Con el ritmo y las exigencias que la vida moderna demanda de nosotros, es común que muchas personas experimenten problemas en su salud mental como ansiedad, depresión o estrés crónico

La ansiedad se define como un sentimiento de miedo, temor e inquietud y uno de sus principales rasgos es sobrepensar las cosas o la rumiación, que es cuando le damos vueltas interminables a un asunto que nos molesta o preocupa. 

Sobrepensar las cosas puede ser agotador física y mentalmente, además de que puede distraerte de tus actividades diarias y evitar que estés presente en cada momento de tu día a día. 

La investigación muestra que sobrepensar las cosas puede disminuir la energía, limitar la creatividad y causar problemas de sueño. Sobrepensar puede tomar muchas formas: rememorar el pasado una y otra vez o preocuparse y obsesionarse por el futuro. 

Es muy difícil salir de la rumiación y la ansiedad y aunque ya te hemos compartido algunos otros ejercicios para disminuir este malestar, te compartimos lo que hace una psicoterapeuta para salir de su propio círculo vicioso de ansiedad. 

3 consejos de una psicóloga para dejar de pensar en exceso

Jenny Maenpaa, es psicoterapeuta y fundadora de Forward in Heels, una terapia de grupo feminista interseccional en Nueva York. Ella creció con problemas de ansiedad y decidió estudiar psicología para ayudarse a sí misma y a otras personas. 

(Foto: Especial)

Ahora comparte en su columna en el medio CNBC, cuáles son las tres estrategias que ella misma utiliza para salir de la ansiedad y sobrepensar cosas. Te decimos cuáles son. 

  • Reafirmaciones positivas

No estamos hablando de la positividad tóxica que le pide a las personas pensar en positivo sin importar el contexto. En cambio, te pide que reconozcas los aspectos negativos de una situación y luego que pienses si hay otra forma de ver la situación. Tal vez haya ventajas o cosas que puedas cambiar al respecto. 

  • Escribe tus pensamientos una vez y luego déjalos reposar por un día

Cuando nuestro cerebro piensa que estamos en conflicto o en peligro, se activa internamente un sistema de alarma para protegernos. Entonces es fácil responder a los estímulos de manera negativa y luego arrepentirnos de tal comportamiento. 

Algo que puede funcionar para tener calma y claridad antes de lidiar con situaciones difíciles es escribir los sentimientos y emociones y esperar al menos 24 horas antes de tomar una decisión sobre qué hacer. Guarda ese borrador y distraete haciendo otra cosa. 

(Foto: Especial)

  • Practica la gratitud

Queda claro gracias a las distintas investigaciones que practicar la gratitud puede incrementar los sentimientos de felicidad. Además de que nos ayuda a contextualizar nuestras frustraciones en relación con lo que amamos y a conectar con algo más grande que nosotros mismos.

Pero no se trata solo de dar las gracias todos los días, ya que eso se puede volver algo repetitivo. La psicoterapeuta recomienda practicar la gratitud sobre una cosa en específico cada día como por ejemplo:

En vez de decir “doy las gracias por mi salud”, mejor di: “doy gracias porque el día de hoy me desperté sin dolor de espalda”. Para ello es bueno tener un diario.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de CNBC)