Te has cuestionado si deberías de hacer ejercicio cuando presentas la incapacidad repetida y continua de dormir lo suficiente cada noche. El dormir menos de 6 horas se ha denominado como insuficiencia crónica de sueño.

Este padecimiento es bastante común entre los adultos, los cuales en la búsqueda constante de mantenerse saludables se someten a entrenamientos de ejercicio, aunque se encuentren exhaustos.

Y es que esto se ha vuelto tan común que al final de otro largo día en la oficina después de una mala noche de sueño la mayoría de personas eligen parar en el gimnasio de camino a casa. Pero esto, médicos y sociólogos especialistas han denominado a este enigma como un problema generalizado.

Foto: Canva

¿El ejercicio mejora la calidad del sueño?

El ejercicio regular mejora la calidad del sueño.

En lo que respecta a la actividad física moderada por la mañana, por la tarde o muy temprano en la noche puede mejorar el sueño profundo.

Mientras que en el sueño profundo es la etapa de curación en la que tu cuerpo se repara y se restaura. También llamado sueño de onda lenta, esto únicamente se puede lograr si la calidad del sueño es buena, con pocas o ninguna interrupción nocturna.

Diversas investigaciones han demostrado que, si duermes mejor, es más probable que puedas hacer ejercicio y tus niveles de actividad física serán más altos. Así que incluso si has tenido una mala noche de sueño, debes mantener tu actividad física.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, por sus siglas en inglés, 1 de cada 3 estadounidenses no duerme bien.

Foto: Canva

¿Necesitas un sueño de calidad?

Para estar saludable, el organismo requiere pasar por cuatro etapas de sueño varias veces cada noche.

Durante la primera y segunda etapa, el cuerpo comienza a disminuir sus ritmos.

Hacerlo nos prepara para la tercera etapa, un sueño profundo de ondas lentas en el que el cuerpo literalmente se restaura a sí mismo a nivel celular, repara el daño del desgaste del día y consolida los recuerdos en un almacenamiento a largo plazo.

El sueño de movimientos oculares rápidos, llamado REM, es la etapa final en la que soñamos.

¿Qué pasa si no duermes bien?

Diversos estudios han demostrado que la falta de sueño REM puede provocar:

  • Déficit de memoria.
  • Resultados cognitivos deficientes.
  • Enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas.
  • Una muerte prematura.

Por otro lado, años de investigación han encontrado que el sueño, especialmente el más profundo y curativo, estimula el funcionamiento inmunológico.

Dado que cada ciclo de sueño dura aproximadamente 90 minutos, la mayoría de los adultos necesitan de siete a ocho horas de sueño relativamente ininterrumpido para lograr un sueño reparador y estar saludables, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC.

La falta de sueño, junto con la duración irregular del sueño, se ha relacionado con un mayor riesgo de:

  • Obesidad.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Demencia.
  • Trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión.

Foto: Canva

Cuidado con las lesiones

Una noche de sueño deficiente no debería tener un impacto en tu rutina de ejercicios, pero la privación crónica del sueño que conduce a varios días de agotamiento es otro asunto, externan los expertos.

Puede que no sea prudente ir al gimnasio o practicar un deporte cuando apenas puedes poner un pie delante del otro. Sin dormir, tus músculos no pueden recuperarse del estrés al que los sometes durante los entrenamientos.

No es recomendable seguir rompiendo tus músculos sin darles tiempo para recuperarse y fortalecerse. Además, es más probable que sufras una lesión cuando estás exhausto.

Los tiempos de reacción lentos de tu cerebro cansado que trabaja para tomar decisiones durante el entrenamiento o el deporte.

La falta de sueño también puede afectar tu motivación para hacer ejercicio en primer lugar. Es posible que te encuentres intimidado por tus entrenamientos normales y odiando cada minuto en el gimnasio, lo cual no es bueno para la adherencia a largo plazo a un plan de acondicionamiento físico.

Además, la falta de sueño puede llevarte a tomar malas decisiones alimentarias, lo que afecta tu condición física y tu rendimiento físico.

Usa el sentido común

Por lo tanto, no es una buena idea hacer ejercicio mientras estás extremadamente cansado, pero si lo haces podrías dormir mejor y beneficiarte más del ejercicio.

Usa el sentido común y si no estás durmiendo bien, no hagas ese entrenamiento intenso.

  • Camina o haz yoga en su lugar, pero ciertamente mantén un régimen de ejercicio o actividad física a la hora habitual del día en que normalmente lo harías.
  • Si tienes poco tiempo, considera incluir varias sesiones cortas de ejercicio a lo largo del día.
  • Todo cuenta, realiza cualquier cosa que te haga sentir feliz y renovado. Se trata de presionar el botón de reinicio por ti mismo, no hacer algún tipo de ejercicio porque te sientes obligado a hacerlo.

(Con información de CNN, Centro de Medicina Circadiana y del Sueño, Facultad de Medicina Feinberg y la Universidad Northwestern)