La actividad física juega un papel importante en nuestro bienestar no sólo físico sino también psicológico, por lo que a continuación te diremos cuánto ejercicio semanal necesitas para tener buena salud mental.

No necesitas gastar dinero en un gimnasio para mantenerte en buen estado de forma, simplemente necesitas ganas y salir a caminar, esto puede cambiar tu vida y mejorarla en muchos aspectos.

Para aprender más de...6 tipos depresión que quizá no conocías

Aspectos generales de la depresión:
Es un trastorno de bajo estado de ánimo que tiene una larga duración y que afecta la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria con placer o interés. Una vez diagnosticada se le nombra depresión clínica y pueden existir 3 tipos de episodios depresivos: leve, moderado o grave.
Depresión mayor o trastorno unipolar:
Los síntomas más claros de una depresión mayor son: aspecto triste, postura decaída, escaso contacto visual, ausencia de expresión facial, pocos movimientos corporales, insomnio, poca energía, sentimientos de culpa, cambios en el habla, la alimentación e higiene personal y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.
Depresión postparto:
Puede comenzar en cualquier momento dentro del primer año del nacimiento, la mamá tiene sentimientos de desesperanza e inutilidad, también puede perder interés por el bebé y tener deseos de lastimarse a sí misma o al bebé. En los episodios más graves, las madres pueden sufrir alucinaciones.
Depresión reactiva:
Es provocada como una reacción a situaciones adversas y estresantes como un duelo, una separación, pérdida de empleo, entre otros. Puede ser un episodio único o recurrente y a veces no es inmediato al evento porque el suceso no se ha procesado adecuadamente.
Distimia o depresión crónica:
Ocurre cuando los síntomas de depresión duran más de dos años seguidos, normalmente estos síntomas inician en la adolescencia. Quienes lo padecen, a menudo son personas negativas, pesimistas, sin sentido del humor, pasivos, introvertidos, hipercríticos respecto de sí mismos y de los demás y quejumbrosos.
Depresión psicótica:
En un episodio severo de depresión, la persona puede tener alucinaciones o delirios, esos síntomas se llaman psicosis. El delirio significa que se llegan a creer cosas que no son reales; una alucinación es cuando alguien puede ver, oler, sentir o saborear cosas que no son reales.
Ciclotimia:
Se diagnostica así cuando una persona tiene estados de ánimo inestables con persistencia. Están acompañados de periodos de depresión y de euforia pero estos episodios no son lo suficientemente graves para llamarlos bipolaridad.

¿Cuánto ejercicio semanal necesitas para tener buena salud mental?

Salir a caminar ayuda a quemar calorías de forma lenta y progresiva pero eficaz. Diversos estudios así lo demuestran.

Caminar es una actividad que regula el estado de ánimo y a la vez ayuda a combatir los efectos de trastornos mentales graves, como puede ser la depresión o la ansiedad crónica.

Una investigación de la Universidad del Sur de Australia y la Escuela de Medicina MSH de Hamburgo, en Alemania se dio a la tarea de evaluar los niveles de la ansiedad crónica y la depresión en 682 personas de diferentes condiciones físicas, y los resultados señalaron que las que salían a caminar veían mejoras significativas en su estado de ánimo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dedicar alrededor de 150 minutos de caminata a la semana, es decir, una medida de dos horas y media, para adultos sanos con edades comprendidas de los 18 a los 64 años.

A partir de estas recomendaciones, los investigadores comprobaron que efectivamente aquellos que se sometieron a este tiempo de actividad física experimentaron una mejor salud mental de forma regular.

“Incluso la más mínima cantidad de ejercicio físico continuado puede traer increíbles beneficios para cualquier persona”, señala Vernon B. Williams, director de neurología deportiva y medicina del Instituto Cedars-Sinai Kerlan-Jobe en Los Ángeles.

(Foto: Pinterest)

Caminar con más gente también ayuda a mejorar el estado de ánimo

Caminar es un ejercicio físico que permite la interacción social y que puede hacerse en compañía. A diferencia de correr, caminar promueve la comunicación. Salir a hacerlo con un amigo es bueno para ambos.

“Por lo general, al realizarlo de forma grupal es mucho más energizante, ya que al sentir la presión de los demás pondrás más de tu parte para no quedarte atrás, pero el individual es más contemplativo y reduce mejor el estrés. Al final, el ejercicio al aire libre es más vivificante y gratificante para la mayoría de las personas”, señala Thomas Plante, profesor de psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford.

Ahora que ya sabes que necesitas alrededor de 150 minutos de caminata a la semana para tener una buena salud mental, sal a caminar diario, hacerlo por 30 minutos a tu ritmo puede traer diversos beneficios no solo a nivel emocional sino también en la parte física.

Sigue leyendo: 5 consejos para cuidar los riñones

(Con información de: OMS, Mayo Clinic y La Vanguardia)