Hablar de sobrepeso y obesidad siempre lleva al debate sobre cuáles son los alimentos que más engordan, si los dulces con toda su azúcar o los alimentos salados con grandes cantidades de sodio y grasas malas.

Un estudio reciente descubrió cuál de los alimentos anteriores es el peor culpable del sobrepeso y la obesidad, así como sus comorbilidades. Vete preparando para recortar uno de tus ingredientes favoritos.

¿Azúcar o grasa? el verdadero villano 

El estudio fue publicado en la revista científica Cell, en el que se descubrió que el azúcar es peor que la grasa o el sodio, ya que éste altera la microbiota intestinal, es decir, mata las bacterias sanas del cuerpo y permite que proliferen las malas, dejando al organismo más expuesto antes diversas enfermedades.

(Foto: Pexels)

El consumo de azúcar se relaciona mayoritariamente con la diabetes, la obesidad y el síndrome metabólico, pero al mismo tiempo, la alteración en la microbiota intestinal conduce a dichos padecimientos.

Por lo tanto, el estudio sugiere que, aunque llevar una dieta saludable es crucial para una salud óptima, mantener un microbioma sano también es relevante. Para llegar a tal conclusión, los investigadores sometieron a ratones a una dieta occidental durante un mes, la cual es alta en azúcares y grasa.

Al término de ese periodo, los ratones desarrollaron síntomas de síndrome metabólico, aumento de peso, resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa. Asimismo, la microbiota había cambiado, pues se redujo la cantidad de bacterias buenas (bacterias filamentosas) y aumentó la de otras bacterias dañinas.

(Foto: Pexels)

¿El azúcar destruye células inmunitarias?

Lo más preocupante fue que los investigadores encontraron que las bacterias filamentosas estaban asociadas a las células inmunitarias Th17, por lo que su reducción representó un riesgo para la salud.

Cuantas menos bacterias filamentosas había, menos células inmunitarias Th17 tenían los ratones. Las células TH17, según experimentos de los investigadores, son necesarias para prevenir enfermedades metabólicas, la diabetes y el aumento de peso.

Los investigadores explicaron que estas células inmunitarias ralentizan la absorción de grasas malas y disminuyen la inflamación intestinal, es decir, mantienen al intestino sano y previene que el organismo absorba las grasas dañinas para el cuerpo.

Lo más sorprendente de la investigación fue que cuando a los ratones se les alimentó con una dieta sin azúcar, pero rica en grasas, las células TH17 se conservaron. Mientras que una dieta rica en azúcares y baja en grasas destruyó a dichas células.

Así que ya sabes, hay que consumir menos azúcar, pero tampoco hay que pasarnos con las grasas y la sal. Recuerda que una dieta balanceada es crucial para un microbioma saludable. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Cell)