La OMS estima que 5% de los adultos en el mundo padece depresión, por lo que es probable que en algún momento de la vida estemos cerca de alguien con el padecimiento, que requerirá nuestro apoyo. Pero, ¿sabes cómo apoyar a alguien con depresión

(foto: freepik)

Es importante entender e identificar la depresión

Una de las partes más importantes a la hora de poder apoyar a alguien con depresión, explican expertos (e incluso pacientes), consiste en saber entender a la depresión, y por lo tanto comprender lo que este padecimiento implica.

El Centro de Psicología Integral, reporta que en muchos casos, el principal problema que atraviesan los pacientes con depresión, es que sus familiares o amigos parecen no comprender la depresión, por lo que sus comportamientos, lejos de ayudar, pueden perjudicar más.

Esta falta de conocimiento puede llevar a comportamientos que, aunque bien intencionados son incorrectos: o directamente a la falta de apoyo, causada principalmente por la estigmatización y los prejuicios que surgen entorno a la depresión.

(foto: freepik)

¿Qué debes hacer si alguien tiene depresión?

La Dra. Ana Cebrián, médico de familia en el Centro de Salud Casco Antiguo Cartagena, así como algunos testimonios de pacientes con depresión recopilados por Vice, explican que existen al menos 11 cosas que debes (y no debes) hacer cuando un ser querido o alguien cercano tiene depresión para poder ayudarlo:

  • Aprende sobre qué es la depresión. 
    Hacerlo te ayudará a evitar estigmatizar la condición y romper prejuicios. Es importante que entiendas que este padecimiento afecta la forma en que se piensa, se siente y actúa, y no es algo que no depende de la voluntad de quien lo padece.
  • No pienses que pueden hacerlo solos o sin ayuda de nadie.
    Y tampoco les hagas sentir que así debe ser. La depresión es un padecimiento que requiere de atención de especialistas en salud mental, por lo que debes ayudarlos a entender que requerirán de ello, pero que además tendrán a sus seres queridos para ayudarlos en el proceso.
  • Evita reprocharle, criticarle o juzgarle.
    Decir cosas como “lo que pasa es que eres flojo/a”, “estás haciendo drama por nada”, “estás triste porque quieres” o "deberías prestar atención a otras cosas", además de ser incorrectas, activarán y volverán más intensos los sentimientos de depresión y se va a dificultar su mejoría.
  • Dedícale tiempo. 
    A veces simplemente es necesario hacerles saber que alguien está con ellos y no estarán solos en este proceso. No se trata de que les dediques tiempo para darles terapia, pero sí para que sepan que tienen a quien recurrir.
  • Sé paciente y empático.
    La depresión no es algo que se quite de la noche a la mañana, y aunque no lo creas, requiere de un gran esfuerzo. No intentes presionarlos. Escúchalos y escucha por lo que están pasando. Felicítalos si han hecho avances en su recuperación, incluso si son pequeños.

(foto: freepik)

  • Haz que se mantengan activos.
    La Dra. Ana Cebrián, médico de familia, explica que un elemento clave de la recuperación es que se mantengan aunque sea mínimamente activos. Realiza con la persona actividades diarias que los haga estar activos y motivarlos, mientras están juntos.
  • Tómate en serio la enfermedad y sus efectos.
    Debes entender que la depresión no es algo que suceda por la edad, ni por ser de una u otra generación; se trata de un padecimiento real, que en algunos casos puede ser muy grave y puede afectar su calidad de vida.
  • En caso de que lo necesite, da espacio, pero no lo abandones.
    Es importante que no los asfixies, ni que los hagas sentir presionados. En muchos casos, lo mejor es que les des su espacio según lo requieran, pero no lo hagas sentir que está solo.
  • Si expresa ideas o pensamientos suicidas, tómalo en serio.
    No te cierres a hablar de este tema con la persona, ni te lo tomes a pecho, ni lo subestimes. Si te lo ha contado, es porque eres una persona de confianza y está dando los primeros pasos para recibir ayuda. Si ocurre, acude con un especialista.
  • Escúchalo y trátalo con normalidad.
    Aunque se trata de una condición seria, no intentes tratarle diferente a lo normal solo porque tiene depresión. Si bien es importante que sí hables cuando lo necesite, o que tenga tu apoyo, no te dediques a “tratarle con pinzas” solo por su depresión.
  • Ayúdalo a que se adhiera al tratamiento. 
    Si ya está recibiendo tratamiento médico, lo mejor es apoyarlo para que no lo abandone. No lo juzgues, ni lo hagas sentir mal por recibirlo, porque además de que no tiene nada de malo, es importante para su recuperación.

(foto: freepik)

También se debe tener cuidado con lo que decimos a alguien con depresión

Sin embargo, no solo basta con hacer o no hacer, ya que lo que decimos también puede tener gran influencia en las personas que padecen de depresión.

El portal de Psicólogos Animae detalla qué frases deberías evitar decirle a alguien que padece depresión, ya que podrías empeorar su condición, generando sentimientos poco gratos:

  • “No estés triste”, “Anímate”, “Sé feliz”. 
  • “No luces como alguien triste”.
  • “Es porque no haces nada”, “Lo que pasa es que eres floja/o”, “Estás así porque quieres”.
  • “¿Por qué estás triste? Tienes muchas cosas de las que debes estar agradecido”, “Todos tenemos días malos”, “Podría ser peor”.
  • “Seguro te quieres morir”. 

(Con información de: Psicólogos Animae, Vice, Rethink Depression, Centro de Psicología Integral. )