Una opción que muchos eligen para cenar es un plato con fruta fresca, ya que es ligero y rico, pero ¿realmente es saludable solo cenar esto? Te decimos lo que opinan los expertos. 

Cenar solo fruta es algo bastante común, especialmente en las personas mayores y es que existe mucha información donde se asegura que una cena ligera puede ser la clave para perder peso o hasta mejorar la digestión.

Pero antes de que tomes la decisión de comer menos en la cena, te decimos lo que pasa cuando cenas solo fruta.

Recuerda que una cena sana y equilibrada te proporciona los nutrientes que tu cuerpo necesita para recuperarse y regenerarse, te ayuda a descansar, permite un metabolismo sano y hasta mejora el estado de ánimo.

¿Es sano cenar solo fruta?

Uno de los dichos más comunes es que hay que desayunar como rey, comer como príncipe y cenar como un mendigo, lo que significa que se debería cenar muy poco o muy ligero. 

(Foto: pexels) 

Al respecto, el portal especializado Mejor con Salud señala que la opción de cenar algo ligero, como un plato con fruta, puede ser una buena opción solo en algunos casos, como en personas que no presentan un alto gasto calórico porque están sentadas la mayor parte del día.

Sin embargo, destacan que una cena sana debe ser variada y equilibrada, por lo que sería importante combinar la fruta con otros alimentos que aporten nutrientes esenciales a nuestro cuerpo.

Una opción puede ser al yogurt griego o el queso cottage, ya que aportan grasas, probióticos y proteína, este último esencial para la estructura, función y regulación de los tejidos y órganos del cuerpo, como los músculos.

Los probióticos que aportan además favorecen una microbiota intestinal saludable, lo que ayuda a una correcta digestión, a reducir la inflamación y prevenir enfermedades. Incluso puede tener un papel en el estado de ánimo.

La fruta aporta fibra, carbohidratos y antioxidantes, que dan energía, favorecen la salud gastrointestinal y previenen enfermedades como el cáncer. Además, brindan un efecto antiinflamatorio que reduce el efecto de los radicales libres y retrasan el envejecimiento.

Otra recomendación saludable es agregar al plato de fruta con yogurt o queso cottage, una cucharada de semillas, como nueces o almendras, para potenciar la carga de antioxidantes y grasas mono y poliinsaturadas.  

No elimines los carbohidratos en la noche, ya que son esenciales para una cena saludable. Los granos integrales como el arroz integral o la avena son una excelente fuente de energía. 

Las mejores opciones de frutas para la cena son la manzana o la pera, pues son ricas en fibra y agua. En caso de tener retención de líquidos, se puede optar por opciones como la piña, que tiene propiedades diuréticas.

Lo más sano es tener una dieta completa y equilibrada 

Una cena saludable debe ser equilibrada y nutritiva, así que siempre consulta al especialista en nutrición antes de reducir tu consumo de alimentos en la noche, especialmente si tienes algún padecimiento importante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una dieta saludable debe incluir una variedad de alimentos ricos en nutrientes, como:

  • Frutas
  • Verduras
  • Granos enteros
  • Legumbres
  • Productos lácteos bajos en grasa
  • Proteínas magras

(Foto: pexels) 

Además, debes ser cuidadoso con los tamaños de las porciones al elegir los alimentos. Al respecto, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda comer menos cantidad de alimentos altos en calorías y grasas, como la carne, los huevos y los lácteos.

En su lugar, es mejor optar por alimentos como pescado, aves, frutos secos y alimentos ricos en proteínas vegetales.

Las frutas y verduras son ricas en vitaminas, minerales y fibra, por lo que deben incorporarse en la cena. Puedes preparar ensaladas con diferentes tipos de verduras, además de frutas frescas.

Acompaña tu cena con bebidas saludables, como té sin azúcar o agua natural. La OMS recomienda beber entre 6 y 8 vasos de líquido al día, principalmente agua para evitar la deshidratación.

Es importante limitar el consumo de grasas y azúcares, en la cena, así como de alimentos y carnes procesadas.

(Con información de Mejor con Salud, HuffPost, OMS, SENC)