Tus huellas dactilares son más importantes de lo que crees. Más allá de funcionar para la identificación personal, investigadores españoles encontraron que estas marcas corporales pueden servir para la detección del riesgo de esquizofrenia.

No se necesita toda tu mano, indican expertos de la Fundación de Investigación de la Congregación de Hermanas Hospitalarias (Fidmag) y del CIBER de Salud Mental (Cibersam). En sus palabras, pueden conocer tu riesgo de esquizofrenia solo con tres dedos de la mano izquierda que les prestes.

¿Hay relación entre la esquizofrenia y las manos?

Primero que nada, es importante conocer más sobre la esquizofrenia. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esquizofrenia afecta a cerca de 24 millones de personas en todo el mundo.

En 2017, la Secretaría de Salud informó que se tenía un estimado de más de un millón de personas con el padecimiento. Cinco años más tarde, en 2022, se calcula que entre el 0.8% y el 1% de la población puede presentar esquizofrenia.

La OMS indica que entre los síntomas de la esquizofrenia se encuentran:

  • delirios persistentes: el afectado tiene creencias fijas de que algo es verdad, a pesar de que haya evidencia de lo contrario
  • alucinaciones persistentes: el individuo con esquizofrenia puede escuchar, oler, ver, tocar o sentir cosas que no son reales
  • experiencias de pasividad, influencia o control: se trata de tener una experiencia en la que los impulsos, sentimientos, acciones o pensamientos no son creados por uno mismo, sino que están siendo colocados en la mente o retirados del pensamiento de la persona por otros, o que los pensamientos del afectado están siendo transmitidos a otros
  • pensamiento desorganizado, que frecuentemente se observa como discurso confuso o irrelevante
  • comportamiento muy desorganizado: Un ejemplo de esto es que la persona hace cosas extrañas, que parecen sin un propósito, el afectado presenta respuestas emocionales impredecibles o inapropiadas que interfieren con su capacidad para organizar su comportamiento
  • habla muy limitada
  • experiencia restringida y expresión de emociones
  • incapacidad para experimentar placer o interés
  • retraimiento social
  • agitación extrema o lentitud de movimientos

Los elementos del FIDMAG y el CIBERSAM plantean la hipótesis de que el vínculo de desarrollo que existe entre la generación de huellas dactilares y el crecimiento del sistema nervioso central apunta a la potencial utilización de las huellas dactilares como marcadores de riesgo en la esquizofrenia.

Ellos escanearon a 612 pacientes con diagnostico de psicosis no afectiva y a 844 personas sanas con algoritmos de clasificación de aprendizaje profundo basados en redes neuronales convolucionales (que tienen como finalidad extraer características propias de cada imagen comprimiéndolas para reducir su tamaño inicial).

Descubrieron que las huellas dactilares pueden ser usados como predictores tempranos de psicosis.

“La precisión más elevada de los modelos de múltiples entradas lo consiguió el modelo que usó de manera simultánea las imágenes del pulgar izquierdo, dedos índice y medio. Su fiabilidad fue del 70%”, concluyen los expertos.