Una paciente de un hospital psiquiátrico de seguridad en Reino Unido murió tras ingerir veneno ruso que había comprado en internet en frente de personal de salud, diciendo que era polvo de proteína. 

De nombre Beth Matthews, la chica de 26 años era una influencer con miles de seguidores conocida por hablar abiertamente de sus problemas de salud mental e incluso discutir abiertamente sus intentos de suicidio

La forense Claire Smith dijo que el teléfono de Matthews reveló un pedido de la sustancia desde Rusia, así como varias visitas a foros en línea en los que se discutían métodos de suicidio.

Beth Matthews, de 26 años, quien era una paciente dentro de un hospital psiquiátrico considerada de alto riesgo, no debía abrir su correspondencia en el hospital, pero lo hizo después de "inconsistencias" en su cuidado, se dijo en una investigación el lunes, informó el Manchester Evening News.

Beth Matthews, influencer de salud mental se suicida a los 26 con veneno 

Tras abrir el paquete y consumir el polvo que venía dentro frente al personal argumentando que era polvo de proteína, Matthews se desplomó y sufrió un paro cardíaco del que no se recuperó. Fue trasladada de emergencia al hospital donde fue declarada muerta. 

La investigación reportó que había accedido con frecuencia a un sitio web en el que se discutían métodos de suicidio, uno de los cuales consistía en ingerir una sustancia venenosa. 

Un jurado de investigación concluyó que había muerto a causa de un suicidio al que contribuyó la negligencia del hospital psiquiátrico. Beth Matthews, era una paciente compleja considerada de alto riesgo de suicidio y tenía antecedentes de frecuentes intentos de suicidio.

El jurado concluyó que, mientras estuvo bajo el cuidado del hospital hubo graves inconsistencias en todos los niveles de su plan de cuidados. Especialmente en el recibo del paquete, que solo debió de haber abierto el personal de salud. 

¿Quién fue Beth Matthews?

Bett Matthews se convirtió en una de las competidoras más jóvenes en el deporte acuático de vela, completando la dura regata Fastnet a los 15 años. Sin embargo, siempre luchó con problemas de salud mental e intentó quitarse la vida en numerosas ocasiones. 

En 2019, Beth se intentó suicidar al aventarse de un puente de 15 metros de altura. En la caída sufrió múltiples lesiones y huesos rotos además de daño a los órganos y dolor crónico.  

Una oficial de policía salvó la vida de Beth ese día de 2019 al atenderla con rapidez y pedir que se trasladara en helicóptero a un hospital. Tras publicar en redes sociales los detalles de su intento de suicidio, se convirtió  en una bloguera que discutía sus probemas de salud mental con su comunidad. 

Desde entonces Beth se encontraba en un hospital psiquiátrico aunque era considerada una paciente de alto riesgo por sus múltiples intentos de suicido

SIGUE LEYENDO:

(Con información de NY Post)