¿Inteligente o listo? Seguramente en más de una ocasión has utilizado estas palabras como sinónimos, pero ¿sabías que no son lo mismo? Los expertos explican que ser inteligente o ser listo no es lo mismo, y existen diferencias principales, que a continuación te explicamos.

(foto: freepik)

Ser listo y ser inteligente: similares, pero no iguales

Aunque usualmente son términos que se utilizan como sinónimos, según indican algunos expertos, en realidad ser listo y ser inteligente no son lo mismo. De hecho, aunque muy similares entre sí, presentan diferencias importantes.

Por un lado, la inteligencia es un término medible (por medio del IQ), y existe una definición precisa de lo que significa ser inteligente; mientras que, por otro lado, el ser listo no es algo que pueda ser medido de forma científica, y se trata más de un concepto social.

Además, otras diferencias importantes entre ser listo o ser inteligente son:

  • Su desarrollo y evolución: la inteligencia es algo fijo, obtenido desde el nacimiento; ser listo puede ser adquirido y modificado según aprendizajes.
  • Las personas listas suelen ser más rápidas al tomar decisiones para resolver un conflicto, mientras que las personas inteligentes pueden tardar un poco más, ya que analizan durante más tiempo el problema.
  • En la mayoría de las ocasiones, las personas inteligentes tienen visión a largo plazo cuando resuelven conflictos, mientras que las personas listas están interesadas en resultados a corto plazo.

(foto: pexels)

¿Qué significa ser listo?

Ser listo es, según explican expertos, saber aprender sobre las situaciones y eventos que ocurren en la vida diaria, y posteriormente aplicar lo aprendido cuando es requerido, para así poder obtener beneficios y sacar provecho de los aprendizajes.

Además, ser listo es casi un estilo de personalidad, y no una capacidad cognitiva, ya que se trata de algo que se adquiere, y se puede modificar y aumentar con el tiempo, es decir, por medio de experiencias, pero también de otros factores, como la voluntad, la práctica, el estudio, el esfuerzo, etc.

Las personas listas suelen ser conocidas por tener un pensamiento rápido que los ayuda a resolver de forma rápida los eventos que se les presenten, pero también por otras características como:

  • Son personas prácticas.
  • Aprenden bien por su cuenta.
  • Son de pensamiento rápido.
  • Seguros al tomar una decisión. 
  • Saben aprovechar y aplicar lo que saben.
  • Actúan rápidamente en situaciones que lo requieran.
  • Son más generalistas, pues aprenden y saben de varias cosas, pero no destacan de forma natural en alguna de ellas.

(foto: unsplash)

¿Qué significa ser inteligente?

Una persona inteligente es definida como aquella persona que tiene un coeficiente intelectual (es decir, un IQ) mayor al promedio de las personas, por lo que es medible y científicamente comprobable.

Esta capacidad se obtiene del nacimiento, y aunque según reportes puede disminuir o aumentar en la adolescencia, en realidad no tiene mucho qué ver con los esfuerzos o las intenciones de una persona, por lo que no es modificable a voluntad.

Además de que suelen tener un coeficiente intelectual superior a la media de la población, las personas inteligentes se caracterizan por otras cosas, como:

  • Gran capacidad para entender, manejar y pensar información nueva.
  • Facilidad para resolver problemas de gran dificultad.
  • Suelen analizar y segmentar los problemas que ocurren para poder entender y solucionarlos correctamente.
  • Pueden tener gran capacidad y talento en áreas específicas. 
  • Vuelve las cosas complicadas, más sencillas y manejables
  • Tienen facilidad para resolver problemas complejos, principalmente si estos requieren el uso de la lógica.
  • Su visión es más a largo plazo.

(foto: freepik)

Se deben cuidar ambas características

Ser listo o ser inteligente, ofrece beneficios diferentes en aspectos distintos de la vida, por lo que en realidad, lo mejor es procurar tener y procurar ambas características, para así sacar los mejores beneficios.

Y además de esto, es necesario realizar actividades que nos permitan estimularlas y protegerlas, para que así puedan estar en mejor estado, y logremos sacarles el mejor provecho:

  • Hay que cuidar la salud general, considerando tener una buena alimentación, un buen descanso y la actividad física.
  • Procurar las relaciones sociales, pues así conocemos nuevas perspectivas, al mismo tiempo que estimulamos nuestro cerebro y lo cuidaremos.
  • Probar nuevas cosas, ya que así tendremos nuevos retos, nuevas formas de pensar e incluso de actuar.

(Con información de: Psicología y Mente, Sociedad Española de Excelencia Académica, Mejor con Salud, The Cold Wire.)