Jeffrey Dahmer fue acusado de matar a 17 personas de raza negra entre los años de 1979 a 1991 en la ciudad de Milwaukee en Wisconsin, Estados Unidos.

Dahmer es conocido como uno de los asesinos seriales más infames en la historia, ya que confesó desmembrar a sus víctimas para comérselas e incluso tener relaciones íntimas con los cuerpos inertes.

Su historia ha sido revisada por muchos psiquiatras, psicólogos y forenses quienes tras realizar un análisis de su personalidad han encontrado diversos trastornos mentales como necrofilia, canibalismo, trastorno límite de la personalidad y esplacnofilia.

Jeffrey Dahmer: necrofilia, canibalismo, esplacnofilia. ¿Qué son?

Como muchos asesinos seriales, Jeffrey Dahmer comenzó sus matanzas con animales. Algunos vecinos encontraron la cabeza de un perro empalada, así como ranas y gatos clavados en un palo. Dahmer también disfrutaba guardar esqueletos de animales en el cementerio que construyó en su jardín.

(Foto: Donaldson Collection/Getty Images)

Los reportes de policía sobre Jeffrey Dahmer establecieron que tenía rasgos antisociales, un trastorno límite de la personalidad, que lo hacía muy vulnerable a una ira explosiva cuando se sentía abandonado, necrofilia y canibalismo y esplacnofilia.

Algo que resaltaba de sus víctimas era la forma en la que eran escogidos, pues Dahmer argumentaba que la raza era algo incidental para él y que se fijaba más en la forma del cuerpo de sus víctimas: un cuerpo antropométrico.

Dichas declaraciones fueron respaldadas por una investigación publicada en el journal Academic Forensic Pathology, que menciona dos claves importantes en las acciones de Dahmer: la mayoría de las víctimas eran homosexuales y sus familias habían anunciado las desapariciones durante varias semanas o meses.

“Frustrado por su inmadurez sexual y su continuo rechazo, Dahmer canalizó su hostilidad hacia un comportamiento sexual sádico”, escribe el doctor y autor del estudio, Jeffrey Jentzen.

Jentzen agrega que Dahmer era un asesino “en serie controlado y organizado” que seleccionaba a sus víctimas en bares locales y que conforme pasaba el tiempo, fue mostrándose más deshumanizado.

“El ritmo acelerado de los asesinatos, la acumulación de cuerpos y la necesidad de contenedores de almacenamiento adicionales revelaron que Dahmer estaba volviéndose cada vez más psicológicamente desorganizado en sus métodos de matar y eliminar”, apunta el doctor.

¿Qué es la esplacnofilia?

La esplacnofilia es definida como un trastorno mental que se encuentra relacionado directamente con el estudio de las vísceras de los animales (o esplacnología).

El término “esplacno” quiere decir “vísceras” en latín; “philia”, por su parte, significa “amor” o “amistad” en griego antiguo.

Dicho trastorno se encuentra relacionado con el sadismo, pues se tiene un interés especial sobre las entrañas corporales, especialmente de los seres vivos.

SuMédico buscó al Coordinador de la Clínica Integral de las Adicciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Carlos Faudoa, para conocer más sobre la esplacnofilia y el trasfondo de dicho tema de relacionado con la salud mental.

En sus palabras, no se trata de un evento común o tan mencionado debido a que es un tema tabú.

“Si lo quisiéramos adaptar a un término clínico, como el psicológico, la esplacnofilia sería como una excitación por las vísceras y entraría en los trastornos parafílicos. Estos trastornos son un grupo amplio de trastornos psiquiátricos que se caracterizan por el hecho de excitarse con algo fuera de lo convencional”, explica el doctor Faudoa.

El experto indica que las parafilias pueden ser parecidas a un desplazamiento donde se deja de ver a la otra persona y ahora se le observa como un objeto, o que se busque algún placer de eso y empiece a requerirse como indispensable para que haya una excitación.

“El gusto por las vísceras puede entrar como un fetiche (gusto por objetos o partes del cuerpo). Si a mi me gustasen las vísceras, puede ser que tenga una excitación por el objeto en sí o por la sensación que genera la víscera”, detalla el especialista.

Puede haber también un componente sadista donde tal vez al agarrar la víscera, empiece a recordar cómo es que yo infringía dolor

El doctor Faudoa explica que nuestro cerebro tiene esa codificación de sentir placer y podemos tener esta sensación por muchas causas.

“Yo puedo sentir placer por estudiar y hacerme, entre comillas, adicto al estudio; puedo sentir placer por tomar alcohol y hacerme adicto a dichas bebidas. Si tengo placer al lastimar a alguien, me empiezo a hacer adicto a causar daño a las personas”, añade.

