¿Nada bueno puede ser malo en exceso? Piensa otra vez, pues, aunque las vitaminas son una parte crucial del aporte nutrimental en el organismo, ingerirlas en exceso puede ser muy peligroso.

Las vitaminas son sustancias naturales que el organismo no produce por sí solo y por eso debe tomarlas de fuentes externas.

El problema es que la suplementación está de moda y cada vez hay más personas que toman de forma indiscriminada vitaminas sin saber los riegos de no hacerlo bajo supervisión médica.

Te platicamos qué pasa si tomas demasiadas vitaminas y qué hacer en caso de sobredosis.

Exceso de vitaminas ¿qué es?  

Los seres humanos necesitamos 13 vitaminas para que el cuerpo funciones de forma adecuada. La C, todas las del grupo B (B1, B2,B3,B4,B5,B6,B7,B9 y B12), A, E, D y K.

(Foto: Pexels)

Normalmente, las personas podemos adquirir todas estas vitaminas mediante una dieta equilibrada, ya que todas están presentes en los alimentos, especialmente en los de origen vegetal.

No obstante, hay quienes buscan la suplementación como un método alternativo para obtener estos nutrientes, ya sea porque no se lleva una dieta equilibrada o por alguna enfermedad.

Hipovitaminosis vs hipervitaminosis

La hipovitaminosis se refiere al déficit de vitaminas y es la causa de diversas enfermedades como el raquitismo, la anemia, el agotamiento, el escorbuto y otras más.

La hipervitaminosis se refiere al exceso de vitaminas, una práctica que surge de creer que algo bueno como las vitaminas no nos puede hacer daño. Sin embargo, como los compuestos químicos que son, un exceso de vitaminas puede ser tóxico por varias razones.

La primera es que la cantidad del principio bioactivo se puede acumular en ciertos tejidos, como el tejido adiposo, el hígado y los riñones, lo que puede ser dañino a largo plazo.

También puede suceder que el exceso del compuesto de la vitamina se metabolice a sustancias tóxicas y esto es muy riesgoso, dado que el hígado es el órgano encargado de procesar todo lo que ingerimos y es susceptible a enfermedades hepáticas que pueden causar la pérdida de su funcionamiento.

Los compuestos bioactivos pueden interactuar con otras sustancias presentes en el organismo, como por ejemplo con algunos medicamentos, lo que puede causar una interacción que puede disminuir la efectividad de los fármacos.

(Foto: Pexels)

Sobredosis de vitaminas: ¿qué puede pasar?

Las vitaminas hidrosolubles (B y C) son las que menos riesgo tienen de causar una sobredosis, ya que se excretan con mucha facilidad del organismo.

Sin embargo, las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) son las que provocan efectos negativos al organismo cuando se consumen en exceso. Esto son los síntomas de una sobredosis de vitaminas

Vitamina A

  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • nistagmo
  • descamación de la piel
  • problemas óseos

Vitamina D

  • se ha encontrado que su exceso causa una concentración de iones de calcio en la sangre, lo que provoca excitabilidad en los sistemas nervioso central, autonómico y somático
  • se ha asociado a retraso cognitivo
  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • retraso en el crecimiento
  • diarrea
  • falla en diversos órganos

Vitamina K

  • rubor facial transitorio
  • disnea (que puede llevar a la muerte)
  • parálisis cerebral en recién nacidos
  • problemas hemolíticos en niños
  • ictericia
  • daño en las membranas de la mucosa
  • problemas hepáticos

Los suplementos dietéticos de vitaminas en realidad no son muy efectivos para contrarrestar cualquier déficit vitamínico. Esto se debe a que no se absorben de forma correcta por el organismo o que son de mala calidad.

En cambio, las vitaminas que se adquieren por medio de una prescripción médica son mucho más efectivos y, además, más seguros, dado que un médico analizó los requerimientos de tu cuerpo y te va a recetar la dosis adecuada.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de BBC)