Las quesadillas son un alimento tradicional de nuestro país que pueden adaptarse al gusto de las personas y tienen beneficios para la salud. ¿Cuáles son los beneficios de las quesadillas? Aquí te lo contamos.

Beneficios de las quesadillas: un platillo común y saludable... cuando no son fritas

Si eres mexicano, seguramente sabrás lo que son las quesadillas. Si no habías escuchado este término, entonces te explicamos lo que son. La quesadilla consiste en una tortilla (de maíz, generalmente, o de harina) que es rellenada con queso u otros ingredientes y doblada por la mitad.

De acuerdo con El Poder del Consumidor, las quesadillas tienen importantes propiedades nutrimentales, ya que sus ingredientes son muy variables y una gran cantidad de ellos aportan cosas buenas a nuestra salud.

Para entender el beneficios de las quesadillas, El Poder del Consumidor detalla que hay que dividir los ingredientes para descubrir su beneficio:

  • Tortillas de maíz: su principal aporte son los almidones y cuando no se elimina su cascarilla, resulta una fuente importante de fibra.

“Cuando es nixtamalizada, la tortilla se convierte en una buena fuente de calcio que complementa el proveniente de los lácteos, así como de algunas verduras”, explica El Poder del Consumidor.

  • Hongos: se trata de un alimento que tiene alto valor nutrimental, ya que son fuente de fibra y proteína. Además, los hongos contienen vitaminas como: ácido fólico, riboflavina, niacina, tiamina y minerales como calcio, potasio y fósforo.
  • Flor de calabaza: aporta calcio, vitamina A, ácido fólico y potasio
  • Queso: ¿Las quesadillas deben llevar queso? De acuerdo con la Universidad de Harvard, el queso es un alimento lácteo rico en nutrientes que proporciona grasas, proteínas y minerales. Además, aporta calcio, vitamina B12, vitamina A y fósforo.

Cabe resaltar que datos de la Alianza por la Salud Alimentaria (ANSA) revelan  que las quesadillas de queso son una excelente combinación de nutrientes: calcio y prebióticos, por lo que ese es otro de los beneficios de las quesadillas.

“Se recomienda comer la quesadilla “al comal” y evitar preparaciones fritas, donde la calidad de grasa adicional al alimento puede ser importante, afectando su valor y calidad nutrimental”, sugiere El Poder del Consumidor.