¿Sientes que alguien conocido es otra persona disfrazada? Entonces puedes tener el síndrome de Frégoli.

Se trata de un trastorno basado en la creencia de que alguien se está disfrazando de las personas en tu entorno y sustituyéndolas.

¿Qué implica el síndrome de Frégoli?

The Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law apunta que el síndrome de Frégoli entra en la categoría de los síndromes delirantes de identificación, definidos como fenómenos psicóticos complejos que pueden encontrarse presentes en una variedad de formas dentro del contexto de una gran cantidad de trastornos psiquiátricos y neurológicos.

Esta revista científica explica que los síndromes de identificación errónea muestran un alto grado de superposición y no representan síndromes distintivos, ni pueden ser considerados como una expresión de un trastorno en particular. Su evidencia sugiere que un tipo de delirio de identificación errónea puede evolucionar y pasar a otro tipo.

Por su parte The Journal of Neuropsychiatry menciona que el síndrome de Frégoli es un delirio poco frecuente caracterizado por el pensamiento de que personas familiares se presentan disfrazadas de otros a quien lo tiene.

¿Por qué se dice que son raros? Porque de acuerdo con the Encyclopedia of Behavioral Neuroscience, son selectivos y únicamente se identifican de manera errónea unas pocas personas, objetos o lugares y también específicos.

Un ejemplo de esto es que, si una mujer afectada se encuentra convencida de que su marido es un impostor, solo lo va a reconocer a él y solo a él como un impostor y no va a designar de manera errónea a ninguna otra persona.

La enciclopedia detalla que este tipo de síndromes se pueden ver con frecuencia en personas con las siguientes condiciones, en especial cuando afectan los polos frontal y temporal (del hemisferio derecho):

  • traumatismo craneal cercano severo
  • lesiones vasculares y neoplásicas (en asociación)
  • epilepsia

“Los síndromes delirantes de identificación errónea a menudo se relacionan con otros delirios, desorientación ambiental, desrealización, anosognosia y despersonalización en los que pueden ocurrir mecanismos parecidos de conexión sensorial-emocional interrumpida”, se puede leer en the Encyclopedia of Behavioral Neuroscience.