El doctor Mike Alonso Vivas Rubio es médico internista y neumólogo y en sus más de 20 años de experiencia en la medicina, asegura que ha enfrentado muchos retos, tanto personales como con sus pacientes, pero asegura que uno de los más importantes ha sido trabajar en la prevención de enfermedades en México.

Las enfermedades crónicas no transmisibles son una bomba de tiempo 

Desde el punto de vista del médico, en el país es urgente trabajar en la prevención, porque son muy prevalentes las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, que son una “bomba de tiempo” para el país. 

(Foto: Dr. Mike Alonso Vivas Rubio)

“Estas enfermedades favorecen la muerte prematura, las personas dejan de trabajar por las molestias o viven con dolor y discapacidad, sin olvidar los altos costos del tratamiento”, dice el experto en entrevista con SuMédico. 

Además, traen consigo otras enfermedades, como la obesidad que favorece muchos cánceres, enfermedades respiratorias, problemas articulares y cardiovasculares. “La obesidad genera 43 o 44% de la diabetes en el mundo”, agrega.

De acuerdo con la Federación Nacional de Diabetes, hay 14 millones de personas con diabetes en México y solo 2 de cada 10 están en control de su enfermedad. Y la única forma de evitar consecuencias clínicas como la falla renal y la necesidad de trasplante, las amputaciones o la ceguera es abordar tempranamente a los pacientes y ahí, dice el doctor Vivas, queda mucho trabajo por hacer. 

Se deben abordar los problemas de salud de forma conjunta 

Ante la alta incidencia de enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad en México, el doctor Vivas asegura que es necesario abordar el problema de manera mancomunada, es decir, sector público, privado y farmacéuticas.

“No para vender más, sino para que los pacientes no terminen con enfermedades catastróficas”, asegura el doctor.

Otra de las necesidades es el acceso a medicamentos, porque el que tiene los recursos puede pagar la innovación en el sector privado y el que no, tiene que adecuarse a lo que hay en el sector público, dice el experto, pero resalta que las necesidades de todos los seres humanos son las mismas.

“Así que debemos buscar cómo, desde la industria, podemos aportar en términos de acceso”, concluye. 

Desde pequeño le apasionaba entender cómo ocurre una enfermedad  

El también director médico, clínico, regulatorio y de calidad para Novo Nordisk México, relata que desde muy pequeño le apasionó la idea de ser médico, principalmente por el contexto científico, el servicio de la humanidad y el poder ayudar a otros.

“Uno desde niño tiene esa imagen muy altruista de lo que es la profesión médica y de servicio, pero más allá de todo eso lo que me encantó de la medicina, es lo que hay detrás de la ciencia, el funcionamiento del cuerpo humano, las diferentes posibilidades de tratar o prevenir las enfermedades”, dice. 

El experto recuerda que tenía dos opciones de vida, las áreas quirúrgicas, que son más resolutivas y que por supuesto ayudan mucho a las personas que requieran una cirugía, o enfocarse más en la parte clínica, que abarca el funcionamiento del cuerpo humano, entender la fisiología normal y cuando se altera cómo se puede intervenir.

Ahí es donde nació su gusto por la medicina interna porque asegura que le gustaba mucho entender por qué se produce una enfermedad, cuál es la raíz, cómo se puede intervenir y, por supuesto, prevenir.

“Ese entendimiento de la fisiología y de la fisiopatología, el pensar y poder discutir los diferentes casos clínicos con mis colegas me encantó”, asegura.

Actualmente, el doctor Vivas es director médico del laboratorio Novonordisk de México y ha trabajado en áreas de estudios clínicos, asuntos regulatorios, economía de la salud, calidad, cuidados primarios y vacunas.

En cuanto a la neumología, el doctor Vivas destaca que es una rama de la medicina relativamente nueva si se compara con cardiología o neurología y en su país, Colombia, había pocos neumólogos, eran solo 50 en ese momento.

“Vi una necesidad no satisfecha de profesionales en esa rama y de atención a las personas con enfermedades respiratorias”, detalla. 

En la medicina hay dos tipos de retos

En la medicina hay dos tipos de retos, según el experto, uno cuando se enfrentan a situaciones específicas con pacientes y, por otro lado, los personales. 

En ese sentido, el doctor Vivas relata que al estudiar medicina y hacer una especialidad, son 13 a 16 años de vocación de estudio y cuando él era estudiante no había una compensación económica para residentes. 

Había que pagar la especialización, la subespecialización y adicionalmente subsistir. “Por esa época me casé, muy joven, era apenas médico general y ya tenía una responsabilidad en casa”, recuerda.

“No se me olvidan esos años de especialidad y subespecialidad, porque en paralelo tenía que trabajar para poder sostener a mi familia, fue una situación difícil”, agrega.

El doctor vivas llegó a hacer 27 turnos de noche al mes. “Solo llegaba a dormir a mi casa 3 días en todo el mes por mi gran necesidad de trabajar y estudiar, para lograr mi sueño de especializarme. Fueron muchos años de sacrificio y resiliencia”, dice. 

Ayudó a rehabilitar a una paciente muy grave y luego ella lo recordó 

En cuanto a lo profesional hay muchos momentos que no se le borran. Uno ocurrió cuando estaba en cuidado intensivo, donde se ven pacientes con alto riesgo de morir, que entran por una crisis o emergencia que amenaza su vida.

El doctor Vivas recuerda que le impactó mucho el caso de una señora joven que llegó con una infección sistémica llamada sepsis o síndrome inflamatorio sistémico.

Esta mujer tenía algo muy extraño y muy grave, recuerda el experto, pues la habían operado de las válvulas del corazón e hizo un embolismo séptico. “Después de la cirugía pueden quedar hongos o bacterias en las válvulas del corazón que con el tiempo crecen y van al pulmón o a la sangre y se vuelven una enfermedad sistémica que puede ser mortal”, detalla. 

La probabilidad de sobrevivir de esta paciente era de menos del 5%, llegó en muy malas condiciones, según el médico, quien además supo que ella era madre soltera, tenía un hijo con síndrome de Down y vivía solo con su mamá.  

“Estuvo tres meses en el hospital y al final logramos sacarla de ese estado crítico, yo fui parte del grupo de rehabilitación cardiopulmonar porque la enfermedad hace que los músculos se desgasten y se atrofien, así que la paciente no podía respirar ni valerse por sí misma”, relata.  

La paciente se recuperó y a los tres meses le dijo al doctor Vivas que se acordaba de él porque la había ayudado a sobrevivir.

“Fue muy extraño, porque a estos pacientes se les aplica sedación, analgesia, opioides, narcóticos y muchos medicamentos para que no sientan dolor y se les pueda dar ventilación artificial”, señala el experto.

Al final, ella fue quien le ofreció al doctor Vivas entrar a la industria farmacéutica, aunque recuerda que primero le dijo que no, porque en ese entonces la industria era lo opuesto a la práctica médica, había muchos sesgos.

El 90% de la investigación en terapias innovadoras es por la industria farmacéutica

“Actualmente, todo está regulado, existen códigos de ética, de transparencias locales e internacionales que regulan las relaciones entre la industria farmacéutica, los médicos y la sociedad, asociaciones y sociedades médicas, para evitar cualquier tipo de relación que afecte a alguno de los lados”, puntualiza. 

Hoy la industria es parte de los sistemas de salud, asegura el experto, porque sin la industria farmacéutica, de investigación y desarrollo, la innovación y las nuevas terapias para tratar y prevenir enfermedades no podrían ser una realidad. 

“El 90% o más de lo que se investiga en cuanto a terapias innovadoras y tecnologías en salud, son gracias a la industria farmacéutica”, destaca el experto.

En sus años de experiencia, este experto ha visto que como médico en la industria hay muchas formas de aportar en la transferencia del conocimiento basada en evidencia y en estudios clínicos a otros médicos, asociaciones, sociedades e investigadores.

Estudios clínicos de la industria dejan muchos beneficios 

Un privilegio muy grande que tienen en la industria en México, según el doctor Vivas, es manejar estudios clínicos que aportan a la innovación médica y la transferencia tecnológica.

“Se ha visto que los países que entran en proyectos de investigación mejoran siempre su calidad de vida porque como son estudios controlados les enseñamos a mejorar su estilo de vida, tomar sus medicamentos y se crea un hábito de vida”, asegura.  

Por otro lado, se generan empleos tanto directos como indirectos porque cada vez que se tienen estudios clínicos contratan más gente. Asimismo, contribuyen a traer inversión extranjera y que se quede en el país.

También trabajan en programas de acceso a atención médica en poblaciones más vulnerables y colaboran en proyectos sociales.

“Hay muchas formas de trabajar, somos parte de la sociedad, del desarrollo y de la innovación”, puntualiza el experto.   

El papel de la industria farmacéutica en la pandemia fue fundamental

El doctor Vivas refiere que en la pandemia por covid-19 diversas farmacéuticas buscaron desarrollar vacunas muy rápido, mismas que afortunadamente se tuvieron en México, lo que ayudó a controlar la mortalidad por covid. 

“Quienes no somos parte de la infectología e inmunología, cambiamos todo, pensamos en cómo podíamos aportar desde el conocimiento y, sobre todo, cómo podíamos promover la prevención a través de los médicos, sociedades científicas y público general”, detalla. 

Más allá de la presencia y la comercialización de un medicamento, asegura que se interesaron en el bienestar social.  

Identificaron también a las poblaciones de más alto riesgo de enfermedad severa y muerte, según el experto, como las personas con diabetes y obesidad, por lo que trabajaron para generar conciencia, especialmente porque en el país hay altos niveles de estas comorbilidades. 

“Buscamos que las personas que sufren de estos padecimientos se controlaran adecuadamente y así disminuir su riesgo de muerte por covid”, refiere.

Asimismo, asegura que contribuyeron con donaciones de insumos médicos, como cubrebocas y gel antibacterial para los hospitales y las clínicas.

Se deben definir las prioridades en salud en México y trabajar en conjunto

Hay mucho por mejorar, dice el doctor Vivas, pero una de las prioridades es crear una mesa de diálogo conjunta tanto el sector público, privado, las sociedades científicas y las compañías farmacéuticas, en donde se definan las dos o tres prioridades para el país en salud, como las enfermedades cardiacas y la diabetes.

La idea es que puedan definir planes conjuntos no solamente de tratamientos, sino de promoción de la educación en salud, cómo enseñarles a los padres de familia y a los niños desde que están en la escuela a comer mejor y hacer ejercicio. 

“También se debe buscar acceso a terapias nuevas en donde el sector público no tiene acceso ya sea por costos o desconocimiento, para tener coberturas más grandes, especialmente a las personas vulnerables, para que también tengan acceso a la innovación”, dice el experto.

Lamentablemente, para lograr esto los procesos administrativos son muy lentos y se requiere de confianza entre las partes, agrega el doctor Vivas, para que se respete la transparencia y los códigos de ética y de comportamiento, que es lo más importante. 

Medicina personalizada y terapia de células madre son avances en la innovación médica

En su experiencia, el doctor Vivas señala que se ha visto una transición en la innovación médica, porque antes todo estaba muy enfocado hacia la curación, buscar intervenir cuando ya se presenta la enfermedad, pero hoy se busca innovar desde la prevención.

“Hay avances que nos dicen si una persona va a padecer de una enfermedad, como el mapa genético, donde vemos cómo se comportan los genes frente a ciertas patologías y podemos hacer diagnósticos prematuros”, asegura.

Otro de los avances importantes es la medicina personalizada, porque según el experto, se ha visto que los medicamentos no funcionan igual en las personas con la misma enfermedad.

Por ejemplo, hay ciertos, cánceres, como el de pulmón donde los casos parecen similares, pero el medicamento actúa de forma distinta en cada paciente.

“La medicina personalizada es como ‘hecha a la medida’ para la persona con la enfermedad”, puntualiza.

Para ello, dice el director médico de Novo Nordisk, se está trabajando mucho en entender la parte genética de la enfermedad, pero también está ayudando la inteligencia artificial para saber qué personas responden mejor a una terapia o a otra. “Eso ha sido maravilloso y con covid estos avances se aceleraron aún más”. 

Finalmente, hay un cambio en la investigación ya que antes se investigaba de productos de síntesis química, por ejemplo, el paracetamol, que es un analgésico; las terapias actuales son biológicos o biotecnológicos como los péptidos y proteínas que se utilizan para tratar muchas enfermedades.

“El 90% de la investigación es biotecnología y no más del 10 al 15% es síntesis química, es un cambio total”, agrega el experto.

Se podría curar la hemofilia modificando los genes

De igual forma, destaca que están trabajando en fármaco -genómica, con lo que se están modificando los genes para que se curen enfermedades como la hemofilia, arreglando los genes dañados.

También se está trabajando en RNA de interferencia que sirve para evitar que una persona produzca o sintetice ciertas proteínas o péptidos que causan una enfermedad, aunque es necesario identificar oportunamente la enfermedad para poder intervenir.

Finalmente, se tiene la terapia de células madre para curar enfermedades como la diabetes tipo 1, con la que buscan trabajar con células que tienen la potencialidad de convertirse en cualquier órgano, como el páncreas, y trasplantárselas a las personas enfermas. 

Las células madre son un aliado en enfermedades como la falla cardíaca, porque ayudan a que el corazón se regenere

“La medicina está migrando y con la inteligencia artificial vamos a tener innovaciones mucho más rápidas a nivel mundial”, indica el doctor Vivas.

El experto concluye que la industria farmacéutica tiene un rol importante no solo en la innovación, sino en la educación, porque se requiere educar en estas nuevas terapias a muchos médicos.