La infertilidad en México no se considera una enfermedad y, por lo tanto, no existen programas por parte del sector de salud público para ayudar a las mujeres y hombres que padecen este problema, señala en entrevista con SuMédico, la doctora María de Lourdes Flores Islas, directora médica de UR Crea Medicina Reproductiva

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 186 millones de personas en el mundo padecen infertilidad, lo que lo convierte en un problema de salud pública que debe ser atendido, explica el organismo.

En México, las personas que padecen un problema de este tipo deben acudir al sector privado para recibir atención, diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, el reto al que se enfrentan es el alto costo de esta rama de la medicina, de la que las aseguradoras tampoco brindan cobertura. 

(Foto: Dra. Ma. Lourdes Flores)

De tal forma que muchas parejas y mujeres son incapaces de lograr la reproducción, una función biológica inherente a los seres vivos y a la que se tiene derecho de acceder. Al respecto, la OMS dice:

“Los individuos y las parejas tienen derecho a decidir el número de hijos que desean tener, el momento de tenerlos y el intervalo de tiempo entre los nacimientos. Por consiguiente, abordar la cuestión de la infertilidad es una parte importante de la realización del derecho de los individuos y las parejas a fundar una familia”.

La doctora María de Lourdes Flores indica que en México existen alrededor de 1.8 millones de parejas que no han podido lograr el embarazo y anualmente se estima que 250 mil parejas sufrirán el mismo problema. 

“En México la infertilidad no se considera una enfermedad, pero los pacientes continúan sufriendo”

La doctora María de Lourdes Flores Islas se ha dedicado desde hace 15 años al campo de la medicina reproductiva y la biología de la reproducción. Ha contribuido en más de 2 mil fecundaciones in vitro y más de 1,500 cirugías reproductivas. 

Además pertenece a la Sociedad Europea de la Reproducción Humana y Embriología ESHRE, el Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (COMEGO) y es socia titular activa en la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR). 

La doctora se formó como médica cirujana y especialista en ginecología y obstetricia en la UNAM y posteriormente se especializó en biología de la reproducción por el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) “Isidro Espinosa de los Reyes”.

El primer acercamiento de la doctora con la medicina fue difícil. En la segunda mitad de la década de 1980, su hermano cursaba la carrera de medicina cuando enfermó de VIH y falleció.

Yo era muy chica, tenía 6 ó 7 años y creo que eso es lo que me impulsó a estudiar medicina. Yo quería contribuir a encontrar la cura

Posteriormente decidió estudiar ginecología y obstetricia porque ella sintió que en otra vida fue partera, ya que siempre se identificó con ayudar a las mujeres a parir. “Decían que tengo facilidad para guiarlas en el parto”. Después se decidió por biología de la reproducción por ver tantas mujeres que luchan por tener hijos pero no pueden. 

(Foto: https://www.scientificanimations.com/FertilizationCC BY-SA 4.0)

Una pareja con infertilidad tarda en promedio 8 a 10 años en llegar con un médico especialista 

La biología de la reproducción se dedica a ayudar a las parejas o personas que no han podido tener un embarazo a lograrlo. En México todavía no se permite que los hombres de orientación sexual gay que busquen tener hijos lo hagan mediante esta especialidad. 

Desafortunadamente, el campo de la biología de la reproducción tiene una mayor demanda año con año, indica la doctora Flores y agrega que cada vez más mujeres jóvenes acuden con problemas relacionados a la infertilidad. 

En ese sentido, la doctora hace un llamado a todas las mujeres, sin importar su edad o si planean tener un bebé en un futuro próximo, a que acudan a las clínicas de medicina reproductiva para una revisión y descartar problemas relacionados a la fertilidad. 

Una mujer puede comenzar a buscar atención médica en la biología de la reproducción bajo las siguientes condiciones:

  1. Es menor de 35 años y sin usar protección anticonceptiva no has logrado tener un embarazo en un periodo de un año
  2. Es mayor de 35 años y sin usar protección anticonceptiva no has logrado tener un embarazo en un periodo de 6 meses

Una pareja con infertilidad tarda en promedio 8 a 10 años en llegar con un médico especialista en biología de la reproducción. Ya perdieron un tiempo valiosísimo

Además, subraya la importancia de acudir con doctores y clínicas certificadas cuando se busca tratar un problema de fertilidad. Para esto se puede buscar en internet la cédula profesional del médico y la certificación que tiene el consultorio. 

De lo contrario, los pacientes corren un grave riesgo de desperdiciar tiempo y dinero en tratamientos que no les ayudarán a revertir su trastorno. Al respecto, la especialista recuerda que ha tenido casos en los que la pareja había sido atendida por médicos que ni siquiera tenían la especialidad en ginecología. 

5 factores que se evalúan para determinar infertilidad en hombres y mujeres

La especialista explica que hay un protocolo mundial que se ejecuta en los pacientes que acuden a dichas clínicas. Se trata de cinco factores, 4 en la mujer y 1 en el hombre, que deben ser correctos para poder lograr un embarazo

En el caso del hombre, el único factor que determina la infertilidad es el conteo de espermas y se evalúa la cantidad, la calidad y la movilidad a fin de saber si son espermatozoides con potencial fertilizante. 

