Las fiestas patrias ya empezaron y con ello arranca oficialmente la temporada más comilona de los mexicanos, porque después nos seguimos con el Día de Muertos, Navidad y Año Nuevo.

Aunque tendemos a subir de peso en estas épocas, comer de más va más allá de subir de peso, ya que durante estas celebraciones se consumen muchos alimentos que causan inflamación en el organismo. 

Subir de peso es la primera cosa negativa que asociamos con comer mal, sin embargo, el verdadero daño no se ve, pues es una lucha interna que tiene el organismo y que le provoca inflamación. 

La inflamación en el organismo es peligrosa y a la larga provoca enfermedades crónico-degenerativas que pueden llevar a la muerte. Estos son los alimentos que más causan inflamación y cómo lo hacen. 

5 alimentos que más causan inflamación en el organismo 

La inflamación es un mecanismo de defensa normal del cuerpo contra elementos que ponen en peligro la salud, como lo son las bacterias, los virus y las toxinas. Sin embargo, hay veces que los componentes del sistema inmune se disparan por algunos tipos de alimentos.

(Foto: Pixabay)

Dentro de las consecuencias de comer de más y comer alimentos muy azucarados, salados o grasosos, no solo está el aumento de peso, sino algo más profundo que muchas veces ni siquiera consideramos que pueda ocurrir.

Una dieta desbalanceada, que se caracteriza por el consumo habitual de alimentos ultraprocesados, provoca que se activen los procesos inflamatorios del cuerpo de manera directa, explica la doctora Karla Saint Andre, endocrinóloga del Hospital Houston Methodist.

La inflamación del organismo es menos notoria que el aumento de peso, pero bastante dañina y en ocasiones detectable, solo cuando ya causó daños irreparables.

5 alimentos proinflamatorios 

Estos son los cinco tipos de alimentos que causan inflamación en el organismo:

  1. Carnes rojas y procesadas: tocino, salchichas, jamón, embutidos, carnes frías
  2. Granos refinados: Pan blanco, arroz blanco, pasta, cereales
  3. Botanas saladas como papas fritas y repostería
  4. Refrescos y bebidas azucaradas
  5. Alimentos fritos

En conjunto, lo que tienen en común estos alimentos son el azúcar añadido, las grasas saturadas o trans. Además, con excepción de las carnes rojas, todos son alimentos procesados.

(Foto: Pixabay)

El cuerpo no está diseñado para metabolizar papitas, refrescos y galletas

Los alimentos procesados son dañinos para el organismo porque las células del cuerpo absorben y reaccionan de forma diferente a estos tipos de comida, que a los alimentos naturales.

Esto sucede porque el cuerpo está programado para metabolizar y utilizar los nutrientes, vitaminas y minerales de los vegetales, las frutas y los granos enteros, que son necesarios para vivir.

Pero los alimentos procesados tienen componentes que el cuerpo no está diseñado para metabolizar y utilizar, ya que no son necesarios para sobrevivir. En realidad, todo lo que contenga grandes cantidades de azúcar, sal y grasa es tóxico para el organismo y por eso, disparan señales que provocan inflamación.

El desbalance de grasas buenas Omega 6 y Omega 3 activa la liberación de citoquinas, sustancias proinflamatorias que contribuyen a la acumulación de grasa en las arterias. Los azúcares añadidos y los granos refinados elevan los niveles de glucosa sanguínea, lo que, a su vez, provoca inflamación.

El aumento de peso que inevitablemente acompaña a estas comidas aumenta la cantidad de células de grasa, las cuales secretan muchas sustancias y hormonas que causan un estado inflamatorio en el organismo.

Las señales de inflamación son sutiles

La inflamación es un proceso silencioso del organismo, aunque sí existen señales sutiles que podrían indicar su existencia, como, por ejemplo:

  • Fatiga crónica
  • Infecciones recurrentes
  • Dolores musculares o articulares
  • Insomnio
  • Enfermedades gastrointestinales como reflujo, estreñimiento o diarrea
  • Depresión y ansiedad

(Foto: Pixabay)

La inflamación a su vez causa estrés oxidativo, que es cuando el cuerpo no se deshace de las sustancias de desecho y cuando estas se acumulan, son tóxicas para el organismo y pueden causar más inflamación. Entonces la inflamación más el estrés oxidativo provocan:

  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Enfermedades cardíacas
  • Cáncer
  • Enfermedad del hígado
  • Enfermedad de los riñones

 ¿Cómo puedes evitar la inflamación y el estrés oxidativo?

Lo principal es limitar los alimentos proinflamatorios y aunque puede ser difícil eliminarlos por completo, puedes compensar su consumo con una dieta rica en alimentos naturales: frutas, verduras, granos enteros, legumbres, semillas, mucho pescado grasos y aceite de oliva.

Una dieta conformada de esa manera ayuda a estabilizar la insulina y promover una buena proporción de omega 6 y omega 3, lo que reduce la inflamación y previene la ganancia de peso. 

SIGUE LEYENDO: