La necesidad de ser aceptados y reconocidos es totalmente normal, sin embargo, hay casos en que se convierte en una obsesión por intentar siempre complacer a los demás, un comportamiento que esconde emociones negativas.

Muchas personas construyen su realidad en función de lo que los demás esperan de ellos, pues viven con el miedo constante de decepcionar a otros.

(Foto: Pexels) 

Así, quienes deseaban estudiar una carrera artística muchas veces terminan estudiando finanzas o derecho con tal de complacer a sus padres y otros, permanecen en una relación tóxica solo por el miedo al cambio y por no enfrentar el qué dirán.

Razones por las que intentas complacer a los demás 

Detrás del deseo de intentar complacer a los demás se esconden otras emociones que impiden que podamos alcanzar esa libertad que tanto hemos deseado. Checa las más comunes:

1. Miedo

Intentar complacer a los demás oculta un profundo miedo a decepcionar que a su vez, proviene del miedo al abandono.

Este sentimiento suele comenzar en la infancia, cuando somos dependientes de los adultos y nos insinúan que su cariño y afecto dependen de si cumplimos con sus expectativas o no.

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo mejora la salud tener a alguien que te escuche? 

En la edad adulta muchos arrastran esta creencia, lo que genera un miedo intenso a no ser lo que los otros esperan, ya sean familiares, pareja o compañeros de trabajo, pues un “no” implica que el otro se moleste y nos abandone o nos quite su afecto y atención. 

2. Vergüenza

Puede aparecer cuando sentimos que no cumplimos con las expectativas de los demás, lo que a su vez genera una gran preocupación por ser siempre el mejor, el más inteligente o el más responsable.

Por ejemplo, si los demás consideran que eres una persona estable, tendrás muchas inseguridades al querer cambiar de empleo o de casa. Y es que, en estos casos, el entorno dicta cuál es el camino ideal y es común sentir vergüenza si no se cumple con lo que esperan la familia o la pareja.

(Foto: Pexels) 

3. Culpa

Esto aplica especialmente en la familia, pues muchas veces podemos llegar a sentir que estamos en deuda con ellos debido a que nos cuidaron, alimentaron y acompañaron. Creemos que ir en contra de sus deseos al elegir una carrera, una pareja o hasta hacer un viaje, es una deslealtad.

Decepcionarlos no es una opción y como consecuencia, tomamos decisiones que los tenga contentos, aunque no sea lo que realmente deseamos.

¿Qué hacer para dejar de complacer a los demás?

Esta necesidad de complacer a los demás no surge de la nada, es un sentimiento que se construye con el tiempo y que debe trabajarse.

(Foto: Pexels) 

En primer lugar, es importante que reflexiones sobre las relaciones que tienes, tomando en cuenta que deberían hacerte sentir libre para cambiar, para hablar y para poner límites. Paradójicamente, las relaciones son más sanas y constructivas cuando se establecen límites sin que el otro se enoje o te amenace con abandonarte. De lo contrario, será mejor replantearse si vale la pena mantener es vínculo. 

Finalmente, debes cuestionarte qué quieres realmente para ti. Los demás pueden darte su opinión, pero la última palabra de tus decisiones es tuya nada más. Recuerda que, a larga, es más dañino vivir cumpliendo las expectativas de otros que correr riesgos y hacer lo que tú deseas.

SIGUE LEYENDO: "Cuando vives con un problema de salud mental no te tienen empatía" 

Y tú, ¿te dedicas a complacer a los demás?

(Con información de La Mente es Maravillosa