El trastorno obsesivo compulsivo es un problema mental muy frecuente y discapacitante, que se conoce por causar demasiadas preocupaciones y temores, que se acompañan de actividades repetitivas orientadas a solucionar y evitar eso que se está pensando. 

Para saber si podrías tener este padecimiento, continúa leyendo, pues te explicaremos cuáles son los síntomas principales de este problema.

(foto: freepik)

El TOC, el trastorno compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo, cuyas siglas son TOC, se trata de un problema de salud mental muy frecuente, donde la persona suele sentirse ansiosa y preocupada debido a sus propios pensamientos, que dan lugar a realizar acciones incontrolables para quitarlos. 

El TOC puede hacerse presente en cuatro áreas diferentes de la vida de una persona, y según explica un artículo de la Revista de Neuropsiquiatría, estas pueden ser:

  • En relación a la simetría o el orden.
  • Lo relacionado al lavado y la contaminación (o ensuciarse).
  • En sentido de acumulación.
  • Lo sexual/religioso/agresión.

(foto: usnplash)

¿Qué síntomas tiene el trastorno obsesivo compulsivo?

El Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos informa que cualquiera de los síntomas que puede presentar una persona con trastorno obsesivo compulsivo, pueden variar con el tiempo, tanto en frecuencia como en intensidad y cantidad.

Según refiere Medline Plus, una persona que sufre de este trastorno suele padecer de síntomas que son fundamentalmente preocupaciones y/o comportamientos que no son controlables, sin embargo, están acompañados de otros.

Una persona que tiene trastorno obsesivo compulsivo, o TOC, suele presentar síntomas como:

  • Obsesiones, que son los pensamientos, impulsos, imágenes mentales que generan ansiedad y son invasores, además de no controlables. Suelen ser los miedos o preocupaciones experimentados, como el miedo a los gérmenes o a perder algo.
  • Compulsiones, que son comportamientos que surgen a raíz de las obsesiones, y buscan ser la solución a las preocupaciones causadas. Se siente la necesidad de repetirlos una y otra vez, como lavarse las manos frecuentemente para evitar a los gérmenes.
  • Tics (espasmos, movimientos o sonidos repetidos y repentinos).
  • Dudas repetidas (que giran entorno a algún tema, como si se han apagado las luces y apagado la estufa).
  • Sensación de angustia o ansiedad constante.
  • Incapacidad para continuar con las actividades diarias porque las obsesiones y las compulsiones interfieren.

(foto: unsplash)

¿Cuáles son los miedos más frecuentes en el TOC?

Según informa Stanford Children's Health, existen una serie de miedos (obsesiones) que son bastantes comunes en las personas con TOC, y que se acompañan de acciones específicas:

  • La obsesión más común es la fijación y el temor a la suciedad y a los gérmenes, que puede llevar a limpiarse frecuentemente las manos o las superficies que se tocan (más de 100 veces al día con frecuencia).
  • Cuestionamientos constantes respecto a situaciones como si se ha apagado la estufa, si se ha cerrado correctamente la puerta, etc.; se acompaña de la necesidad de controlar y volver a controlar para estar seguro de que se ha cerrado correctamente.
  • Necesidad de tener los objetos en orden muy específico, lo que desencadena la necesidad de seguir y establecer reglas muy rígidas en cuanto el orden (ordenar alfabéticamente, usar un mismo orden diario,...). También puede existir la necesidad de mantener la simetría.
  • Contar o tocar cosas constantemente.
  • Pensamientos respecto a actos sexuales desagradables.
  • Preocupación sobre pensamientos que son diferentes o se oponen a la religión personal.

(foto: unsplash)

Pero no todos los hábitos son por TOC

El Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, explica que no todos los hábitos, rutinas o rituales que realiza una persona, como revisar dos veces si ha apagado el fuego de la estufa, son debido al trastorno obsesivo compulsivo.

Este Instituto recuerda que las personas que tienen trastorno obsesivo compulsivo no solo presentan compulsiones y obsesiones, también pueden tener otras características, por ejemplo:

  • No lograr controlar sus pensamientos. 
  • Carecen de habilidad para controlar sus comportamientos.
  • Una hora de su vida (como mínimo) es utilizada para realizar o pensar en cosas que les generan ansiedad.
  • Pueden tener problemas en su vida cotidiana debido a sus compulsiones
  • Suelen tener diagnóstico de problemas del estado de ánimo (como depresión) o ansiedad. 

La mejor forma de realizar un diagnóstico y estar seguros de que se padece de algún problema de salud mental, es acudir al médico, que según refiere Stanford Children’s Health, también puede ayudar a tratarlo, manteniéndolo a raya.

(Con información de: Stanford Medicine, Medline Plus, CDC, National Institutoes of Health, Revista de Neuropsiquiatría.)