Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Por qué a veces los gatos tienen conductas rebeldes?

Ellos, como nosotros, también pasan por una fase parecida a la "adolescencia"

ADRIÁN AGUIRREEne 15, 2020 
Tiempo de lectura: 5 mins.
Foto en portada: flickr.com

Lo + leído

Los gatos viven una situación muy parecida a la nuestra en cuanto a su crecimiento se refiere. Y es que si bien nosotros experimentamos una etapa de rebeldía en la que nos metemos en problemas con nuestros padres y autoridades, los mininos cambian su comportamiento y lo que antes nos provocaba risa, ahora podemos considerarlo desagradable y molesto. 

¿Por qué los gatos tienen conductas rebeldes? Hay que considerar que estos animales de compañía necesitan poca atención. Sin embargo, entre las pocas cosas que necesitan, está el entrenamiento.

A los michis, como a los niños, se les debe enseñar cómo vivir en su nuevo hogar y depende de ti establecer las reglas. Una vez que lo hayas hecho, deberás proporcionarle los medios para seguirlo. Tendrás que enseñarle a hacerte caso y una manera de hacerlo es mediante la asociación: premio por una cosa bien hecha o que consideras correcta y consecuencias por conocimiento indeseado.

 

Foto: pxfuel.com

 

Puedes leer: 5 juguetes peligrosos para gatos

¿Por qué se portan mal los gatitos?

Piensa que son como los bebés. Estas bolas de pelos andantes están constantemente aprendiendo sobre el mundo que los rodea y qué comportamiento es aceptable y qué no, a través del refuerzo positivo y negativo. Cuando es maleducado e irrespetuoso, no está tratando de ser "malvado". Simplemente necesita aprender a comportarse.

Aquí hay algunas señales de tu gato se está portando mal:

1) Hormonas: A medida que un joven macho felino madura, siente la necesidad de marcar su territorio y hacérselo saber a su "competencia". Recuerda que son mascotas muy territoriales y que si no le pones un espacio asignado, puede que tu casa deje de ser tuya.

Así como los perros, lo hacen orinando. La solución es castrarlos antes de la pubertad (entre dos y seis meses) para garantizar que no necesites una fumigación en el futuro.

2) Trata de dejar su marca: Seguramente a veces esquiva ese costoso juguete que le conseguiste de la tienda de mascotas y rasguña los muebles nuevos del inmueble. Puede estar haciendo esto porque está tratando de dejar su marca, para reclamar ese mueble como parte de su propiedad / territorio o porque está tratando de aflojar las irritantes fundas de las uñas viejas para que puedan crecer sus uñitas nuevas.

¿Qué debes hacer? Primero, recortar las uñas del gato cada dos o tres semanas para mantenerlas relativamente en buen estado. En segundo lugar, proporciona un poste para rascar cubierto con un material áspero. Esto llamará la atención de tu michi y dejará de “lastimar” el contenido de la residencia.

 

Foto: flickr.com

También te puede interesar: El color de los gatos revelaría su conducta

3) Agresión como juego: Recuerda que son familiares de otras especies cazadoras y que esto forma parte de su instinto. Si lo quitaste de la camada demasiado temprano y no le enseñaste a inhibir su mordedura mediante el entrenamiento, entonces quizás te conviertas en su próxima víctima.

Ellos pensarán que es juego ya que no tendrán consecuencias. Lo ideal es enseñarles que eso no se debe hacer y tomar algunas medidas al respecto:

Para empezar, canaliza su energía hacia los juguetes que puedes hacer que cobren vida (carritos de control remoto, peluches que digan frases…) Si aún así tu gato  se concentra en las partes de tu cuerpo, corríjelo con un fuerte silbido o soplale una bocanada de aire en la cara. Para casos más duros, usa un chorro de agua, aire comprimido o un ruido fuerte.

Una vez que haga las cosas bien, elógialo por cualquier interés que muestre en el juguete con el que lo estás tentando. No los golpees. Esto es maltrato animal y, además, su juego depredador podría convertirse rápidamente en una agresión defensiva.

Ah, y nunca lo tientes tocandolo con los dedos de las manos o de los pies, siempre coloca un juguete entre tú y tu gato durante el juego para que no asocie tus extremidades con sus objetivos de “ataque”.

Recuerda que ellos no hacen cosas por molestarte y que todo lo que realizan es porque no saben que está mal o que está bien. Tenles paciencia mientras los adiestras y ámalos toda su vida. 

 

Con información de myanimals.com, petfinder.com, thesprucepets.com

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda