Si alguna vez te ha sucedido que comienzas a hacer una actividad y te enfocas tanto en ella, hasta desconectarte del resto de tu entorno y no sentir el pasar del tiempo, lo más probable es que hayas entrado en un estado o momento flow, pero ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

(foto: freepik)

El estado flow o el estado de fluidez

Berkeley Well-Being Institute, informa que el estado flow consiste en ese estado en el que entramos cuando estamos completamente inmersos y concentrados en una actividad específica, pero sin sentir algún tipo de sensación de esfuerzo o molestia.

El estado flow, también llamado estado de fluidez, donde prestamos mucha atención y nos sumergimos en lo que estamos haciendo, conlleva un sentimiento de energía positiva (similar a la alegría, la felicidad y el gozo), que acompañan los altos niveles de atención que caracterizan este estado.

En otras palabras, un estado de fluidez es básicamente estar haciendo alguna actividad tan concentrados, disfrutando tanto, que parece que el tiempo vuela.

“El flujo o Estado de Flow es un estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás, excepto la actividad en sí misma”, informa Mihály Csikszentmihalyi, psicólogo encargado de introducir este concepto.

(foto: freepik)

Los beneficios del estado flow

Según explican los psicólogos positivistas Mihály Csikszentmihalyi y Jeanne Nakamura (que son los encargados de popularizar este término), el estado flow permite, más que nada, llevarnos a un sentimiento de éxtasis, felicidad, y nos ayuda a ser más productivos.

Esta productividad se explica porque un estado de fluidez ayuda a que enfoquemos nuestra atención completa en eso que estamos realizando, pero además nos hace sentir motivados a alcanzar nuestros objetivos, y por si fuera poco, nos brinda la capacidad de hacer lo que necesitamos, sin estresarnos.

Además, el estado flow puede tener otros cinco beneficios, como:

  1. Te mantiene enfocado, lo que contribuye a que tus actividades se hagan a tiempo y sin problemas.
  2. Brinda claridad sobre lo que se debe hacer, lo que limita el estrés que podemos percibir por estar pensando en cómo hacer las cosas; estar en fluidez hace que todo se haga natural.
  3. Contribuye a la felicidad, se ha visto que un estado flow nos permite sentirnos más felices y mucho menos estresados, y en general se describe como una experiencia positiva, complementada con el sentimiento de alcanzar una meta.
  4. Ayuda a alcanzar un máximo potencial, ya que la motivación y la acción constante, contribuyen a que hagamos todo en lo máximo de nuestras capacidades.
  5. Se obtienen mejores resultados, principalmente porque hacemos todo con atención, nos sentimos felices, y nuestra productividad se eleva

(foto: freepik)

¿Cómo llegar al estado flow?

Los expertos como Csikszentmihalyi, explican que para alcanzar el estado flow y poder beneficiarnos de esto se logra principalmente por medio del compromiso y la concentración respecto una actividad específica, pero también del gusto en concreto.

Alcanzar un estado de fluidez puede ser un proceso que varía de persona a persona, y también de la actividad que se está por realizarse, por lo que no en todos los casos las personas ingresarán en este de la misma manera.

Sin embargo, existe una serie de consejos que son útiles para ayudar a la mente y a nosotros para alcanzar un estado flow:

  1. Establece metas claras, que también sean alcanzables; hay que saber qué queremos hacer y cómo lo haremos.
  2. Reduce las distracciones ambientales o físicas, y procura estar en un espacio donde no tengas elementos que te puedan robar la atención o molestarte, como la iluminación, el ruido, etc
  3. Encuentra un equilibrio entre la dificultad y la acción: si encuentras que es una actividad muy complicada, sentirás estrés; si la encuentras demasiado fácil puede resultarte aburrida y perderás interés.
  4. Centra tu atención en el proceso, y solo en eso; no te presiones por los posibles resultados o lo que puedes o no hacer después. Enfócate en lo que haces, e igualmente evita hacer más cosas a la vez.
  5. No te presiones para entrar en un estado flow, es un proceso que llegará en automático y cuando menos te lo esperes.

(Con información de: Berkeley Well-Being Institute, Psicología y Mente, PDA Internacional, Head Space, Asana.)