Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Se puede dejar la adicción a las drogas sin ayuda?

El procedimiento no es nada placentero

ADRIÁN AGUIRRESep 13, 2019 
Tiempo de lectura: 5 mins.

Lo + leído

Existen centros de recuperación que ayudan a las personas a que dejen las drogas, incluso es un negocio multimillonario, pero los tratamientos pueden llegar a ser muy costosos y cuando se acude a programas estatales o financiados, las listas de espera suelen ser muy largas.

Por ello surgió la interrogante: ¿Se puede dejar las drogas sin ayuda?

En la mayoría de los casos, la respuesta es "no".

El procedimiento no es nada placentero.

De acuerdo con el Doctor Frederic Baurer, presidente de la Sociedad de Medicina de la Adicción de Pennsylvania, “Es un mito realmente pernicioso y tiene implicaciones erróneas”.

Cuando Elvis Rosado cumplió 25 años, era adicto a los opiáceos, había pasado tiempo en la cárcel por vender drogas para pagar su necesidad de consumo y despertaba todos los días con la necesidad física de los medicamentos para poder sentir que funcionaba con normalidad y decidió apostar por la desintoxicación, pero cuando decidió parar quiso hacerlo sin ayuda.

"Los síntomas son horribles. Si tomaba algo, en mi cabeza era como si todavía hubiera estado usando. Así era como yo lo veía", dice.

Puedes leer: 7 peligrosos síntomas de la adicción sexual

Sus primeros síntomas fueron graduales, como el inicio de una gripa, pero luego vinieron las sudoraciones y los temblores corporales, su corazón se aceleraba y él comenzó a vomitar. Sus calambres estomacales lo hacían sentir como si tuviera " a Freddy Krueger dentro de ti tratando de abrirse camino. Tuve días en los que sentí que quería estar muerto. Mi compañero de celda seguía diciendo ‘¡Mírate! Usa una bolsa o ve a la enfermera”, recuerda. No podía dormir, estaba en el suelo helado temblando.

La siguiente semana, los síntomas intensos habían disminuído lentamente, pero él se encontraba exhausto, deprimido, irritable y adolorido. Incluso recordaba escuchar una voz en su cabeza que le decía "Toma algo, toma un poco".

"Es una batalla", comenta Rosado sobre la tentación de recaer.



Y es que aquí se presenta el "Síndrome de la abstinencia".

El Centre d' Assistencia Terapéutica de Barcelona (C.E.T) define este padecimiento como "una serie de síntomas psíquicos y físicos que crean un intenso malestar y pueden provocar la repetición del consumo" y señala que al principio el sujeto consume por placer o gusto, pero que a partir de haber sufrido el Síndrome, lo hace en gran medida por el miedo a que este aparezca.

Y la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC) dice que se trata del conjunto de trastornos físicos y psicológicos que presenta quien ya ha desarrollado dependencia de una droga cuando suspende su consumo bruscamente, o lo disminuye en forma significativa después de un período prolongado de ingestión. 

El éxito de la recuperación depende en gran medida de la motivación que tenga el afectado.

La RAE define la palabra motivación como el "ensayo mental preparatorio de una acción para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia" y en su portal web, el C.E.T lanza una pregunta que puede pasar por la cabeza de los adictos: "¿Qué obtengo a cambio de no consumir?".

Pero hay dos razones por las que el afectado acude al médico para pedir ayuda:

1) Los motivos positivos: razones personales, internas, planteadas por él mismo relacionadas con una buena motivación.

2) Los motivos negativos: presiones externas como problemas familaires, laborales, legales, de pareja, económicos, falta de droga en el mercado o internas como malestar físico causado por el síndrome de abstinencia.

“Si usted va a usar los medicamentos que un médico utilizará para hacer la desintoxicación, que podría ser la metadona o la buprenorfina, o incluso un medicamento para la presión arterial como la clonidina o sedantes, todos esos medicamentos son peligrosos. 

Lo que más me molesta de pensar que la desintoxicación es un tratamiento adecuado es que sabemos que simplemente no funciona.

Tenemos una larga historia de poner a las personas en desintoxicación, seguido por el tratamiento sin drogas que resulta en la recaída en un número abrumador de casos”, dice el doctor psiquiatra especializado en la adicción de la Universidad de Pennsylvania, Kyle Kampman.

También te puede interesar: ¿Cuáles son las drogas que más consumen los mexicanos?

En el caso de Rosario, la cárcel lo salvó de su entorno y en ese espacio tras los barrotes encontró apoyo y consejería que le permitieron superar los procesos que involucraron el hecho de ser de los pocos que han intentado la desintoxicación por su cuenta, pero uno de los factores a los que le atribuye su éxito, fue a una llamada de su novia.

"Ella dijo, ‘estoy embarazada, ¿qué vamos a hacer al respecto?’ Y yo le dije: ‘Lo tenemos. Nos quedamos con el bebé’”. En ese momento se hizo la promesa de ser un buen padre y para él, funcionó.



Con información de CNN, Centre d' Assistencia Terapéutica de Barcelona, Comisión Nacional contra las Adicciones

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda