Es bien sabido que nuestra alimentación, si es poco sana, puede llegar a afectar a nuestro organismo de forma importante: ahora, un nuevo estudio ha demostrado que lejos de solo provocarnos aumento de peso o enfermedades metabólicas, comer muchas grasas podría dañar nuestro cerebro.

(foto: freepik)

El comer muchas grasas también dañaría nuestro cerebro

Además de que el colesterol, como es bien sabido, puede empeorar la salud e incrementar los riesgos de padecer enfermedades como diabetes, hipertensión o problemas cardíacos, una nueva investigación ha demostrado que también podría afectar nuestro cerebro.

El estudio realizado por científicos chinos y australianos, y publicado en la revista Metabolic Brain Disease, encontró que cuando existía una alimentación rica en grasas, por al menos durante 30 semanas, existía un deterioro a nivel cerebral, que afectaba características como:

  • Capacidades cognitivas.
  • Comportamientos.
  • Enfermedades.

Los investigadores llegaron a estos resultados tras utilizar modelos de ratones que habían sido modificados genéticamente para asimilarse a los humanos, y que presentaron problemas como obesidad y diabetes, ya que la gran cantidad de grasas también producía daños cerebrales que afectaban el metabolismo.

Esta afectación al metabolismo daba como resultado un aumento de peso y un mayor riesgo de padecer problemas de salud del tipo metabólicos como diabetes mellitus tipo 2 y obesidad, por lo que se podía iniciar un círculo de enfermedad.

(foto: freepik)

Las dietas grasas afectarían nuestro comportamiento

El equipo de investigación, tras estudiar a los ratones, encontraron que aquellos que tenían una alimentación rica en grasas tenían cambios significativos en su peso y salud general, pero incluso desarrollaban comportamientos extraños, si se les comparaba con los que llevaban una dieta adecuada.

Según los investigadores, los ratones que habían subido de peso y que tenían una dieta con más grasa, presentaron comportamientos similares a la depresión y la ansiedad.

Esto podría deberse a que problemas como la obesidad, y el consecuente desarrollo de la diabetes tipo 2, pueden generar daños cerebrales que pueden empeorar cualquier daño o predisposición a un trastorno psiquiátrico, haciéndolo más intenso o provocando que se presente más tempranamente o con mayor intensidad.

(foto: freepik)

Y podrían empeorar el Alzheimer

Pero eso no es todo: los autores del estudio indicaron que estos descubrimientos son una evidencia más de que la enfermedad de Alzheimer, que afecta la capacidad cognitiva, tiene en realidad una fuerte relación con la obesidad y la diabetes.

Esto debido a que sus descubrimientos demuestran que estas condiciones de salud, pueden generar un empeoramiento del Alzheimer por la misma razón que pueden exacerbar problemas psiquiátricos: todo debido a la producción química y hormonal que conllevan y que impacta negativamente en el sistema nervioso central.

Los científicos encontraron, luego de su experimento, que aquellos ratones que tenían una dieta rica en grasas y una predisposición genética para desarrollar la enfermedad de Alzheimer, tenían un empeoramiento significativo de su cognición y, por lo tanto de la enfermedad.

Entre más era su ingesta de alimentos grasos, peores sus niveles de obesidad, y con ello su cerebro se veía más afectado, por lo que la enfermedad de Alzheimer podría avanzar más rápido.

(Con información de: Springer Link.)