Aunque los hongos alucinógenos, también conocidos como “mágicos”, son mal vistos ya que muchas personas los ocupan como un tipo de droga, estos podrían tener una cura para la depresión y a continuación te lo explicamos.

Algunos tipos de hongos mágicos contienen psilocibina y psilocina, sustancias que pueden causar alucinaciones. Cuando se usan a dosis altas, estas setas pueden tener efectos similares a los de la droga LSD.

Para aprender más de...6 tipos depresión que quizá no conocías

Aspectos generales de la depresión:
Es un trastorno de bajo estado de ánimo que tiene una larga duración y que afecta la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria con placer o interés. Una vez diagnosticada se le nombra depresión clínica y pueden existir 3 tipos de episodios depresivos: leve, moderado o grave.
Depresión mayor o trastorno unipolar:
Los síntomas más claros de una depresión mayor son: aspecto triste, postura decaída, escaso contacto visual, ausencia de expresión facial, pocos movimientos corporales, insomnio, poca energía, sentimientos de culpa, cambios en el habla, la alimentación e higiene personal y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.
Depresión postparto:
Puede comenzar en cualquier momento dentro del primer año del nacimiento, la mamá tiene sentimientos de desesperanza e inutilidad, también puede perder interés por el bebé y tener deseos de lastimarse a sí misma o al bebé. En los episodios más graves, las madres pueden sufrir alucinaciones.
Depresión reactiva:
Es provocada como una reacción a situaciones adversas y estresantes como un duelo, una separación, pérdida de empleo, entre otros. Puede ser un episodio único o recurrente y a veces no es inmediato al evento porque el suceso no se ha procesado adecuadamente.
Distimia o depresión crónica:
Ocurre cuando los síntomas de depresión duran más de dos años seguidos, normalmente estos síntomas inician en la adolescencia. Quienes lo padecen, a menudo son personas negativas, pesimistas, sin sentido del humor, pasivos, introvertidos, hipercríticos respecto de sí mismos y de los demás y quejumbrosos.
Depresión psicótica:
En un episodio severo de depresión, la persona puede tener alucinaciones o delirios, esos síntomas se llaman psicosis. El delirio significa que se llegan a creer cosas que no son reales; una alucinación es cuando alguien puede ver, oler, sentir o saborear cosas que no son reales.
Ciclotimia:
Se diagnostica así cuando una persona tiene estados de ánimo inestables con persistencia. Están acompañados de periodos de depresión y de euforia pero estos episodios no son lo suficientemente graves para llamarlos bipolaridad.

¿Los hongos alucinógenos pueden curar la depresión?

Aunque podrías pensar que es una locura el decir que los hongos alucinógenos pueden curar la depresión, un estudio científico demuestra todo lo contrario.

Investigadores del Centro de Investigación Psicodélica y de la Conciencia de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore hicieron un estudio en adultos con un historial prolongado de depresión y encontraron que dos dosis de psilocibina, combinadas con una terapia de apoyo (habla), produjeron efectos antidepresivos grandes, estables y duraderos después de realizar esta actividad durante un año.

A los 12 meses, tres cuartas partes de los participantes del estudio tenían una respuesta antidepresiva, y más de la mitad estaban en remisión de su depresión, según informaron los investigadores.

“La psilocibina no solo produce efectos significativos e inmediatos, sino que también tiene una duración prolongada, lo que sugiere que puede ser un nuevo tratamiento excepcionalmente útil para la depresión”, informó a través de un comunicado Roland Griffiths, investigador del estudio.

“En comparación con los antidepresivos estándar, que deben tomarse durante períodos prolongados, la psilocibina tiene el potencial de aliviar de forma duradera los síntomas de la depresión con uno o dos tratamientos”,

(Foto: Pinterest)

¿Cómo la psilocibina ayudó a los participantes del estudio?

El estudio incluyó a 19 mujeres y cinco hombres con síntomas de depresión de moderada a severa. La gran mayoría ya se habían tratado previamente con medicamentos antidepresivos estándar y más de la mitad informó haber usado antidepresivos en sus episodios depresivos actuales.

Cuando empezaron a tomar psilocibina, todos los participantes del estudio completaron de 6 a 8 horas de reuniones preparatorias con dos personas capacitadas en terapia con psilocibina. Después de eso, recibieron dos dosis de la sustancia con aproximadamente 2 semanas de diferencia en un entorno cómodo y controlado.

Después de la primera sesión, los pacientes regresaron ocho días después, luego al mes, a los tres y seis meses, hasta que se cumplió el año de tratamiento. 

El tratamiento con psilocibina condujo a grandes disminuciones en la depresión, y la enfermedad siguió siendo menos grave pasado el año del tratamiento.

No se reportaron efectos secundarios graves relacionados con la psilocibina en el período de seguimiento a largo plazo.

¿Qué es la psilocibina realmente?

La psilocibina es una sustancia alucinógena que se obtiene de ciertos tipos de hongos oriundos de las regiones tropicales y subtropicales de Sudamérica, México, y los Estados Unidos.

Los hongos que contienen psilocibina generalmente contienen entre 0.2 y 0.4 por ciento de esta sustancia y otras sustancias alucinógenas.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) señala que la psilocibina puede alterar la percepción y la conciencia de una persona sobre su entorno y sus pensamientos y sentimientos. El tratamiento con psilocibina se ha mostrado prometedor en entornos de investigación para tratar una variedad de trastornos de salud mental y adicciones.

La psilocibina y los compuestos relacionados aún no están disponibles para uso clínico bajo la Ley de Sustancias y Drogas Controladas.

En México, el uso de hongos forma parte de las tradiciones de los pueblos indígenas. Pero el código penal mexicano incluye la posesión de plantas y hongos alucinógenos y tradicionales como un delito grave, castigado con penas de entre cinco y 15 años de cárcel.

Sigue leyendo: "Por la depresión perdí amigos... les dejas de hablar y se retiran"

(Con información de: WebMD y el planteo)