Dentro de los trastornos del sueño más comunes se encuentra el sonambulismo, que provoca que la persona realice actividades como caminar o comer mientras está dormido, aunque para las demás personas pueda parecer que la persona esté consciente. 

La sexsomnia es otro tipo de trastorno de sueño menos conocido pero igual de inusual. Se trata de un sueño íntimo que se convierte en realidad. 

La sexsomnia es un desorden del sueño en el que al igual que el sonambulismo, la persona comete acciones de manera inconsciente. 

El raro trastorno del sueño que te hace tener intimidad mientras estás dormido

Las personas con sexsomnia pueden presentar las siguientes conductas:

  • Seducir a su compañía en la cama
  • Restregar su pelvis con la otra persona
  • Movimientos que imitan el acto sexual
  • Masturbación
  • Orgasmo espontáneo

(Foto: Especial)

Todo lo anterior sin estar consciente de sus actos, por lo que generalmente son otras personas quienes los alertan sobre su comportamiento.

Algunos factores que pueden contribuir para que este desorden del sueño ocurra son:

  • Falta de sueño
  • Aumento de estrés
  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Consumir alcohol o drogas recreativas

También existen condiciones médicas que ocasionan sexsomnia:

  • Sonambulismo
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Epilepsia
  • Migrañas

Para aprender más de...Trastornos del sueño: ¿qué son?

Dormir es la actividad básica de relajación y descanso de las personas y es una actividad de vital importancia para el óptimo funcionamiento del organismo. Durante el sueño, ocurre la conservación de la energía, la activación del sistema inmune, la regulación metabólica, la consolidación de la memoria y la eliminación de desechos.
¿Qué son?
La mayoría de los estudios coinciden en el aumento en la frecuencia de trastornos del sueño (TS). Estos se definen como problemas relacionados con dormir, ya sea la dificultad para iniciar o mantener el sueño, quedarse dormido de manera repentina, dormir en exceso o tener conductas anormales durante el sueño.
Clasificación:
Los TS se clasifican en cuatro grupos: las disomnias, las parasomnias, los relacionados con enfermedades psiquiátricas o neurológicas y los trastornos del sueño no clasificables.
Disomnias:
Aquí se encuentran los trastornos relacionados con el inicio o mantenimiento del sueño o por somnolencia diurna excesiva. Los cuales pueden ser causados por factores intrínsecos, es decir que se originan dentro del organismo; extrínsecos, causados por factores externos del ambiente y del ritmo circadiano, que es el proceso del cuerpo que regula el sueño.
Parasomnias:
Son trastornos desencadenados por eventos físicos negativos que ocurren al inicio, durante o al despertar del sueño. Se clasifican dependiendo de la fase del sueño en la que ocurren: trastornos del despertar durante el sueño no MOR, que es la fase del inicio del sueño y trastornos del sueño MOR, que es la fase del sueño profundo.
Consecuencias a la salud:
Los efectos inmediatos de no dormir bien una o algunas noches son somnolencia diurna, irritabilidad, problemas de concentración, dolor de cabeza y fatiga. Sin embargo, cuando los trastornos de sueño son crónicos se pueden desarrollar enfermedades como:enfermedades cardiovasculares, trastornos psiquiátricos y neurológicos y enfermedades metabólicas.
Diagnóstico:
Para diagnosticar los TS se requieren distintos estudios que utilizan equipos sofisticados y especiales, por lo que resulta difícil el acceso a dichos estudios. Sin embargo, la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México y el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas, brindan servicios accesibles para el diagnóstico.

Un estudio en una clínica del sueño reveló que el 8% de los pacientes habían experimentado sexsomnia, siendo los hombres 3 veces más susceptibles que las mujeres.

Padecer este tipo de trastorno del sueño puede ocasionar problemas graves, por eso es importante buscar ayuda cuando se detectan estas conductas.

Antes de acudir al doctor, pide a alguien de confianza que observe tus patrones durante el sueño. Lleva a cabo un diario en el que registres los episodios así como tu rutina de sueño.

El médico tratante puede solicitar un estudio del sueño, en el que monitorean las ondas cerebrales, ritmo cardíaco y de respiración mientras duermes.

(Foto: Especial)

El tratamiento puede consistir en atender trastornos del sueño subyacentes o medicamentos para mejorar la situación emocional existente, como la ansiedad.

Si te identificas con este trastorno del sueño no te avergüences, es mejor que hables con tu pareja y familia. El estrés de ocultar el problema puede empeorar la condición.

Toma precauciones para evitar situaciones problemáticas, duerme en una habitación en la que puedas cerrar la puerta con seguro y si puedes monitorea tu sueño con cámaras durante la noche.

Evita los desencadenantes de los trastornos del sueño como el alcohol y cuida tu rutina del sueño. Sigue estas recomendaciones y saldrás adelante con tu condición.

Para aprender más de...Los trastornos de sueño más comunes explicados:

Insomnio:
Es uno de los trastornos más comunes. Se define como la dificultad para conciliar o mantener el sueño y una sensación de sueño no reparador aunque las condiciones sean óptimas para el descanso. Provoca fatiga y somnolencia durante el día.
Síndrome de apnea obstructiva del sueño:
Se refiere a episodios frecuentes en donde se bloquean total o parcialmente las vías respiratorias superiores durante el sueño por 10 segundos o más. Esto provoca fragmentación de sueño ocasionado por despertares breves, ronquidos fuertes y somnolencia durante el día.
Narcolepsia:
Se caracteriza por somnolencia diurna excesiva con ataques de sueño incontrolables, cataplexia, que es la relajación y debilitamiento súbito de los músculos, alucinaciones que aparecen durante el sueño o la vigilia y la parálisis del sueño.
Síndrome de sueño insuficiente:
Aquí ocurre que un individuo no obtiene la cantidad o calidad suficiente de sueño de manera frecuente necesarios para mantener un estado de alerta durante el día.
Este trastorno es causado por factores extrínsecos, es decir por factores del ambiente.
Es más común en niños que adultos y se caracteriza por episodios de comportamientos y conductas complejos que ocurren durante el sueño y que se realizan de manera inconsciente aunque con los ojos abiertos. La duración varía de segundos y hasta media hora. Es inducido por factores externos como estrés, ansiedad o alcoholismo.
Terrores nocturnos:
Se caracteriza por una excitación repentina con una manifestación de terror y pánico, acompañados de movimientos bruscos, miedo intenso, gritos penetrantes, incremento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, sudoración y dilatación de las pupilas.
Parálisis del sueño:
Se refiere a la incapacidad de realizar movimientos voluntarios al inicio, durante o al despertar del sueño. Durante la parálisis se conserva la conciencia y la memoria pero no es posible hablar o emitir sonidos ni moverse. Los episodios pueden durar segundos o minutos y se pueden aliviar con el tacto de otra persona.

(Con información de Healthline)