Un grupo de mamás de menores con parálisis cerebral que asisten al Instituto Nuevo Amanecer dan su testimonio sobre la forma en la que se pueden hacer visibles las necesidades de las personas afectadas por este padecimiento.

Las peticiones de las mamás, contadas a YoTambién.mx van desde una mayor empatía hasta la modificación de vías públicas para que sean más accesibles.

¿Cómo hacer visibles las necesidades de las personas afectadas por parálisis cerebral?

La mamá de Yosgart Gael Hernández Argüelles, Martha Imelda, indica que debería existir más información sobre parálisis cerebral y que sea conocida.

Un mayor transporte público que los deje salir del encierro y les deje ir a donde sea sin que se limite a las personas con parálisis cerebral por su falta de movilidad también es necesario.

“Que haya más médicos especialistas en atender niños con discapacidad. Que la gente sea más empática y respete sus derechos”, pide Martha Imelda.

Lorena Garza, mamá de Leónidas Ángel Aguilar Garza, por su parte, indica que sería muy importante que las vías públicas fueran más accesibles para las sillas de ruedas, pues el simple hecho de trasladar a sus pequeños al parque se transforma en toda una travesía.

Alguien que pide más empatía es Sarahi Coronado, mamá de Iván Mateo Zendejas, quien menciona que debería existir más empatía cuando se les ve en la calle

“Que sepan que mi hijo “no está malito”, que la parálisis cerebral es una condición, no una enfermedad. Que al usar transporte público la gente sea más empática y te ofrezcan el asiento si vas cargando al niño”, pide.

Además, sugiere que los trámites para ayudar a las personas con discapacidad sean más ágiles y menos tardados.

“Sería importante que la gente sepa que las personas con parálisis cerebral también cuentan”, destaca.

Otro de los testimonios en YoTambién.mx es el de Alejandra Saldaña, mamá de Emilio Fabián Duarte Saldaña, quien apunta que se deben hacer campañas de concientización en medios de comunicación y peticiones en los Congresos de los estados.

La finalidad de esto es que se reformen las leyes y obliguen a los servidores públicos y privados (escuelas, hospitales, centros deportivos, parques, transportes, etcétera) a que sean más inclusivos en sus servicios.

La petición de Eva Nohemi Hernández, mamá de Sebastián Flores Hernández, tiene que ver con los transportes.

En sus palabras, debería haber filas exclusivas para personas con discapacidad en el transporte público, específicamente en los camiones.

“De esta manera sería más fácil que hubiera lugares disponibles en el transporte, sobre todo porque yo voy cargando a mi hijo. Sebastián es largo y más llenito, así que la gente no cree que tenga parálisis cerebral y se me quedan viendo con esa mirada que dice todo”, comenta Eva.

Ivonne Cabrera, mamá de Moises Abdiel Cabrera González, es otra que pide una mayor accesibilidad en el transporte público, pues resalta que en los lugares específicos para personas con discapacidad que hay en los transportes públicos deberían tener cinturones de seguridad para que los menores vayan más seguros.

"Hay que evitar la discriminación"

Por su parte, Erika Orozco, mamá de Christopher Ruiz Orozco, detalla que como padres de hijos con parálisis cerebral les gustaría evitarles muchas cosas como la discriminación, la falta de inclusión en escuelas, guarderías, en las fiestas de cumpleaños.

Al gobierno lo que se le pide y exige es su esfuerzo y empeño en el trabajo a favor de las familias que viven con alguien afectado por parálisis cerebral, que se hable de una inclusión real, que no sólo haya becas, que haya proyectos culturales, educativos, de salud para el desarrollo de esta población.

Se quiere un desarrollo integral real, pues son muchas personas luchando por dichas causas y no una minoría. La discapacidad no discrimina género, raza, cultura, niveles socio económicos, mucho menos edad y eso es algo para tomar en cuenta.

Nos gustaría evitarles que la gente se les quede mirando por su visible discapacidad. A la sociedad lo único que le pedimos es empatía, sensibilidad en las situaciones que vivimos. No es ponerse en nuestros zapatos porque si no tienes una discapacidad no sabes realmente cómo se vive con ella, pero sí puedes ser empático con las familias que vivimos con una discapacidad

(Con información de YoTambién.mx)