Los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos no solo afectaron a las personas por 24 horas, sino que siguen atormentándolas 21 años después
De acuerdo con la trabajadora social clínica especializada en duelo, Litsa Williams, en un 90% de los casos en los que hay una muerte y alguien sobrevive, la persona que continúa con vida siente algún tipo de culpa.

A esto se le llama el "síndrome del superviviente" y es solo uno de los impactos del 11 de septiembre de 2001 en la salud

¿Qué estabas haciendo hace 21 años?

11 de septiembre: ¿cómo impactó en la salud?

Mayo Clinic define el Estrés Postraumático como un padecimiento de la salud mental que se desencadena por un evento aterrador que puede provocar señales como:

  • reviviscencias (reaparición en la conciencia de estados psíquicos que por algún tiempo habían estado olvidados)
  • pesadillas
  • angustia grave
  • pensamientos incontrolables del evento
En un inicio, Brianna Parker tenía pesadillas. Recuerda que su mamá la había llevado a ver a un terapeuta y que jugaban con juegos de mesa y muñecas.
"Hice una torre con Legos. Cuando era pequeña, siempre recordaba la imagen de la mujer llena de polvo. Era aterrador", dice una de las supervivientes del 11 de septiembre de 2001.

Ella era muy pequeña cuando sucedió el 9/11, pero tiene presente a las personas cubiertas de escombros, las sirenas, a la policía, los gritos, el olor a quemado y el terror en la cara de la "mujer del polvo", una señora pintada de amarillo por todas las partículas despedidas por la construcción derrumbada. 

Brianna y su mamá hicieron contacto visual con ella durante el atentado a las torres gemelas

Pese a que en ese momento tenía cuatro años y algunas personas asumen que alguien de esa edad no va a recordar un evento así, con ella se equivocan... recuerda perfectamente todo. 

Pese a que la terapia la ayudó con los malos sueños, en el fondo, ella sigue teniéndolo presente. 

"Siento que trabajé mucho con eso cuando era más joven, pero todavía siento ansiedad por el 11 de septiembre de 2001", apunta.

John Thurman también sobrevivió a los atentados, pero a diferencia de Brianna, él lo vivió desde adentro.

El 11 de septiembre de 2001, a las 9:37 de la mañana, uno de los aviones se estrelló violentamente en el lado oeste de la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, mejor conocido como el Pentágono.

John estaba trabajando ahí. Había pasado un tiempo en Alemania durante la Guerra Fría y luego en Arabia Saudita durante la primera Guerra del Golfo, por lo que pensó que un trabajo de escritorio era lo mejor para él.

No sabía lo que pasaría minutos después... 

"Pensé que era una bomba. Se sintió como un terremoto. Estábamos en esta pequeña habitación, sin ventanas y nos vimos sumergidos inmediatamente en una profunda oscuridad. Hubo algo como una pequeña bola de fuego que subió por el techo", recuerda. 

"Estábamos en ese punto de tener que gatear porque ahora el lugar estaba lleno de humo y el aire estaba muy caliente. Si separabas tu cara del suelo no podías respirar", añade John.

"Tomaba el metro y sentía miedo" 

Luego de pasar 24 horas con un tubo de oxígeno, abandonó el hospital y quiso regresar a su empleo, pero ya nada era lo mismo.

"Solía tomar el metro en la estación subterránea y bajar en la estación del Pentágono. Simplemente existía esta sensación de miedo", detalla.

De los 125 muertos en el Pentágono durante el 11 de septiembre de 2001, 25 estaban en el mismo piso que él, por lo que se sintió mal por haber vivido y experimentó cierta culpa.

El yoga lo ayudó a relajar su mente meses después del 11 de septiembre de 2001y ahora se dedica a dar clases de dicha disciplina.

 

(Con información de Medlineplus, CNN, Mayo Clinic, BBC)