“Quiero que mi hijo estudie medicina y se convierta en doctor” El sueño de muchos padres para quienes, a simple vista, ser médico es una profesión de gran honor y plusvalía. Puede que en otros países sea verdad, pero en México, cumplir el sueño familiar pocas veces es tan glamoroso.

Quien se quiera dedicar a la medicina, debe saber que la mayor satisfacción no se verá reflejada en la cartera. Devolver o restaurar la salud de una persona es un acto intangible que le brindará la mayor de las dichas sólo a quienes tienen una vocación por la medicina.

Ricardo Reyes Díaz y Elizabeth Ochoa Valencia son dos médicos con vocación innegable. Ambos forman parte del proyecto de Dr. Vagón, que es un tren equipado para funcionar como centro de salud y que recorre todo México por medio de las vías del ferrocarril de Grupo México.  

El Dr. Vagón es una iniciativa de la Fundación Grupo México. El Grupo México es la cuarta empresa más grande del país. Sus divisiones de trabajo conforman la minería, el transporte, la infraestructura y la fundición.  Las empresas que conforman al Grupo México son la Southern Copper Corporation, Asarco, Minera los Frailes, Ferromex, Ferrosur, Florida East Coast, Intermodal México, Texas Pacifico, México compañía constructora, GM servicios de Ingeniería, Perforado México, Grupo México Energía, Grupo México Autopistas, Grupo México Combustibles. Además adquirió MMCinemas y Cinemex. 

(Foto: Especial)

Dr. Vagón, una mirada de lo que significa ser doctor en México

El Tren de la Salud es un proyecto que busca brindar atención médica gratuita a las comunidades más alejadas del país. Cuenta con 17 vagones en los que están distribuidos 4 consultorios, un quirófano y una farmacia.

Pero también está equipado con dormitorios, baños, una cocina y un comedor para los más de 50 profesionales de la salud, entre doctores y enfermeras, que laboran ahí.

Su rutina de trabajo es inusual, pues durante 6 meses no consecutivos dejan su hogar para vivir en el tren y viajar por distintos estados de la república a dar consultas médicas

El tren está equipado para brindar estudios de laboratorio y gabinete, consultas médicas generales y de especialidad, además de que cuenta con una clínica especializada en salud integral para la mujer y pacientes con diabetes. Con ello se busca prevenir enfermedades, hacer una detección tempranamente y tratar oportunamente los padecimientos. 

Las jornadas en el Tren de la Salud son largas, se abre alrededor de las 7 de la mañana cuando la gente ya está formada y se cierra hasta que el último paciente se va. Es un trabajo que requiere compromiso, pasión y vocación y del que poco se habla pero que muestra la realidad de ser doctor en México.  

(Foto: Ricardo Reyes y Elizabeth Ochoa)

En México existe una falsa idea de lo que significa ser médico

A pesar de lo que pudiera parecer, trabajar ahí no es una labor social, dice el doctor Ricardo Reyes, gerente médico del Dr. Vagón. El personal médico hace un trabajo remunerado con el único objetivo de procurar la salud de las personas. 

“Hay mucha gente que llega al tren y lo primero que te dice es no pensé que fuera tan chiquito, no pensé que fuera tan pesado, ya me cansé. Desde ahí sabes que no van a durar”, dice Ricardo a SuMédico

Claro que no es un trabajo fácil, “el Dr. Vagón te elige, tu no lo eliges a él”, opina la doctora Elizabeth Ochoa, supervisora médica del tren. Ser doctor no es tarea sencilla, mucho menos bajo estas condiciones, pero sobre todo porque en México existe una falsa idea de lo que significa ser médico. 

En México, la gran mayoría piensa que ser médico es igual a dinero o que es igual a llevar una vida relativamente sencilla, pero desde que estás en la escuela te das cuenta que así no son las cosas. Cuando estás en la escuela tienes que estudiar y leer y sacrificar mucho tiempo con familia o amigos. Cuando llegas al hospital no es de cuando puedes o quieres ir, tienes que estar ahí todo el día

(Foto: Especial)

A nadie le gusta ir al doctor pero todos quieren un médico en la familia

Cuando sales (de la carrera) piensas que todos se van a pelear por ti, pero no. Como médico general te puedes quedar estancado y tienes que tener algún posgrado o alguna especialidad, dice Ricardo.

Si te gusta la medicina, todo se te va a hacer relativamente fácil, pero si vienes pensando que vas a hacer dinero, no pierdas tu tiempo

La carrera de medicina es una de las más reconocidas en todo el mundo, pero quizás es de las menos apreciadas. México ocupa los primeros lugares mundiales en padecimientos prevenibles como la diabetes y la obesidad. La paradoja del mexicano es que nadie va al doctor pero si hay uno en la familia, es un motivo de gran orgullo. 

Para Elizabeth Ochoa, la medicina en México está desprestigiada. “A veces el paciente no valora el actuar del médico pero yo no creo que ningún doctor se levante con la intención de hacer daño, sino todo lo contrario", dice.

Durante su carrera profesional, Elizabeth se ha dado cuenta que la salud no es de las principales prioridades del mexicano, aunque la atención sea pública y menos cuando es privada.

A veces los doctores tenemos que hacer más una medicina defensiva que una curativa

Una medicina defensiva, según ella, ocurre cuando el doctor es el que insta al paciente a recibir tratamiento, cuando debería ser lo contrario. La medicina preventiva tampoco se practica en nuestro país, pues lo más común es que las persona se acerquen a una clínica cuando su salud ya se encuentra deteriorada. 

Si como mexicanos hiciéramos una medicina preventiva, sería un panorama completamente diferente

(Foto: Especial)

El Dr. Vagón, una manera de hacer medicina accesible 

Si algo les ha enseñado el Dr. Vagón es que las clases sociales poco tienen que ver con la importancia que se le da a la salud, aunque es verdad que el acceso a ésta sí que difiere.

La renuencia de algunos y la inaccesibilidad de otros causa que los mexicanos acudan a los remedios herbolarios, la automedicación o que no se realicen estudios preventivos. 

El Tren de la Salud se inauguró en 2014 y actualmente ha atendido a más de 400 mil pacientes, aunque llegar a esa cifra no fue tan sencillo.

Los doctores platican que en las primeras visitas a distintas comunidades, es el personal de salud quien tiene que salir a las calles a invitar a las personas a que se realicen un estudio de laboratorio, acudan a una consulta médica general, se hagan un examen de la vista o acudan a planificación familiar. 

Después de esa primera experiencia, cuando el Dr. Vagón regresa a dichas comunidades, antes de las 6 de la mañana ya hay más de 100 personas formadas con la esperanza de recibir atención médica.

Los doctores han logrado detectar cáncer de mama o de próstata en mujeres y hombres que quizá no se sentían mal o que nunca se habían realizado ese estudio. 

El Dr. Vagón tiene alianzas con otras entidades de salud como FUCAM, por medio de la cual se puede diagnosticar cáncer de mama a una mujer en tiempo real para brindarle el tratamiento en el mismo día o a los días posteriores, ya que el tren se estaciona de 4 a 5 días en una comunidad. De ser necesario, los pacientes que requieran mayor atención son canalizados a los centros de salud más cercanos o a las ciudades. 

(Foto: Especial)

Trabajar en el Dr. Vagón no es una aventura, es un compromiso

El Tren de la Salud mide cerca de 600 metros de largo por lo que solo puede hacer paradas en lugares donde haya una vía que cubra por lo menos esa distancia. Además, se busca que la población sea mayor de 15 mil personas a la redonda ya que se tiene la capacidad de atender a 500 personas al día. 

A veces las personas hacen largos viajes desde sus comunidades para llegar a donde se ubica el Dr. Vagón. Pero no solo llegan a lugares alejados, sino también a ciudades grandes como Culiacán, ya que también en las urbes hay mucha desigualdad social. 

Para elegir a los médicos que laboran en el tren, el doctor Ricardo tiene un arquetipo específico.

Los que dicen que quieren trabajar aquí para vivir la aventura o porque quieren ser altruistas, los descartamos porque son los que menos duran, porque uno va a trabajar, son jornadas de 12 o 13 horas y no todos aguantan

Tampoco buscan a los mejores ni los más preparados ni a los que tengan más especialidades, sino a los que tengan un mayor nivel de compromiso.

Tenemos una ginecóloga que nos ha dicho que ella ha operado hasta en la calle y que está acostumbrada a trabajar con lo que sea

Para ser doctor, amor y pasión es lo que ayuda a aguantar 

Todos los médicos y enfermeras que tenemos son muy trabajadores, ves ese amor y esa pasión que tienen por lo que hacen, que es lo que los ayuda a aguantar

Elizabeth considera que lo más difícil de trabajar en el Dr. Vagón es el cansancio, pero no es algo que la limite, dice.

Al contrario, cada vez que empiezo una nueva ruta me da emoción. Es un nuevo reto. Otra cosa difícil es no tener tiempo para ti y estar lejos de tu familia, sobre todo si sucede algo y tú no estás ahí

Para Ricardo, lo más importante de ser médico es tener la satisfacción de que ayudas a las personas y que se tiene la capacidad de generar un impacto positivo que mejore su calidad de vida. 

A Elizabeth le gustaría que en México cambiara la percepción que se tiene de los médicos. Ella pide que se les valore más y sobre todo, que se les tenga confianza de saber que lo único que busca el doctor es el bienestar del paciente.