Actualmente suena un poco drástico acabar con la vida de menores como castigo a la pareja, pero se dice que se tiene síndrome de Medea cuando la madre o el padre le quieren hacer daño a los hijos para lastimar a su pareja.

El síndrome de Medea se da generalmente cuando hay una separación y la violencia puede ser ejercida tanto a nivel psicológico como físico. Se da con mayor medida en menores de edad, pero también se pueden presentar ganas de dañar cualquier elemento que sea muy importante para el otro.

¿Quién fue Medea y por qué se dice “síndrome de Medea”?

En la mitología, Medea fue una mujer dispuesta a matar a sus propios hijos para vengarse de su marido, por lo que las mujeres son a las que más se les aplica el término. Los hombres también pueden llegar a violentar a los descendientes.

Se entiende que las separaciones pueden ser molestas, pero si te dan ganas de dañar los bienes o algo muy importante para tu pareja cuando existen conflictos, como lastimar a un familiar de la otra persona o dañar sus bienes (romper vidrios, pintar grafiti, dañar instalaciones…), también se considera que tienes síndrome de Medea.

Entra también en la categoría de “síndrome de Medea” el hecho de descargar todas las frustraciones con agresividad hacia la descendencia, llegando incluso a usar al menor como un instrumento de poder.

Otras acciones que entran en la categoría del “síndrome de Medea” son:

  • Abandono de los menores como venganza al otro
  • Agresiones afectivo-emocionales
  • Daño social
  • Daño económico
  • Muerte

La enciclopedia cubana en línea EcuRed define el síndrome de Medea como una situación patológica y destaca que la mujer que lo tiene puede sentir libertad o una desvinculación con su pareja al abandonar al pequeño o terminar con su vida.

(Con información de Psicología y mente y EcuRed)