En época de Navidad y Año Nuevo muchas personas suelen ponerse nerviosas antes las reuniones familiares por miedo a que ocurra una pelea o un desacuerdo que pueda arruinar la fiesta. 

Si bien las reuniones familiares que se dan en las fiestas decembrinas deberían ser momentos llenos de felicidad, risas y alegrías, la realidad es que es común que estas celebraciones se conviertan en una espacio en el que ocurren situaciones incómodas y de discordia. 

Sin embargo, si ya sabes que estas reuniones pueden ser difíciles, no te preocupes, te damos algunos consejos para salir victorioso de las fiestas decembrinas

6 consejos para evitar las peleas en reuniones familiares

¿Por qué es común pelear en estas épocas? De acuerdo con un artículo de Harvard, no es tan raro que nos peleamos más en esta época, ya que es un momento estresante del año debido a las compras navideñas, la presión financiera, el frío, los días oscuros y el estrés de hacer malabares con el trabajo y los días libres. 

(Foto: Especial)

Aunado a eso, la terapeuta clínica Justin Gillis de Harvard dice que estas fiestas también pueden acarrear sentimientos negativos por recuerdos dolorosos o que en estos momentos a veces nos damos cuenta de realidades duras de la propia vida como la falta de familia o de apoyo cercano.

Como resultado, todos somos más sensibles y emocionalmente vulnerables en estas fechas, por lo que es difícil manejar sentimientos intensos y expresarnos correctamente sin estar a la defensiva, ser abiertos y no juzgar a los demás.

Además, tomar alcohol también puede incrementar la probabilidad de una pelea ya que el alcohol disminuye las inhibiciones y hace más difícil mantener la calma o la compostura.

(Foto: Especial)

¿Cómo salir ileso de los momentos familiares incómodos en las reuniones?

  1. Establece un límite de tiempo: Si tu eres el anfitrión del evento, hazle saber a tus invitados a qué hora terminará y si eres un invitado, dile al anfitrión de forma anticipada cuándo te vas a ir. Con esto, aun si las cosas marchan bien, puedes tener el control de estar justo el tiempo que quieres. 
  2. Pide ayuda: Para ayudarte a frenar la reactividad, pide a alguien de confianza que te dé una señal si una conversación parece arriesgada o que va a escalar a más.
  3. Prepara palabras de desviación: Si sabes que tu familia puede hacerte preguntas que provoquen conflictos, ten preparada una respuesta y practícala. Este es un ejemplo: “Agradezco tus ideas, pero hablemos de algo en lo que estemos de acuerdo o compartamos”. 
  4. No muerdas el anzuelo: No respondas a preguntas entrometidas si no quieres. Cambia de tema, vuelve a centrarte en la otra persona y pregúntale cómo le va.
  5. Elige tus batallas: Tenemos que aceptar que hay perspectivas que no nos gustan y que entrar en conflicto no cambiará la perspectiva de nadie. Por eso, tú tienes el poder de elegir en qué conversación quieres participar y en cuál no. 
  6. Recuerda por qué estás ahí: Recuerda cuál es el objetivo de la reunión: celebrar, así que no trates de resolver o hablar de cuestiones dolorosas o controversiales. Trata de hacer el día festivo y placentero. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de: Harvard)