Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

“Muchos de los problemas de salud mental no son inmediatos"

En palabras del doctor Luis Faudoa, los problemas de salud mental se van gestando con el tiempo; "la pandemia evidenció muchas cosas", indica el experto

ADRIÁN AGUIRREAbr 23, 2022 
Tiempo de lectura: 5 mins.

Lo + leído

El coronavirus impactó la salud de las personas de diversas maneras y un área que resultó afectada fue la salud mental. Por ello, es importante comprender el impacto del covid-19 en la salud mental.

De acuerdo con el doctor y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Carlos Faudoa, por las cuestiones de contingencia hubo muchos factores que repercutieron en la salud mental de las personas y durante la emergencia sanitaria es cuando se hizo más evidente la relación que se tiene entre sociedad el individuo, la mente y el cuerpo.

Impacto del covid-19 en la salud mental: “el coronavirus evidenció muchas cosas”

El doctor Faudoa señaló durante el foro “¿Miedo? ¿depresión? ¿ansiedad? ¿Qué nos dejó la pandemia?” organizado por SuMédico que durante la emergencia sanitaria se ha evidenciado cómo el tener una enfermedad física afecta las cuestiones mentales y viceversa.

“Esto no nada más es de nosotros sino también de nuestra relación con otras personas. Los que tienen enfermedades mentales son un grupo de riesgo, pero el covid también favorece a que se tengan padecimientos mentales”, menciona el especialista.

De acuerdo con el experto, cuando llegó la pandemia se presentó el problema del cierre de servicios para las personas que tenían una enfermedad mental, pues se pospusieron citas.

“Conforme pasó el tiempo se le dio más énfasis a la salud mental y se empezaron a idear estrategias para continuar el tratamiento. Es cuando se da más la cuestión de la medicina y se puede dar un poco más de atención a estas personas, ya sea por teléfono o vía internet. Sin embargo, fue durante el periodo en el que estuvieron cerradas las clínicas que muchos pacientes perdieron las consultas, no encontraban con quién llevar su seguimiento y algunos que requerían atención hospitalaria no podían ser internados debido al coronavirus”, explica el doctor Faudoa.

Pero el problema del impacto del covid-19 en la salud mental no se quedaba ahí: aquellos que sí llegaban a ser internados tenían riesgo de contagiarse de coronavirus, por lo que podía empeorar su cuadro mental.

“La telemedicina fue muy buena porque disminuyó la brecha existente entre la tecnología para fines médicos y las personas. Algunos que no utilizábamos estas herramientas ahora las estamos usando más para dar consultas a las personas y tienen una buena efectividad. Sin embargo, lamentablemente no es algo que llega a todas las poblaciones. En lugares donde no hay conexión a internet o se carece de una buena señal telefónica, se sigue careciendo de acceso a estos servicios para la salud mental”, añade el experto.

El desabasto y la ansiedad, otros problemas durante la pandemia

A los problemas ya mencionados del impacto del covid-19 en la salud mental, se unió la falta de medicinas por cuestiones de los laboratorios o el hecho de que se le diera prioridad a otros fármacos.

“Algunas personas tenían que hacer cambios. Si estaban tomando un medicamento que ya tenían controlado o con el que tenían un buen apego, ahora tenían que buscar otras opciones. Otro problema se vio en la población con ansiedad, que incrementó sus preocupaciones con el hecho de que hubiera un virus, el ingreso a cuarentena y las fake news”, informó el especialista.

Las personas con dificultades para socializar se vieron beneficiadas por las cuarentenas, pero el doctor Faudoa señala que el encierro hizo que perdieran práctica para formar vínculos o comunidad. “Ahora que se está regresando a la normalidad, les cuesta trabajo convivir con otras personas, incluyendo a sus padres”, añade el experto.

Para saber más de...5 consecuencias que genera el no dormir bien

De acuerdo a la Clínica Mayo todas las personas deben dormir al menos siete horas diarias, sin embargo, de acuerdo a la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, alrededor del 45 por ciento de la población adulta presenta mala calidad del sueño.
Las personas que no duermen las horas adecuadas pueden presentar problemas en su salud que a continuación te explicamos:
Aumenta el riesgo de accidentes de tránsito
Según la National Highway Traffic Safety Administration de Estados Unidos, 40 mil personas sufren lesiones cada año debido a problemas relacionados con la falta de suelo, y mil 550 personas mueren en este tipo de accidentes.
Disminuye la capacidad cognitiva
Un estudio publicado en la revista Nature donde participaron investigadores internacionales ha constatado que la falta de sueño interrumpe la capacidad de las células cerebrales para comunicarse entre sí, lo que lleva a lapsos mentales temporales que afectan la memoria y la percepción visual.
Aumenta la probabilidad de contraer infecciones
La falta de sueño puede afectar al sistema inmunitario. Hay estudios que demuestran que las personas que no duermen lo suficiente son más propensas a caer enfermas después de estar expuestas a un virus, como el que causa el resfriado común.
No dormir es factor para aumentar de peso y padecer obesidad
La falta de sueño provoca que tengas más hambre, ya que altera el equilibrio entre dos hormonas que controlan el hambre: la grelina, que aumenta el apetito, y la leptina, que lo disminuye.
Un estudio señala que los adultos que duermen menos de 5 horas por noche muestran mayor tendencia a sobrepeso y obesidad que aquellos que duermen en promedio 7 horas.
(Con información de: Mayo Clinic, Medline plus y BBC)

“Muchos de los problemas de salud mental no son inmediatos”

Faudoa menciona que una gran cantidad de problemas de salud mental no iban a venir en el pico de la pandemia, sino después, y que estas afecciones no son inmediatas.

“Llevan tiempo en el que se van gestando. Cuando hablamos de adicciones, al principio pareció que hubo una disminución o que se mantenía. Sin embargo, se tienen que buscar los grupos y ver si eran personas autónomas en su trabajo o personal de salud, que estaba sometido a más estrés. Se ha visto un aumento en los consumos de riesgo. En poblaciones jóvenes se vio una reducción quizá basada en el hecho de que estaban con sus familias; en el caso de aquellos que ya tenían un problema con el alcohol, igual: ya no tenían que salir a fiestas o manejar en estado de ebriedad”, explicó el doctor durante el foro sobre el impacto del covid-19 en la salud mental.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda