La época de Navidad y Año Nuevo puede ser sinónimo de felicidad para muchas personas pero para otras significa un periodo difícil en el que surgen o aumentan los sentimientos de soledad y aislamiento. 

Lo que para muchos es la época más feliz del año, para otros es la época más triste o sola. La convivencia y las expectativas que se generan en esta época pueden amplificar problemas existentes o crear nuevos. 

Las investigaciones sugieren que los problemas de salud incrementan en  esta época del año. Una encuesta de NAMI encontró que el 64% de las personas con un problema mental existente dicen que sus síntomas empeoran durante las fiestas decembrinas.

Adiós a la depresión navideña: 5 consejos para cuidar tu salud mental en estas fiestas

Edilberto Peña, neuropsiquiatra y director del CISNE México, señala en su columna de opinión de este portal que inclusive existe un trastorno del estado de ánimo que ocurre solamente en estas fechas. Se llama Trastorno Afectivo Estacional, el cual llega a afectar al 10% de la población. 

(Foto: Especial)

También conocido como depresión navideña, se desencadena por dos factores principales. Neuroquímicos, dado que en invierno hay menos horas de exposición a la luz y se reduce la producción de melatonina y serotonina, está última siendo una hormona encargada del estado de ánimo. 

También hay factores ambientales como sentirse incongruente por tener pensamientos tristes en una época típicamente “feliz”; sentirse frustrados por los logros y expectativas no alcanzadas  a lo largo del año y nostalgia por recordar a las personas que ya no forman parte del día a día.

Acudir a terapia cuando se logra identificar una depresión navideña es lo más recomendable que se puede hacer. Pero además te dejamos 5 consejos para cuidar de tu salud mental en estas fechas tan estresantes. 

  • Crea una meta para las celebraciones

Antes de comenzar a planear las fiestas, detente un momento y piensa realmente en qué es lo que quieres hacer en estas fechas. ¿Quieres estar con tu familia? ¿Quieres hacer una gran fiesta con mucha gente? ¿Quieres tener un día relajado sin muchas cosas fuera de lo ordinario?

Tener ese objetivo en mente te ayudará a decidir a qué decir que sí y qué invitaciones y oportunidades rechazar.

  • Establece límites de tiempo

Uno de los mayores estresores de estas épocas es sentir que no alcanza el tiempo para hacer todo lo que se desea. Para eso es bueno establecer límites de tiempo para distintas actividades.

En vez de pasarte horas comprando regalos, establece como tiempo límite solo dos horas, lo mismo para decorar la casa o inclusive para la convivencia. 

  • Programa actividades que cuiden tu salud mental

Piensa en actividades que te hagan sentir feliz y que te reconfortan y aparta tiempo para hacerlas. Ya sea ver una película, leer un libro, tejer o hacer yoga, aparta un tiempo para ti mismo. 

Si dedicas tiempo a hacer cosas buenas para tu salud mental, tendrás más paciencia, energía y felicidad para afrontar las actividades estresantes.

(Foto: Especial)

  • Limita aquellas cosas que sean dañinas para tu salud mental

A veces caemos en la idea de que estas fechas son ideales para consentirnos y ser complacientes y entonces nos quedamos en cama todo el día, comemos o bebemos de más o pasamos todo el tiempo en redes sociales. 

Sin embargo, no pasará mucho tiempo hasta que te sientas culpable y mal contigo mismo. Identifica cuáles son aquellas cosas que puede que al principio te traigan placer inmediato pero que después te harán sentir culpable y evítalos al máximo. 

  • Pon las cosas en perspectiva respecto al año pasado

El estrés de las fiestas puede impactar de manera negativa la forma en la que piensas sobre ti mismo, sobre algunas cosas y sobre otras personas y esto te puede hacer creer que las cosas importan mucho más de lo que realmente significan. 

Por ejemplo, puede que te la pases estresado por comprar el regalo perfecto o por decorar tu hogar de manera perfecta pero verás que realmente no es tan importante si haces el ejercicio del “año pasado”. 

Piensa en si recuerdas las decoraciones de tu casa o de la casa de un amigo del año pasado o si recuerdas lo que te regalaron el año pasado y si la respuesta es no, entonces date cuenta que no hay motivo para estresarse. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de VeryWell Mind)