En la mujer son cuatro factores los que se someten a revisión para buscar problemas de fertilidad, estos son:

  1. Ultrasonido para revisar que no haya alteraciones en el útero y ovarios (miomas, endometriosis, quistes ováricos, tumores o lesiones)
  2. Exámenes para buscar infecciones, principalmente de transmisión sexual siendo las más importantes la clamidia, ureaplasma y mycoplasma
  3. Perfil hormonal para revisar que todas las hormonas que intervienen para llevar a cabo una ovulación estén en cifras y en concentraciones normales 
  4. Revisar que la parte que comunica el útero con los ovarios, es decir, las trompas de Falopio, estén permeables y que no haya ninguna obstrucción

En caso de que exista alguna alteración por parte del hombre o la mujer, el o la paciente se someterá a un tratamiento y posteriormente se iniciará el proceso de las técnicas de reproducción, indica la ginecóloga. 

(Foto: https://www.scientificanimations.comIVFCC BY-SA 4.0)

Cada mes hay una probabilidad de 20% de embarazo; con la medicina reproductiva es del 50%

Las técnicas de reproducción varían de acuerdo con su grado de complejidad. Por una parte, están las técnicas de baja complejidad y las de alta complejidad. Cuál será utilizada dependerá de los factores previamente mencionados. 

Siempre es importante dar a la pareja toda la información de los problemas a los que se enfrentan y las opciones que tienen, para que de forma informada conozcan lo que se pretende realizar

La especialista explica que en la reproducción humana la tasa de éxito para una pareja sin problemas de fertilidad y que no utilice métodos anticonceptivos, es del 20% para lograr un embarazo cada ciclo menstrual. Los pacientes con infertilidad tienen un porcentaje mucho menor o nulo.

  • Las técnicas de baja complejidad incluyen: el coito programado y la inseminación; tienen un porcentaje de éxito del 20% para cada intento
  • Las técnicas de alta complejidad incluye la fertilización in vitro y sus diferentes variantes; tiene un porcentaje de éxito del 45 a 50% por cada intento

Otra rama de la biología de la reproducción es la que apoya a las mujeres a tener hijos en el momento que ellas deseen sin tener que descuidar otros aspectos de sus vidas o si tienen alguna enfermedad que les impedirá tener hijos en el futuro. 

Se trata de la preservación de la fertilidad mediante la que se guardan óvulos o espermatozoides para preservar su fertilidad y que puedan ser fecundados en el momento que la mujer o la pareja lo desee. 

“Comunicar a los hombres su infertilidad sin lastimarlos es un reto”

La doctora también hace énfasis en que esta rama de la medicina requiere un tacto humano y empatía especiales.

(En la infertilidad) la cuestión emocional en las mujeres es muy fuerte. Son pacientes muy sensibles y no cualquiera tiene el tacto para tratarlas

De igual manera, la especialista considera que una parte difícil de su campo es comunicar a los hombres cuando ellos tienen un problema de infertilidad.

Una parte difícil en la reproducción asistida es aprender a decirles el diagnóstico y tratamiento sin lastimarlos o hacerlos sentir mal

“El objetivo es que la pareja desarrolle la confianza contigo (como médico) para decir ‘creo en todo lo que me estás diciendo y voy a seguir al pie de la letra todo lo que estamos platicando’”. 

La doctora considera que eso es una parte esencial del desarrollo de cada médico y que tiene que lograr con sus pacientes.

Al respecto, la ginecóloga platica que su mayor aprendizaje durante sus estudios se resume con la frase trata a los demás como quieres ser tratado. Para ella, esa es la lección más grande que se llevó y que continúa practicando durante sus acercamientos con los pacientes. 

Me ha tocado muchas veces que algunos colegas no tienen el tacto para decir las cosas y caray, te llevas un mal sabor de boca

(Foto:  Blausen.com staff (2014). Medical gallery of Blausen Medical 2014)

La infertilidad causa estigmatización social en las mujeres

La OMS señala que la infertilidad conlleva importantes repercusiones negativas en la vida de quienes la padecen. En particular, las mujeres corren un mayor riesgo de violencia, divorcio, estigmatización social, estrés emocional, depresión, ansiedad y baja autoestima. 

Adicionalmente, el organismo indica que la infertilidad puede tener efectos económicos negativos cuando los hogares incurren en un nivel catastrófico de pagos directos para acceder al tratamiento.

La doctora Flores considera que en México, el campo de la biología de la reproducción está abandonado. Hace falta impulsar la investigación y sobre todo, brindar los recursos para que los hallazgos puedan ser aplicados con rapidez. 

Asimismo, hace falta un instituto de la reproducción en el país, agrega. Para ello, se debe considerar a la infertilidad una enfermedad y manejarla con la debida seriedad y compromiso, como se hace con otros padecimientos, comenta.

De aquí a 10 años espero que haya mayor investigación, más difusión y que las mujeres y hombres se preocupen por su salud reproductiva desde jóvenes

SIGUE LEYENDO: