El doctor Julio Frenk, se trata de uno de los mayores expertos de salud pública en México, lo que incluso lo vuelve uno de los principales ejemplos de profesionales en esta área que podrían motivar a los futuros médicos y médicas que están en proceso de formación.

La idea de la generosidad a otros fue su motivación

Uno de los mayores representantes de la salud pública en México, es sin duda el doctor Julio Frenk, ex ministro de Salud en México y ex Secretario de Salud, actual presidente (rector) de la Universidad de Miami desde 2017, quien además participó en la OMS y otras instituciones, como Harvard. 

Graduado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con maestría en salud pública y doctorado en Organización Médica y Sociología de la Universidad de Michigan, el doctor Frenk asegura que su principal razón para ser médico fue su historia familiar.

Más allá de ser la cuarta generación de su familia en ser médico, el doctor Frenk explica que su mayor motivación para ser médico, fue la de devolver la generosidad a la sociedad que recibió a su familia (sus abuelos paternos) cuando llegaron de Alemania en los años 30.

El doctor Julio Frenk asegura que esa idea de solidaridad y generosidad a otros, aunque pudieran lucir extraños, fue algo que le llamó la atención, y que permitió que posteriormente él y sus hermanos pudieran nacer.

(foto: freepik)

La salud pública se trata de un medio para brindar ayuda colectiva

Bajo esta misma premisa de regresar la generosidad recibida a su familia como una forma de agradecimiento, es que el doctor Frenk se interesó por la salud pública, que además él visualizó (y sigue haciéndolo) como una herramienta para corregir la desigualdad social.

Aunque él narra que durante sus estudios universitarios le nació el interés por la clínica (es decir, la atención a pacientes), y por la fisiología (el funcionamiento del cuerpo), la salud pública resultó serle más atractiva, ya que podía ser un medio para corregir la desigualdad social, cosa que le generaba interés.

“De manera que siempre tuve esa inclinación, y conforme fui destilando mis intereses en la carrera, llegó un momento en que me di cuenta que la salud pública me ofrecía el camino… Me encantaba la clínica, y me encantaba la idea de poder ayudar y de afectar la vida de una persona a la vez, pero que la salud pública me ayudaba a tener ese impacto colectivamente”, contó.

El doctor también agregó que la salud pública no difiere tanto de la clínica o de la práctica médica más convencional, pues su ciencia (la epidemiología) permite realizar diagnósticos y descubrir los problemas que aquejan a la sociedad.

Los logros de la salud pública han sido notorios

En la formación de los jóvenes médicos hace falta de ejemplos o figuras dedicadas a la salud pública, que puede resultar desmotivante para que estos se puedan inclinar por esta rama de medicina, agregó el doctor Guillermo Torre, rector de Tec Salud.

Sin embargo, a pesar de esto, la salud pública ha tenido grandes avances y logros en nuestro país, y el doctor Julio Frenk estuvo involucrado y fue partícipe de algunos de ellos, como:

  • La formación del Instituto Nacional de Salud Pública, para definir políticas públicas en salud, primeramente llamado Centro de Investigaciones en Salud Pública, en conjunto con el Dr. Guillermo Soberón, que aunque inició como centro de investigación, es actualmente responsable de formar a la mayoría de doctores en salud pública en nuestro país
  • La introducción del Seguro Popular, que amplió el acceso a la atención médica a la población general, y brindaba cobertura universal integral.

Doctor Frenk también tiene recomendaciones en educación

El doctor Julio Frenk, que cuenta con 180 artículos en revistas académicas, y ha sido creador de libros y capítulos, tanto de libros como de revistas, asegura que el conocimiento es la mejor herramienta para cambiar y transformar de forma positiva la sociedad.

Para los estudiantes, Frenk indica que lo ideal es recordar que no se debe seguir un solo carril, que existe la posibilidad de “plasticidad” en los empleos y la vida, aunque se debe saber qué se quiere hacer para mantenerse firme a ideas y valores centrales, aún aprovechando oportunidades.

“La vida es un río no a la mitad de un río, sino en el Delta. Y cuando tú tienes claro cuál es tu río, entonces habrá oportunidades de seguir una rama del Delta u otra, puedes seguir distintas, y hay que tener esa flexibilidad y apreciar las oportunidades, siempre que te mantengas fiel a tu río”, aconsejó el Dr. Frenk.