Seguramente te has enfrentado durante el día, el tomar la decisión de elegir entre dulce o salado y es que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la mayoría de las personas siente mayor atracción por el sabor de la sal en el paladar por lo que consume de 9 a 12 gramos por día.

En promedio, esto equivale a dos veces la ingesta máxima recomendada. La recomendación de la OMS, frente al consumo de sal es que cada persona adulta puede permitirse un máximo de 5 gramos de sal al día.

¿Prefieres los sabores salados? Toma en cuenta esto

La Organización Mundial de la Salud, así como la Secretaría de Salud recomiendan reducir el consumo de sal.

Un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en el adulto contribuye a disminuir:

  • La tensión arterial.
  • El riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Infarto de miocardio.

El principal beneficio de reducir la ingesta de sal es la correspondiente disminución de la hipertensión arterial.

La Organización Mundial de la Salud ha pedido a los estados miembros unirse a la meta de disminuir el consumo de sal en el 30 %, para el año 2025. Esta es una medida de salud pública totalmente eficiente para cualquier país.

La reducción de la ingesta de sal se considera una de las medidas más costo eficaces que los países pueden tomar para mejorar la situación sanitaria de la población.

Foto: Canva

¿Cómo consumir mejor la sal?

La sal es la principal fuente de sodio en la alimentación de las personas, por eso su consumo es importante, pero por supuesto debe ser vigilado para evitar sobrepasar el límite y evitar que sus beneficios sean menores que sus ventajas en la dieta.

Es necesario precisar que la mayor parte de la sal que consumimos diariamente no proviene del salero, sino de los alimentos que decidimos consumir a lo largo del día.

De acuerdo con expertos, el consumo de sal de una persona que proviene directamente del salero, varía entre el 15 % y el 20 % de la sal ingerida.

El gran consumo de sal está en los alimentos que consumimos, por ejemplo, la carga de sal en:

  • Embutidos.
  • Quesos.
  • Salsas.
  • Sopas preparadas.
  • Productos precocidos.

Estos alimentos son de los que presentan mayor carga de sal y cuyo consumo debemos evitar.

¿Debemos leer las etiquetas de los productos que consumimos?

Aunque la mejor opción siempre es alimentarse con frutas y verduras o alimentos naturales que no requieren estar leyendo etiquetas. La mayoría de los alimentos que decidimos consumir a diario son preparados y por eso es importante saber leer las etiquetas de los productos que normalmente consumimos.

Existen dos formas en que se presenta esta información:

  • Mostrando la cantidad de sal.
  • La cantidad de sodio de un producto.

Cuando el contenido muestra el total de sal, tendremos que tener presente que no será excesivo si este no supera el gramo de esta sustancia por cada 100 gramos de producto.

Foto: Canva

Por ejemplo, una sopa de lata cuyo contenido de sal sea de 0,85 gramos por cada 100 gramos, tendrá una proporción adecuada del producto.

Cuando los que etiquetan deciden incluir la cantidad de sodio en lugar de la cantidad de sal, la cosa se complica un poco.

Pero no es imposible, el valor que aparezca debe multiplicarse por 2,5 y ya con ese valor, debería obtenerse de nuevo un resultado de menos de un gramo por cada 100 de contenido.

Por ejemplo, si unas salchichas contienen una cantidad de sodio de 0,7 gramos, ese valor debemos multiplicarlo por 2,5, lo que nos da un resultado de 1,75, dado que es una cantidad superior a 1 eso significa que el contenido de sal es excesivo.

Foto: Canva

¿El consumo de sal aumenta el riesgo de muerte prematura? Esto dicen los expertos

La revista European Heart Journal, a través de un artículo publicado concluyó que agregar una cantidad extra de sal a las preparaciones podría favorecer un aumento en el riesgo de muerte prematura.

Estos resultados se obtuvieron a partir de un análisis comparativo con más de 500 mil personas, a quienes se les preguntó acerca de su consumo de sal. Datos que luego se contrastaron con el estado de salud de los participantes nueve años después.

De hecho, los especialistas han precisado el riesgo de consumir demasiada sal para la salud. Esto es debido a su contenido en sodio, tanto así que la Organización Mundial de la Salud reitera y sugiere reducir la cantidad de este ingrediente que se agrega a las comidas.

La OMS ha logrado determinar que la ingesta de este compuesto puede alterar la salud del corazón, debido a que genera un aumento en la presión arterial, entendida como la fuerza que ejerce la sangre sobre el revestimiento de las arterias.

Al respecto, es debido mencionar que las afecciones cardíacas son una de las principales causas de muerte en el mundo.

(Con información de Secretaría de Salud, Organización Mundial de la Salud)