El doctor y director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Germán Fajardo Dolci, fue elegido como presidente de la Academia Nacional de Medicina para el periodo 2022-2024. Recibió el cargo del presidente saliente de la academia, José Halabe Cherem.

Su encomienda ahora será mantener el liderazgo de la institución para seguir impulsando el conocimiento científico, al más alto nivel, en pro de la salud de la población.

Durante la ceremonia de investidura de Germán Fajardo Dolci, se mencionó que el organismo tiene gran fortaleza financiera y académica.

Juan Ramón de la Fuente, expresidente de la academia, miembro honorario y embajador de México ante la ONU, mandó un mensaje videograbado para expresar su reconocimiento, tanto a Germán Fajardo Dolci, como a Halabe Cherem.

Liderazgo y buen juicio, las claves para nombrar a Germán Fajardo Dolci

La sesión solemne de clausura del año académico 2022 se realizó en el Centro Médico Nacional Siglo XXI y Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM, resaltó que la Academia Nacional de Medicina cuenta con gran “autoridad moral”, pues ha sabido sortear dificultades para sacar adelante sus programas académicos, en recientes tiempos atípicos y complicados.

Aun cuando desafortunadamente se ven en el futuro cercano circunstancias que la van a seguir poniendo a prueba junto con otras instituciones, De la Fuente indicó que la academia seguirá respondiendo como lo ha sabido hacer, con honestidad intelectual y rigor académico.

En un video grabado, el ex rector de la UNAMJuan Ramón de la Fuente, sostuvo que Germán Fajardo Dolci, nuevo presidente de la Academia Nacional de Medicina, posee el liderazgo y conocimiento para llevar con buen juicio la institución en el bienio que comenzará en enero de 2023.

La fortaleza de la academia se encuentra en sus integrantes, quienes forman parte de la misma por méritos propios, después de pasar rigurosas evaluaciones sin decisiones sesgadas.

Agregó que el reto de la nueva dirigencia, encabezada por Germán Fajardo Dolci, se encuentra en innovar y “revisar todo aquello que deba revisarse” para seguir impulsando lo que la academia representa para la salud de millones de personas y la medicina en nuestro país, más allá de “las naturales y bienvenidas diferencias” entre algunos de sus miembros.

José Halabe Cherem, presidente saliente de la Academia Nacional de Medicina, mencionó que la tesorería de la institución está fortalecida, pues cumplió de manera cabal, en tiempo y forma, con todas las sesiones académicas programadas durante dos años, pero también desde el punto de vista fiscal y de la donataria.

Afirmó que se vivieron discusiones respetuosas con distintos puntos de vista que revelan que nos encontramos en un mundo de cambios y transformaciones profundos que replantean la concepción de la salud.

“En la actualidad, la actividad del sistema de salud forma parte del eslabón de la cadena que guía las políticas públicas”, dijo.

Cherem enumeró una serie de logros en su administración, como el apoyo al Consejo Nacional de Especialidades Médicas (Conacem) para seguir con sus acciones que viene realizando en el presente, “más allá del intento de desaparecer” a esta asociación civil integrada por miembros diversas academias que certifican realmente la calidad de conocimientos de médicos para asegurarse que el paciente reciba la mejor atención.

En el acto, se encontró Marcos Bucio, secretario general del IMSS, en representación de Zoé Robledo, director del organismo.