Incluso si es uno de los alimentos que gozan de mala fama y se les responsabiliza del aumento de peso, expertos explican que existen razones por las que no deberías eliminar a la pasta de tu dieta, aunque sí deberías tener cuidado con su consumo.

(foto: freepik)

La pasta no es tan mala como se piensa

Uno de los principales alimentos que primero se eliminan de las dietas cuando buscamos reducir la cantidad de carbohidratos que comemos, es la pasta, pues llegamos a considerar que esta no puede aportarnos más que calorías y, con ello, unos kilos extras.

Sin embargo, esto no debe ser así: expertos aseguran que la pasta no es tan mala como parece, ya que puede aportar una cantidad equilibrada de carbohidratos y proteínas, macronutrientes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

La pasta contiene una proporción de carbohidratos de 5 a 1, aproximadamente, por lo que esta porción es suficientemente equilibrada y apta para su consumo, para que nuestro cuerpo obtenga energía necesaria.

Pero por si eso fuera poco, se ha demostrado que la pasta no solo nos aporta los carbohidratos, también tiene la capacidad de brindarnos otros nutrientes o valores nutrimentales, como:

  • Vitaminas.
  • Fibra (cuando es integral o de grano entero)
  • Proteínas (por cada 100 g de pasta, hay 12 g de proteínas.
  • Poca grasa (cada 100 g de pasta seca y cruda, tiene 1,5g de grasa).

Aunque existe un tipo de pasta que es mejor

Si bien la pasta como tal no es mala, los expertos indican que la realidad es que hay unas mejores que otras, y a la hora de elegir es mucho mejor que optes por una que sea integral, principalmente si planeas o disfrutas de consumirla a menudo.

La pasta integral o las de granos enteros pueden ser las mejores opciones en cuanto a pasta, explica la dietista-nutricionista, Beatriz Robles, por lo que es mejor que selecciones este tipo de pasta en cualquiera de sus tipos, sean espaguetis, macarrones o tallarines.

Según la experta, la pasta integral, además de tener menor aporte de carbohidratos, y tiene otros beneficios como:

  • Más aporte de fibra que la pasta de harina refinada.
  • No pierde sus nutrientes, por lo que sus vitaminas, fibras y proteínas pueden ser mejor aprovechadas por tu organismo.
  • No aumenta el índice glucémico, así que no eleva los niveles de glucosa en la sangre.
  • Tiene un efecto saciante.

(foto: freepik)

Consejos para comer pasta de forma saludable

Lo que engorda, aseguran los expertos, en realidad no tiene tanto qué ver con la pasta en sí, sino con nuestros hábitos y elecciones, ya que las cosas que agregamos a nuestra pasta podrían ser los responsables de nuestro aumento de peso.

Otro factor importante, es el de las porciones y cantidades, pues los expertos aseguran que, al igual que sucede con otros alimentos, estas serían las mayores responsables y factores determinantes de que un producto sea o no beneficioso para nuestra salud.

Si bien comer pasta no es malo, debes tener en cuenta una serie de consejos a la hora de hacerlo, para que así tu salud no se vea afectada y puedas disfrutar tranquilamente de este producto:

  • No comas siempre pasta refinada, e intenta evitarla lo más posible, ya que su consumo frecuente puede ponerte en riesgo de enfermedades como diabetes, hipertensión, o problemas cardíacos.
  • No abuses de su consumo, no comas pasta más de tres veces a la semana, y  mejor integra otros cereales y granos a tu dieta, como la avena, el arroz integral o la quinoa. 
  • Cuida los ingredientes que agregues, ya que estos son determinantes a la hora de las calorías que se agregarán al plato: evita alimentos procesados, grasosos, calóricos o industrializados.
  • Debe equivaler solo una cuarta parte del plato y no más. Cuida tus porciones.
  • Acompaña con verduras o ensalada, así como con proteínas de buena calidad.

(Con información de: El Universal, Cuídate Plus, Business Insider.)