El tema de la salud mental va más allá de hablar sobre tristeza o nerviosismo, que son emociones asociadas a traumas o vivencias que marcan a la persona. En realidad, las enfermedades mentales, como en la diabetes, afectan el funcionamiento de un órgano, en este caso el cerebro, y su causa es mayoritariamente genética, aunque intervienen otros factores de igual forma. 

En la salud mental, la herencia es importantísima y por eso se debe hablar más de ella. Es igual de importante que preguntar al paciente sobre antecedentes de cáncer o diabetes; pero la gente cree que solo se debe a traumas, por eso se debe hablar más de ello

A diferencia de otras enfermedades, la primera causa de muerte del trastorno de bipolaridad es el suicidio, dijo el doctor Manuel Sánchez de Carmona.

Esa es otra razón por la que es urgente que haya una mayor difusión sobre los padecimientos mentales, señaló el psiquiatra en el evento de la celebración de los 50 años de Atemperator, un medicamento para tratar la bipolaridad.

La bipolaridad causa discapacidad 

El 3% de la población mundial padece trastorno bipolar y hasta el 8% tiene trastorno bipolar tipo 1. La enfermedad se produce por un desbalance neuroquímico en el hipotálamo, que es la región del cerebro que controla las emociones.

(Foto: Especial)

La bipolaridad no provoca doble personalidad o estar triste y feliz al mismo tiempo, señaló el especialista, sino que es un trastorno donde hay una desregulación de la energía y el estado de ánimo de una persona.

Es un padecimiento incapacitante cuando la persona no lleva un tratamiento adecuado, ya que las crisis afectan el funcionamiento de las actividades cotidianas. Es por lo que el 80% de las personas bipolares dejan de trabajar después de sufrir el primer episodio, señaló Sánchez.

Es un padecimiento incurable pero controlable con el tratamiento correcto. Asimismo, es una enfermedad altamente hereditaria, por lo que es importante hablar de ello abiertamente para considerar factores de riesgo en la familia e iniciar el diagnóstico y tratamiento lo antes posible.

Para aprender más de...¿Cuáles son los síntomas de una persona bipolar?

1- Es difícil de diagnosticar:
El trastorno bipolar es difícil de diagnosticar porque se puede confundir con un trastorno depresivo. Según WebMD, hasta el 20% de las personas que acuden al doctor por depresión, en realidad padecen bipolaridad. Además, en promedio pasan 10 años antes de comenzar con el tratamiento desde que inician los primeros síntomas.
2- La bipolaridad está acompañada de otras afecciones
De acuerdo con WebMD, aproximadamente la mitad de las personas con trastorno bipolar han acudido a tres profesionales antes de ser diagnosticados correctamente. Además, la mayoría de las personas con trastorno bipolar tienen otras afecciones psiquiátricas (como el abuso de sustancias o la ansiedad) que pueden dificultar el diagnóstico general.
3- ¿Qué es el trastorno bipolar?
El trastorno bipolar provoca cambios extremos en el estado de ánimo. Las personas que lo padecen pueden pasar semanas sintiéndose en la cima del mundo antes de caer en una profunda depresión. La duración de cada subida y bajada varía mucho de una persona a otra, explica WebMD.
4- Episodio hipomaníaco:
La hipomanía es el periodo de intensa depresión durante la bipolaridad. Los síntomas incluyen tristeza, ansiedad, pérdida de energía, desesperanza y problemas de concentración, pérdida de interés por las actividades que antes disfrutaban, pérdida o aumento de peso, dormir mucho y pensamientos suicidas, dice WebMD.
5- Episodio maníaco:
Según WebMD, en este periodo de manía, las personas se sienten cargadas de energía e invencibles. Su autoestima se dispara y les resulta difícil quedarse quietos. Hablan más, se distraen fácilmente, sus pensamientos se aceleran y no duermen lo suficiente. Presentar 3 o más de estos síntomas casi todos los días durante una semana, indica un episodio maníaco.
6- Síntomas de bipolaridad en adolescentes:
Algunos síntomas que sugieren que un adolescente podría tener un trastorno bipolar son períodos inusuales de ira y agresividad, grandiosidad y exceso de confianza, llanto fácil, tristeza frecuente, necesidad de dormir poco para sentirse descansado, comportamiento impulsivo no característico, mal humor, confusión y falta de atención, indica WebMD.

 ¿Cómo se manifiesta la bipolaridad?

En términos sencillos, las personas con bipolaridad tienen o un exceso de energía o una falta de energía, aunque en algunos pacientes, pueden ocurrir los dos espectros al mismo tiempo. En algunos casos se desarrolla en la infancia, aunque normalmente suele aparecer en la adolescencia y manifestar sus peores crisis en la adultez.

La bipolaridad consta de dos estados de ánimo: la manía y la depresión. La primera se traduce como un exceso de energía y la segunda como la falta de. Estos son los síntomas:

Estado maníaco

  • Dormir poco pero no estar cansado
  • Tener mucha energía
  • Querer hacer muchas cosas
  • Hablar y pensar de forma acelerada
  • Distraerse con facilidad
  • Estar irritable
  • Ser intrusivo socialmente
  • Tener un impulso sexual acelerado
  • Estar fuera de la realidad
  • Tener una autoestima elevada
  • Tener un juicio pobre

Los episodios de manía suelen desencadenarse cuando ocurre algún evento que genere emociones fuertes, como una mudanza o salir de viaje. Sin embargo, también las drogas estimulantes pueden provocar dicho estado y además agravarse, ya que interfieren con los neurotransmisores del cerebro.

(Foto: Conferencia de prensa)

Estado depresivo

  • Dormir muchas horas
  • Sensación de aletargamiento
  • Pérdida de placer
  • No tener ganas de hacer nada
  • Insomnio
  • Llanto fácil
  • Mala memoria y poca concentración
  • Pensamientos catastróficos

Las situaciones de abuso, maltrato o estrés pueden desencadenar esa fase. Además, 1 de cada 4 personas bipolares en estados depresivos que no están medicadas hacen un intento de suicidio.

El medicamento es la base del tratamiento, señaló el especialista, junto con el Atemperator se hace una combinación de fármacos que deben ser tomados de por vida, a fin de llevar una buena calidad de vida y poder realizar las actividades cotidianas con facilidad.

Pero para ello, se necesitan incrementar los diagnósticos de la enfermedad y atenderlos a tiempo.

Tenemos que controlar el padecimiento y salvar vidas. Lograr que la persona sea totalmente funcional

SIGUE LEYENDO: