Las salchichas son una parte cotidiana de la dieta de los mexicanos ya que son baratas y versátiles en la cocina. 

El problema es que cada vez hay más marcas en el mercado y se dificulta elegir una que sea saludable, con ingredientes de calidad y que además tenga buen precio. 

En sus distintos análisis sobre la calidad de algunos alimentos, la Profeco ha explicado cuáles son los factores a tomar en cuenta para distinguir salchichas de mala calidad. Te los contamos. 

8 consejos para identificar salchichas de mala calidad

Para comenzar, vale la pena saber cuál es el proceso de elaboración de la salchicha. Está hecha de carne de cerdo, ave o res y se le puede agregar grasa de cerdo y en algunos casos vísceras o piel de los mismos animales. Se pica y se muele. 

Posteriormente se añade sal, especias, condimentos y aditivos como fosfato de sodio, eritorbato de sodio y nitrito de sodio. La mezcla resultante se amasa y se embute en fundas naturales por lo general de tripas, colágeno o celulosa. 

(Foto: Freepik)

Antes de comprar, toma esto en cuenta

  1. Verifica el contenido de carne
  2. Comprueba que el primer ingrediente declarado sea el que se contenga en mayor cantidad
  3. Cuidado con las salchichas de pavo
  4. Fíjate en otros ingredientes aparte de la carne
  5. Verifica qué tipo de carne contienen
  6. Cuidado con las que dicen “reducidas en”
  7. Fíjate en que no tengan ingredientes que provoquen alergias
  8. Checa la fecha de caducidad

Verifica el contenido de carne

Lo primero que debes considerar es que, según la norma NMX-F-065-1984, las salchichas deben ser elaboradas con un 60% mínimo de carne de ternera, res o cerdo. 

Comprueba el primer ingrediente declarado

Comprueba que el primer ingrediente declarado sea el que se contenga en mayor cantidad. Si dice que es una salchicha de pavo y cerdo, el primer ingrediente debe ser pavo y el segundo, cerdo. Por ejemplo, las Great Value tienen más pollo que pavo, según la Profeco.

Cuidado con las salchichas de pavo

Existen varios tipos de salchichas en el mercado. Están las salchichas de pavo, las Viena, para asar, las hot dog y las de pechuga de pavo. Las de pavo solo deben contener esa carne, mientras que las otras pueden combinar carne de cerdo, pavo o pollo.

Lo más importante al analizar los embutidos es leer las etiquetas y verificar que estén hechas con los ingredientes que declaran. Por ejemplo, la Profeco encontró que las de la marca Sabori y Parma Campestre, que se ostentan como pavo, en realidad contienen pollo. 

(Foto: Pixabay)

Fíjate en otros ingredientes aparte de la carne

Al leer la etiqueta, además de la carne, fíjate qué otros ingredientes contiene. Hay algunas que declaran fécula, harinas, soya y grasas. Estos ingredientes se utilizan para reemplazar la carne y abaratar los costos y por lo tanto, su precio deberá ser más barato en comparación con otros productos. 

La Profeco encontró que las marcas Fud, Lala Plenia, Duby o Aurrera son algunas de las que utilizan soya en su proceso. Las que son más agua y fécula que carne son las de la marca Aurrera, Chero, precissimo y Don Fer

Verifica qué tipo de carne contienen

Algo muy importante para elegir una salchicha de buena calidad es verificar el tipo de carne que contienen. Hay algunas marcas que declaran carne de ave pero no especifican cuál. Sobre esto, la Profeco advirtió de las marcas Nu-tres y Pepe Salchicha

Cuidado con las que dicen “reducidas en”

Según Profeco, la marca de salchicha “más mentirosa” es la Fud Cuida-t con sus salchichas de pavo, ya que también contiene pollo, contiene la misma cantidad de sodio que en su producto regular y contiene la misma cantidad de grasa, aunque ostenta ser reducida en sodio y grasas. 

Fíjate en que no tengan ingredientes que provoquen alergias

Pon atención a los ingredientes, especialmente a la harina o la fécula, ya que los productos que los contengan pueden ser dañinos para las personas con enfermedad celíaca.

Checa la fecha de caducidad

Recuerda que cuando vayas al supermercado o a la tienda, las salchichas son lo último que debes agarrar para evitar que pasen mucho tiempo sin refrigeración. Además, siempre recuerda verificar la fecha de caducidad. 

SIGUE LEYENDO: