Estar presentes físicamente en algún lugar resulta sencillo, sin embargo, para la mayoría es muy complicado mantener la mente y la concentración en el presente. Al respecto, el libro Déjalo ir de John Purkiss (Grupo Planeta México) ofrece algunos consejos para aprender a estar presente y disfrutar de cada momento. Te los detallamos a continuación.

De acuerdo con el autor, cuando nuestros pensamientos no se mantienen en el presente es algo que los budistas llaman mente de mono.

Cuando dejamos que la mente tome el control, la atención empieza a correr de un lado para otro, sin parar, lo que lejos de ayudarnos puede contribuir al agobio, el miedo y la preocupación.

Estar presente, ¿qué significa?

Estar presente significa devolver la atención al momento en el que estamos y aunque parece algo fácil, requiere de trabajo y de una técnica específica.

Una de las formas más efectivas de empezar a estar presente es saber cómo meditar. Muchos dicen que simplemente no logran hacerlo porque su mente no deja de tener pensamientos pero lo cierto es que meditar no se trata de dejar la mente en blanco.

(Foto: Pixabay) 

Lo ideal es colocarnos en un lugar tranquilo, sin celular ni otras distracciones y mantener la mente ocupada prestando atención a la respiración, a lo que sentimos en nuestro cuerpo en ese momento y a los sonidos. Cuando empezamos a divagar, hay que devolver suavemente la atención a la respiración o cualquier sentido.

“Si practicas el ejercicio con regularidad descubrirás que cada vez te resulta más fácil estar presente y permanecer en el aquí y en el ahora”, remarca el autor.

Observar los pensamientos a medida que vienen y van

Purkiss destaca en su libro que se cree que somos nuestros pensamientos, por lo que actuamos en consecuencia de ellos, es decir, si tenemos pensamientos felices, estamos felices, mientras que si tenemos pensamientos tristes, nuestro estado de ánimo de inmediato se torna igual.

Nos identificamos con nuestros pensamientos, nos volvemos sus marionetas.

(Foto: Pixabay) 

Pero permitir que esto ocurra no nos deja nada bueno, al contrario, si los pensamientos nos controlan tendemos todo tipo de problemas, en lo profesional, en las relaciones y hasta en lo social.

Por ello, además de la meditación el autor propone una solución para aprender a estar presente: dar un paso atrás para tomar perspectiva y observar los pensamientos a medida que vienen y van.

Con mucha práctica, podremos empezar a estar más presentes, sin que los pensamientos dicten nuestro estado de ánimo o la forma en que reaccionamos al entorno. Esto nos ayudará a lo siguiente, de acuerdo con Purkiss:

  • Observar algo y reconocer que eso no somos nosotros
  • Ser un observador, no el pensamiento ni emociones como la incomodidad, la frustración o la irritación

(Foto: Pexels) 

La importancia de aprender a estar presente

El libro Déjalo ir es una guía para aprender a estar presentes y disfrutar de beneficios como los siguientes:

Evitar tomar decisiones que podríamos lamentar más adelante

Esto tiene que ver con una frase que dijo el psicólogo Carl Jung, en la que afirma que “lo que no se hace consciente, se manifiesta en nuestras vidas como destino”.

Esto significa que cuanto más presentes estemos, será más fácil observar los pensamientos y decidir si actuar o no en función de ellos.

Reducir el estrés 

El autor puntualiza que el estrés surge cuando nos resistimos a lo que es, cuando observamos lo que sucede y decidimos que está mal, lo que nos causa frustración, tristeza y enojo.

(Foto: Pexels) 

Entramos en un bucle donde cuanto más nos alteramos, más difícil resulta hacer algo para cambiar la situación. En cambio, cuando centramos la atención al presente y a la respiración, los pensamientos estresantes desaparecen por sí solos de manera gradual.

Dejar ir el miedo

Una manera de gestionar el miedo es centrar la atención en la respiración, en las sensaciones de las manos y de los pies, pues así alejamos la atención de los pensamientos que alimentan nuestros temores.

“Al mismo tiempo, nos centramos en lo que importa de verdad: dónde ponemos los pies y las manos”, detalla Purkiss.

Practica estar presente

En esta guía que ofrece el libro, el autor hace hincapié en ser constantes y practicar estar presente en los momentos. Podemos empezar por pensar en una situación en la que el estado de ánimo o la conducta de alguien nos haya estresado o molestado.

(Foto: Pexels) 

Luego, podemos decidir entre dejar que la mente se desboque y se llene de pensamientos negativos, o solo estar en el presente, manteniendo la atención en la respiración, en los sentidos y en el entorno.

Así permaneceremos en el momento presente y no nos estresaremos tanto, tampoco tomaremos decisiones equivocadas ni tendremos comportamientos de los que más tarde nos podamos arrepentir.

“Me he dado cuenta de que, cuanto menos reacciono al mal humor de los demás, más mejoran mis relaciones”, cuenta el autor.

(Cortesía otorgada bajo el permiso de Grupo Planeta México)

https://www.sumedico.com/trivias/cuantos-tipos-de-depresion-existen/341367