Cualquier cosa que genere placer, puede tener el potencial de volverse una adicción o, en este caso, una de las parafilias

Todos tenemos conductas parafílicas, detalla el experto, como tocar varias partes del cuerpo durante las relaciones íntimas o jugar a desnudarse frente a la pareja y ver cómo lo hace la otra persona. Sin embargo, no es un trastorno porque no lo consideramos indispensable.

Todos tenemos ciertas parafilias y fantasías que pueden caer en esto, como el hecho de ver pornografía


¿Qué es la necrofilia

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, la necrofilia se define como la atracción por la muerte o alguno de sus aspectos. Asimismo, se puede entender como una perversión sexual de quien trata de obtener placer erótico con cadáveres.

La necrofilia es una perversión sexual muy común en los asesinos, que obtienen una excitación en la muerte

En la confesión que Dahmer hizo a la policía, dijo que encontraba placer sexual en las partes de los cuerpos de las víctimas que más le parecían atractivas. También admitió tener sexo con muchas de sus víctimas después de matarlas.

Robert K. Ressler, un agente del FBI que desarrolló perfiles psicológicos de asesinos seriales dijo que los crímenes de Dahmer tenían una base sexual y mientas más bizarras eran las prácticas sexuales, más perversas se hacían.

(Foto: Freepik)

Sin embargo, lo principal no era la preferencia sexual sino las dinámicas de la personalidad del asesino. El sentimiento de abandono o negligencia que Dahmer sintió de parte de sus padres fue el catalizador de sus desórdenes mentales.

Dahmer confesó que realizar estas fantasías sexuales lo ayudaban a superar sus sentimientos de frustración y vacío.

J.P Rosman explica en su texto Sexual attraction to corpses: a psychiatric review of necrophilia, publicado en The Bulletin of the American Academy of Psychiatry and the Law, que el motivo más frecuente de la necrofilia es la posesión de una pareja que no se resiste ni muestra rechazo.

Rosman abunda que hay tres tipos de necrofilia verdadera:

  • homicidio necrófilo
  • necrofilia "regular"
  • fantasía necrófila

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?

Es un trastorno mental regido por fluctuaciones extremas en el ánimo e inestabilidad en las relaciones interpersonales e impulsividad. Tienden a mostrar comportamientos impulsivos y peligrosos.

Las personas con trastorno límite de la personalidad a menudo tiene dificultad para tolerar la soledad y pueden recurrir a acciones autodestructivas para sobrellevarla o evitarla. Las personas así le temen al rechazo y hacen esfuerzos desesperados por no estar solos.

En Estados Unidos afectan entre el 2% al 6% de su población

Jeffrey Dahmer dijo que sus papás se la pasaban discutiendo hasta que finalmente se divorciaron. Su mamá sufrió una crisis nerviosa que la hizo alejar su atención de sus hijos. Su papá nunca estaba en casa y Dahmer siempre trató de complacerlo. Una de sus maestras escribió en un reporte que el niño parecía abandonado.

Dahmer dijo que después del divorcio de sus padres, sus padres lo dejaban solo todo el tiempo. Su papá se había ido de la casa y su mamá se mudó a Wisconsin con su hermano menor.

El psicoanalista Wayne Myers, explicó que las perversiones se originan en reacción a sentimientos dolorosos y son una forma de dominar el trauma emocional anterior a través de escenarios que añaden placeres sexuales a la herida.

¿Qué es el canibalismo?

Un caníbal, según estudios que tipifican a los criminales caníbales, se define como un individuo que a sabiendas y/o con intención consume el cuerpo (o partes de los mismos) de una persona que ha muerto a manos del delincuente.

La necrofagia es una variante del canibalismo que involucra el consumo de carne muerta y comúnmente se asocia con la necrofilia. El canibalismo sexual se refiere al consumo de partes del cuerpo para alcanzar el placer erótico.

Dahmer es considerado un caníbal lujurioso, de acuerdo con la clasificación de caníbales hecha por Girodano y colegas en el 2012. Aunque su motivación si era la lujuria porque se excitaba cuando consumía partes de sus víctimas, también tenía un trasfondo simbólico. Dahmer dijo una vez que:

Supongo que de una manera extraña [canibalismo] me hizo sentir como si fueran aún más una parte de mí

Él creía que comerse a sus víctimas le haría cobrar vida en él y que lo haría más poderoso.

(Con información de NYT, Cleveland Clinic, Department of Criminal Justice and Criminology)