoglucemia) o nula glucosa, nuestros órganos no podrían funcionar, ya que la glucosa actúa como el combustible para que la maquinaria de nuestro cuerpo pueda trabajar. 

(foto: freepik)

¿Qué niveles de azúcar en sangre son normales?

Como informa Mayo Clinic, el azúcar en sangre que es esperable y normal en personas sanas, es una glucosa que se encuentre por debajo de los 100 mg/dL en ayunas, y por debajo de los 140 mg/dL luego de las dos horas de haber comido algo. 

Por otra parte, las personas prediabéticas presentan valores entre 100 y 125 mg/dL, en ayunas. Cualquier dato mayor a esa cifra, hablaría de que la persona tiene diabetes, también si se detectan 200 mg/dL de glucosa en sangre luego de dos horas de haber comido, explica Clínica Las Condes.

Sin embargo, es importante mencionar que los valores de azúcar en sangre pueden variar siempre, incluso en personas con diabetes, como explica el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos, principalmente por factores como:

  • La alimentación.
  • La actividad física.
  • El peso corporal.
  • El estrés.
  • La genética.

(foto: unsplash)

Comer en un período de solo 10 horas podría ayudar 

Un nuevo estudio publicado en la revista Diabetología de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, por sus siglas en inglés), encontró que seguir una dieta restrictiva en tiempo, puede tener beneficios importantes para el metabolismo de adultos con diabetes tipo 2.

Este estudio, realizado por el Centro Médico de la Universidad de Maastricht, contó con la participación de adultos que tenían diabetes tipo 2, que siguieron un régimen alimentario restrictivo en tiempo: solo podían comer en una ventana de 10 horas al día, por tres semanas.

Para la investigación, el estudio quiso confirmar si la alimentación de tiempo restrictivo, una estrategia novedosa para mejorar la salud metabólica, tenía algún impacto significativo en personas que padecían diabetes, ya que estudios anteriores han demostrado que puede ayudar a personas con obesidad o sobrepeso

Este tipo de estrategia consiste en limitar el período de tiempo que una persona tiene para consumir alimentos, pasando de disponer de 24 horas, a solo 12 horas o menos.

Es decir: las personas no deben comer nada fuera de la ventana de tiempo que se les ha otorgado, aunque pueden beber líquidos (agua, té, café negro o bebidas bajas en azúcar...).

Así pues, el equipo de investigación de la Universidad de Maastricht, decidió aplicarlo en personas con diabetes, sin realizar ningún otro tipo de cambio en sus rutinas o alimentación, ya que:

  • Podían seguir consumiendo lo que normalmente comían, con la única condición de que lo hicieran en un período de máximo 14 horas.
  • Debían seguir realizando el mismo tipo y cantidad de actividad física que normalmente realizaban, sin ningún cambio.
  • Sus ciclos y horas de sueño debían permanecer sin alteraciones.

El estudio comprobó que una alimentación restringida a 10 horas era capaz de disminuir los niveles de glucosa, principalmente en la glucosa de la mañana. 

Por si fuera poco, estos beneficios no fueron acompañados de ningún tipo de efecto adverso, lo que demuestra que este estilo de alimentación podría ser seguro y efectivo como tratamiento de intervención en adultos con diabetes tipo 2.

(foto: unsplash)

¿Qué impacto tiene la alimentación en la glucosa en la sangre?

 El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos, explica que lo que comemos y bebemos, tiene un impacto muy significativo en nuestros niveles de glucosa en sangre

Si bien existe la creencia de que al tener diabetes una persona no va a poder comer lo que le gusta, o tendrá que vivir limitado en sus alimentos, los expertos consideran que este no siempre es el caso.

El Instituto agrega que para mantener niveles bajos de glucosa no solo se trata de limitar nuestras comidas o cuidar lo que comemos, también es importante cuánto comemos, y más aún, cuándo comemos.

(Con información de: MedLine Plus, Mayo Clinic, National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Clínica Las Condes, American Diabetes Association, Diabetologia Journal)