Una paciente que estaba bajo tratamiento con la medicina experimental contra Alzheimer, Lecanemab murió después de sufrir numerosas hemorragias cerebrales, durante un tratamiento con el activador de tejido (tPA), que se utiliza para la embolia isquémica aguda. 

Un reporte sobre el caso señala que el alto número y las diferentes dimensiones de las hemorragias cerebrales fueron una complicación inusual del tratamiento tPA, lo cual aumenta la posibilidad de que las hemorragias cerebrales y la necrotización de los vasos sanguíneos estén relacionados con Lecanemab.

Carta en el New England Journal of Medicine

De acuerdo con el portal Medscape, el reporte apareció como una carta en el New England Journal of Medicine de enero 4. Señala que ya se habían reportado dos muertes durante la fase 3 del ensayo clínico de este medicamento y el caso actual podría ser uno de ellos 

Mescape informa que la Agencia de Alimento y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ya ordenó una revisión prioritaria para Lecanemab 

Al detallar el caso de las numerosas hemorragias cerebrales, los autores de la carta, quienes son integrantes de la Escuela de Medicina de la Universidad Northwestern de Chicago, hicieron notar que la paciente, que tenía 65 años de edad, fue llevada a emergencias 30 minutos después de haber presentando una embolia isquémica aguda. 

La paciente ya había participado en la fase tres del ensayo clínico de Lecanemab. Con anterioridad había recibido 3 infusiones intravenosas de Lecanemab (una infusión cada 2 semanas), la última de las cuales ocurrió 4 días antes de la embolia.

Ochenta y un días antes del accidente cerebral se le había realizado una resonancia magnética de la cabeza, la cual mostró una enfermedad moderada de los vasos sanguíneos, sin hemorragias, inflamación  o anormalidades relacionadas con amiloides

También se le practicó una tomografía computarizada en la región temporal-pariental izquierda en la que se detectó una oclusión arterial pero sin hemorragia. 

La paciente no tenía contraindicaciones sobre trombólisis y se encontraba dentro del tiempo convencional del tratamiento. 

Después de que se le administraron 8 mg de tPA y dentro de los 50 minutos de la infusión, la presión arterial comenzó a subir y se detuvo la infusión. 

Después se llevó a cabo una tomografía que mostró numerosas hemorragias multifocales y no había un sangrado sistémico.