Un estudio comprueba la famosa frase de “Fake it till you make it”, que en español significa “Finge hasta que lo logres” pero en el contexto de la felicidad.

Así es, fingir felicidad de hecho podría ayudarte a sentirte feliz. El estudio llegó a la conclusión de que fingir una sonrisa puede iniciar y generar sentimientos de felicidad.

El estudio se desprende de una teoría llamada retroalimentación facial, que señala que las experiencias emocionales de una persona están influidas por su expresión facial.

La nueva investigación indica que la mímica facial y la acción facial voluntaria (como esa sonrisa que le das a tu compañero de trabajo tóxico) puede iniciar y generar sentimientos de felicidad.

¿Quieres sentir felicidad? Sonríe, no importa si no lo sientes, sugiere un estudio

La teoría de la retroalimentación facial se sostiene en la noción de que la información sensomotora contribuye a la capacidad de sentir una emoción. De tal manera que experimentar una emoción está influido por el sistema nervioso periférico, lo cual indica que las emociones y las sensaciones corporales son elementos interrelacionados.

(Foto: Especial)

Sin embargo, la teoría no ha sido aceptada por completo pues no ha podido ser comprobada en su totalidad. El estudio publicado en la revista Nature Human Behaviour, se hizo utilizando diferentes enfoques. Uno de ellos fue que les pidieron a los participantes que imitaran las expresiones faciales de una serie de imágenes de actores.

También les pidieron que hicieran una expresión facial asociada a la felicidad y les obligaron ponerse una pluma en la boca de manera que imitaran una sonrisa. Mientras tanto les preguntaban a los participantes acerca de los sentimientos de felicidad que experimentaban.

Así, los investigadores concluyeron que quienes fingían sonreír tendían a reportar más felicidad que aquellas personas que realizaban las mismas tareas, pero sin sonreír. Esto también pasaba cuando los participantes estaban sometidos a estímulos emocionales. Asimismo, los efectos eran mayores en los participantes que conocían el propósito del experimento, pero también ocurría en quienes lo desconocían.

Gestionar las expresiones faciales podría modular la respuesta emocional 

Los autores del estudio reconocieron que la evidencia era sutil y dependía del ejercicio que hacían. En el caso de la pluma en la boca, los resultados no fueron significativos. Sin embargo, también señalan que los resultados obtenidos son una prueba sólida de que el sistema nervioso periférico incide en la respuesta emocional.

Por último, los investigadores señalan que los descubrimientos pueden ayudar a crear intervenciones terapéuticas que utilicen los gestos faciales para modular la respuesta emocional

SIGUE LEYENDO:

(Con información de 20minutos)