Dentro de las fotografías que tiene la familia del doctor Jorge Eduardo Cossío Aranda se encuentra una de cuando era pequeño: lleva un maletín de doctor, pero su destino a esa edad todavía no era un hospital para curar a las personas, sino a otro ser vivo de gran relevancia para el planeta… las plantas.

Resalta en entrevista con SuMédico que desde esos años ya tenía la intención de ser médico y nunca ha cambiado ese deseo.

Años han pasado desde que le tomaron esa foto, pero el gusto por ayudar y mejorar las condiciones de vida de la población sigue vigente.

“Mi preocupación siempre ha sido la gente. No me veo fuera de ello. Estudiar medicina viene de una vocación que tengo desde la infancia”, señala el doctor Cossío para SuMédico.

Hoy puede presumir haber sido jefe del departamento de Consulta Externa y de Clínicas de Atención Cardiovascular Especializada en el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, ser presidente electo de la Sociedad Mexicana de Cardiología e investigador del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y de los Institutos Nacionales de Salud.

“Tuve el privilegio de fundar 14 clínicas de atención cardiovascular, que posteriormente han sido enmarcadas en el Diario Oficial de la Federación, con un apoyo irrestricto de los doctores Jorge Gaspar Hernández y Sergio Trevethan”, indica.

“Las mujeres se mueren del corazón 7 veces más que en el cáncer de mama después de los 40-50 años, pero no son tomadas en cuenta”

Foto: doctorjorgecossio.mx

"Es un don, pero ya se trae la vocación y uno la desarrolla"

El presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología en el periodo 2022-2024 cree que es un don el ser médico, pero que ya se trae la vocación y uno la va desarrollando con el paso del tiempo.

“Conforme fui creciendo, me fui dando cuenta que eso era lo que me gustaba y que eso era lo que yo quería. Siempre he perseguido ese sueño y sé que el médico tiene que tener la actitud y la aptitud y que por eso se debe estar preparando constantemente”, comenta el especialista.

“Lo importante es que el médico nunca pierda su actitud de servicio, que a veces se nos olvida un poquito. Es una lucha constante, pero también es de vocación. El que llega a terminar la carrera siempre va a ser el que la tiene”

Recientemente, el doctor Cossío supervisó y realizó una jornada gratuita para la detección de cardiopatías congénitas en Chiapas, con la finalidad de reducir la prevalencia de este padecimiento.

“Un 5.8% o poquito más de mortalidad por cada 100 mil habitantes corresponde a los niños de Chiapas. Dicho estado es el primer lugar en cardiopatías congénitas en México”, advierte el experto.

Dentro de su extenso currículum, destaca el ser miembro de otras sociedades de cardiología como International Member of European Society of Cardiology y Fellow of American College of Cardiology, además de ser vocal de capítulos, secretario adjunto y vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología.

Pero también una distinción que se ve difícil de alcanzar:

“He recibido en dos ocasiones el Premio Maestro Ignacio Chávez sobre investigación en Cardiología. Creo que nadie más lo ha conseguido”

También es profesor de pregrado y postgrado de Cardiología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

(Foto: proporcionada por el doctor Cossío)

¿Cuáles son los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos mencionan que los factores de riesgo para las enfermedades del corazón incluyen:

  • Presión arterial alta
  • Niveles de colesterol en sangre no saludables
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Mala alimentación
  • Alcoholismo
  • Tabaquismo

“¿Un caso que me ha marcado? Ver gente morir mientras espera ser atendida”

Su profesión lo lleva al abordaje de la primera causa de defunción en los mexicanos según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Las últimas cifras, presentadas por la institución el 27 de julio de 2022, indican que las enfermedades del corazón causaron el fallecimiento de 226,703 personas en el país, de las cuales 102,613 fueron mujeres y 124,081 hombres.

De acuerdo con el registro, se vio un incremento en las muertes generales y en ambos sexos:

  • En el ámbito general se dieron 218,703 en 2020
  • En 2020 fallecieron 121,556 varones
  • En 2020 perdieron la vida 97,132 mujeres

“Si lo ponemos en proporción, comparando dos años de pandemia con uno, es hasta seis veces más de lo que se mueren del corazón de lo que lo hacen por covid-19”

Para el doctor Cossío, han existido muchos casos que lo han marcado dentro de su trayectoria y hay acciones que lo llenan de orgullo:

“Generalmente estar de lado la persona que sufre. Una de las cosas que más he querido del Instituto Nacional de Cardiología, mi instituto, es ver a pacientes que no tienen acceso a la salud que vienen a tocar las puertas y que se les abren y son atendidos”, destaca

"Ser médico siempre es un llamado a hacer el bien para el otro"

Pero existe una situación que le causa tristeza: que sigue existiendo una desatención.

“Recientemente, vi casos que me marcaron muchísimo debido a la pandemia de coronavirus. He visto gente que esperando se ha muerto y no se les ha tomado en cuenta”, lamenta.

“Si hablamos de la enfermedad cardiovascular como algo muy frecuente, mucha gente no se contagió de covid-19 que tenía enfermedad del corazón, pero se murió del corazón esperando ser atendida”

“Se hace muy poco para que las personas que no tienen acceso a la salud la tengan. Eso no nada más es en México, sino en muchas partes del mundo”, indica el experto.

“No somos héroes, solo estamos haciendo nuestra labor”

Una operación del corazón realizada a tiempo puede prevenir muchas muertes y recibir una atención temprana, también.

A pesar de que se han salvado vidas y que la consulta de un cardiólogo puede significar que una persona vuelva a disfrutar de los suyos, el doctor Cossío indica que no son superhéroes, solo personas que hacen su labor.

“Es interesante que se diga que somos héroes porque el sentimiento no es que estoy salvando vidas, sino que estamos ayudando a la gente. Sí, se siente una satisfacción de que el paciente se vaya bien, pero sabemos que es nuestra obligación hacerlo”, destaca.

Aquí es donde juega un papel muy importante la vocación. El especialista señala que no hay satisfacción más grande para cualquier profesional que haya algo exitoso, pero, en sus palabras, existen situaciones que no están haciendo para que los reconozcan.

“Conozco muchos médicos que diario salvan muchas vidas y no lo andan presumiendo. Es parte de la vocación. En mi caso, el gusto por ayudar a la gente viene desde niño. Personalmente, no creo que somos superhéroes (risas)… solo estamos cumpliendo con una misión que decidimos hacer desde hace mucho tiempo”, concluye.

“No siento que nos encontremos salvando vidas. Siento que estamos dando de nosotros para que las personas puedan seguir adelante y, ¿la verdad? Eso es satisfactorio”