El jengibre es una raíz picante que se usa frecuentemente como condimento, sin embargo, también se puede disfrutar en una bebida refrescante y saludable. Conoce cómo hacer agua de jengibre y qué beneficios aporta.

Esta bebida es una forma práctica de disfrutar de los beneficios del jengibre, ya que se puede tomar a cualquier hora para quitar la sed o acompañar los alimentos. 

A continuación, te decimos todo lo que debes saber sobre el agua de jengibre, cómo hacerla, beneficios y precauciones al tomarla. 

¿Cómo hacer agua de jengibre?

La mejor forma de hacer una bebida refrescante y saludable es usando jengibre fresco. Pon a hervir un poco de la raíz color beige, como si fueras a hacer un té. La cantidad de agua dependerá de qué tan concentrado lo quieres. 

(Foto: pexels) 

También puedes incluir otros ingredientes saludables a tu agua de jengibre, como el limón, la canela o la menta.

Sigue estos pasos para hacer tu agua de jengibre de forma rápida:

  • Lava bien el jengibre
  • Ralla al menos media cucharadita del jengibre 
  • Pon a hervir 4 tazas de agua
  • Agrega el jengibre rallado cuando el agua llegue a punto de ebullición
  • Quita el agua del fuego y deja reposar durante 10 minutos 
  • Usa un colador para eliminar los trozos de jengibre 
  • Deja que se enfríe completamente y endulza con miel o sustituto de azúcar si lo deseas

¿Qué beneficios aporta el agua de jengibre

Tomar agua de jengibre en lugar de bebidas azucaradas industrializadas sin duda hace una diferencia en tu salud, pues de acuerdo con el portal especializado Healthline, puede tener estas propiedades:

  • Antiinflamatorio. Un estudio encontró que el jengibre podría reducir las reacciones alérgicas en donde la inflamación juega un papel. Otro pequeño estudio también demostró que las personas que tomaban jengibre tras el ejercicio, sentían menos dolor muscular. 
  • Antioxidante. Estos beneficios del jengibre pueden ayudar a prevenir enfermedad crónica y neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer, cáncer y diabetes.
  • Contra las náuseas y la mala digestión. El jengibre puede ayudar a aliviar molestias causadas por la indigestión, como los vómitos y las náuseas, aunque algunos estudios no son concluyentes en cuanto a su eficacia.
  • Control del azúcar en sangre.  Investigaciones demuestran que en las personas con diabetes, el jengibre puede mejorar el control del azúcar en sangre en ayunas, siempre y cuando se complemente con una vida saludable. 
  • Control del colesterol. Un estudio en ratones con una dieta alta en grasas detectó que el jengibre podía reducir los marcadores de enfermedades cardiacas como el colesterol LDL o “malo” y los triglicéridos.

(Foto: pexels) 

  • Saciedad y control del peso. Un estudio encontró que los hombres que bebían agua o té de jengibre después de comer, se sentían más llenos por más tiempo. En otro estudio, se observó que el jengibre podía suprimir la obesidad en ratas con dietas altas en grasas. 
  • Retrasar el envejecimiento. Según información de El Poder del Consumidor, el jengibre contiene fitoquímicos como flavonoides, taninos, gingerol, shogaol y paradoles, compuestos que ayudan a retrasar el proceso de envejecimiento celular y combatir radicales libres.

Precauciones al tomar agua de jengibre 

El agua de jengibre es una bebida muy saludable, pero se debe tener cuidado al consumirla, ya que en algunos casos está contraindicada.

El jengibre puede interactuar de forma negativa con algunos medicamentos, así que siempre debes preguntar al médico antes de tomarlo, especialmente si tienes diabetes, una enfermedad cardiaca o problemas renales. 

(Foto: pexels) 

Entre los efectos que puede causar tomar jengibre en exceso se encuentran la acidez estomacal, los gases, el dolor de estómago y el ardor en la boca.  Lo ideal es no consumir más de 4 gramos de jengibre al día.

En el embarazo solo el médico puede recomendar la toma de suplementos o hierbas, así que consultar al médico antes de consumirlo.

(Con información de Healthline, El Poder del Consumidor, Alimente+)