Aunque las posibles causas de las demencias son motivo de investigación permanente, se realizó un estudio que por primera vez analiza la presencia de la vitamina D en el cerebro y sus posibles efectos en la función cognitiva.

El estudio, publicado en la revista especializada “Alzheimer’sTrusted Source & DementiaTrusted Source”, realizado por la Universidad de Tufts, en Massachusestts, es un análisis observacional del cerebro de 290 personas que antes de morir accedieron a donar sus órganos con fines de investigación.

Estas personas habían formado parte de un estudio para analizar la memoria en el proceso de envejecimiento.

Niveles más altos de vitamina D, relacionados con un menor riesgo de demencia

El estudio encontró que niveles más altos de vitamina D estaban relacionados con un menor riesgo de demencia en los adultos mayores y con mejores datos sobre la función cognitiva de las personas.

(Foto de Pixabay)

Medical News Today entrevistó a la líder de la investigación, Kyla Shea, quien se ha especializado en el papel que juegan los micronutrientes en las enfermedades relacionadas con la edad y discapacidades.

Dijo que algunos otros estudios habían reportado mayor nivel de vitamina D en la sangre y que se les había asociado con menor riesgo de demencia. Ello sugirió que era posible que hubiera marcadores de algo más pues hasta ese momento no se conocía si la vitamina D estaba presente en el cerebro.

Según Mayo Clinic, las demencias son un grupo de síntomas que afectan la memoria, el pensamiento y las habilidades sociales y que son lo suficientemente graves como para interferir en la vida diaria. No se trata de una enfermedad específica, pero hay varias enfermedades que pueden provocar demencia.

La institución médica señala que la demencia generalmente implica pérdida de la memoria, hay varias causas de la pérdida de memoria. El hecho de padecer pérdida de memoria no significa que se tenga demencia, aunque a menudo es uno de los primeros signos de la afección.

“La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia progresiva en adultos mayores, pero también existen otras causas de demencia. Según la causa, algunos síntomas de demencia pueden ser reversibles”.

El cerebro de 290 personas, bajo escrutinio

Los investigadores encontraron que una mayor concentración de vitamina D en las 4 áreas del cerebro indicaban entre un 25 y 33% de menores posibilidades de desarrollar demencia o una leve disminución de las habilidades cognitivas en el tiempo en que las personas fueron revisadas antes de su muerte.

Autores que han estado al margen del estudio indican que la investigación se realizó solo con personas blancas y ello podría dar un sesgo al resultado del estudio.

La Biblioteca Nacional de Salud de Estados Unidos refiere que el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Por eso, se le denomina la vitamina de la "luz del sol". La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera.

Sin embargo, son muy pocos alimentos que contienen vitamina D de manera natural.

Algunos que sí los contienen son:

  • Los pescados grasos (atún, salmón) están entre las mejores fuentes de vitamina D.
  • El hígado de res, el queso y las yemas de los huevos suministran pequeñas cantidades.
  • Los champiñones proporcionan algo de vitamina D.
  • En algunas ocasiones, la leche que se vende en las tiendas viene fortificada con vitamina D y la mayoría de las ocasiones, el queso y el helado no la contienen.

¿Cuánta vitamina D requiero?

Mayo Clinic precisa que la mayoría de los niños y adultos de 1 a 70 años requieren 15 microgramos o 600 unidades individuales de vitamina D cada día.

Los niños menores de un año necesitan 10 microgramos y los adultos de más de 70 años, 20 microgramos (800 IUs).

(Con información de Medical News Today, Clínica Mayo y MedLine Plus)