Una mente sana es de los principales objetivos que la mayoría de las personas tienen y el pensar en las diversas formas de cuidarnos mejor puede resultar beneficioso el incorporar en tu rutina diaria diversos rituales que favorecen a tu salud mental.

Comenzar poco a poco con rituales diarios se verá reflejado en tu organismo, brindándonos la estructura y la organización que nos mantiene creciendo y progresando constantemente. Los rituales diarios no solo nos ayudan a mantenernos organizados, sino que también nos brindan tiempo intencional para conectarnos con nosotros mismos.

Te proporcionamos estas actividades las cuales nos nutren y nos cimientan a lo largo del día. Además, te ayudarán a sentirte en control del entorno, lo que a su vez crea previsibilidad y confianza para saber qué esperar, aumentando la sensación de seguridad y comodidad.

Rituales para la salud mental

Adoptar un ritual diario no debe de ser complicado, de hecho, puede ser uno de los hábitos diarios más influyentes. Los que tienen un impacto más profundo en nuestra mente y nuestro bienestar, son bastante simples.

Estos cuatro rituales diarios los podrás adoptar para obtener una mente sana cada vez más en cada uno de tus días:

  • Escribir a diario

Foto: Canva

Se ha demostrado que escribir un diario o escribir a diario tiene increíbles beneficios para nuestra salud mental, ya que esto promueve:

  • El enfoque.
  • La organización.
  • Reduce la ansiedad y la preocupación.
  • Proporciona una salida para nuestros sentimientos.

Al adoptar el hábito de escribir un diario, no hay reglas estrictas. Algunas personas prefieren escribir libremente cuando se despiertan, mientras que otras están más interesadas en responder a un mensaje del diario por la noche antes de acostarse.

Independientemente de cómo y cuándo escribas en tu diario, el ritual de escribir nuestros pensamientos nos ayuda a ser más creativos y al mismo tiempo nos brinda espacio para expresar nuestros sentimientos y reflexionar.

  • Movimiento Intencional. Muévete con intención.

Foto: Canva

Este ejercicio es una herramienta de salud mental conocida como liberadora porque cada individuo se va moviendo dependiendo de cuál sea su intención.

Dentro de la intención debes de incorporar al menos quince minutos de movimiento intencional por día, esto ayuda a:

  • Aliviar el estrés.
  • Aumentar nuestros sentimientos de productividad y logro.

Si este movimiento intencional ocurre al aire libre, es mejor, ya que los niveles bajos de vitamina D pueden contribuir a sentimientos de depresión y otros síntomas del estado de ánimo.

En cuanto a qué tipos de movimiento probar:

  • Caminata de quince a treinta minutos al día.
  • Mejora la energía y el estado de ánimo en general.
  • Hacer la cama.

No se recomienda hacerla de inmediato en cuanto te levantes para evitar los ácaros, hazla como paso a seguir antes de salir de tu hogar para iniciar tu rutina diaria. Los pequeños actos de limpieza a lo largo del día también pueden promover una mente más sana.

  • Hacer la cama por la mañana puede tener beneficios para la salud mental además de mejorar el sueño.
  • Hacer la cama por la mañana puede aumentar la sensación de calma y promover la relajación.
  • Conexión social. Conéctate con otros.

Foto: Canva

El ser humano por naturaleza tiende a ser social, es importante crear una conexión social intencional con los demás. Una persona a fin a ti y con la cual empatices te puede generar tranquilidad.

  • Ya sea decirle a alguien que lo amas.
  • Enviar mensajes de texto para ver cómo está un amigo.
  • Hacer espacio para una llamada telefónica rápida con un ser querido.
  • Existen diversos beneficios en practicar la interacción social diaria como ritual. Es necesario precisar que es importante no agotarse por completo comprometiéndonos demasiado con los demás.

Al realizar algo pequeño que aumente la conexión social puede no solo mejorar nuestra relación con los demás, sino también disminuir los sentimientos de soledad, aislamiento o ansiedad.

Foto: Canva

¿Cómo hacer de los rituales un hábito?

La mayoría de las actividades nuevas como los rituales diarios requieren un poco de creación de hábitos. Pero crear hábitos puede llevar tiempo y un poco de paciencia.

  • Al adoptar un nuevo ritual diario, de las mejores cosas que puedes hacer es comenzar poco a poco.
  • Si tienes muchas ideas para los rituales diarios que quieres incorporar en tu rutina, ya diste un paso adelante.
  • Elije uno o dos para comenzar por semana y verifica contigo mismo al final para ver si se sienten como hábitos sostenibles, y si realmente te estas nutriendo tanto como lo imaginas.
  •  Es importante no caer en la trampa de priorizar la cantidad sobre la calidad.

El incorporar y crear un ritual a tu vida diaria puede resultar emocionante, muchas actividades y planes diferentes, pero tener menos actividades y más significativas puede ser beneficioso para evitar sentirse abrumado y sentir que su ritual se ha convertido en una tarea que tiene que hacer.

Recuerda, se trata de crear tiempo para una conexión auténtica contigo mismo y hacer que tu día sea más fácil, no marcar una lista de cosas que tienes que hacer para sentirte productivo. Mientras te acostumbras a tu nuevo hábito, una gran cosa que puedes hacer es agregar el ritual a tu calendario.

Sirviendo como un recordatorio útil durante las primeras semanas, ya que comienza a arraigarse naturalmente en su vida diaria.

(Con información de Instituto Mexicano de Psicología, Instituto Nacional de Psicología y Mayo Clinic)