Para la gran mayoría de personas, las complejidades de lo que representa el órgano que nos despierta a la vida y nos la quita, el corazón, son difíciles de entender. 

Para nosotros los mortales, del corazón solo entendemos dos cosas: que, así como late, también se puede detener y que es un destino inevitable para todos. 

Pero para el doctor Gerardo Rodríguez Diez, el corazón, aunque máquina compleja, realmente no es más que un “sistema de plomería y electricidad”, como le gusta referirse al sistema cardiovascular

Es que cuando una situación te apasiona, no importa lo complejo que pueda ser el tema; para la persona interesada, no existe nada más sencillo que lo que le llena. Tal es el caso del doctor Diez, quien ha dedicado su carrera al estudio del corazón, sus enfermedades y tratamientos

(Foto: Especial)

La medicina la llevaba en la sangre pues su padre fue cardiólogo, pero la vocación estaba ahí por sí sola. El cuidado y la atención a la salud era el rumbo obvio para alguien que, como él, quería ayudar y curar a las personas. 

El doctor Gerardo Rodríguez Diez es cardiólogo desde hace más de 15 años y su interés por una de las partes más complejas del corazón lo llevó a especializarse en la rama de la electrofisiología

Además, es maestro en Ciencias Médicas por la UAM, miembro del Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Electrofisiología y Estimulación Cardíaca (SOMEEC) y pertenece a la Asociación Nacional de Cardiólogos del ISSSTE, la Sociedad Médica Hospital ABC, la Sociedad Médica Hospital Español y European Heart Rhythm Society.

Asimismo, es coautor de las guías mexicanas de Fibrilación Auricular por el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud y es especialista en cirugías innovadoras de mínima invasión como la crioablación, para la atención de la Fibrilación Auricular, terapia para la cual funge además como médico titular de entrenamiento para México.

"La cardiología es un sistema de plomería y electricidad"

El doctor Diez trabaja en el Centro Médico Nacional "20 de noviembre" del ISSSTE y es el jefe del Servicio de Electrofisiología y profesor titular del curso de posgrado para los cardiólogos que buscan hacer dicha subespecialidad. El ISSSTE es uno de los cinco sitios en el país que entrenan a cardiólogos para esa subespecialidad. 

Además, es subjefe del servicio de electrofisiología del Hospital ABC campus Santa Fe y también es electrofisiólogo titular en Cardias que es un centro pediátrico del corazón. Aunado a ello también es especialista en cirugías innovadoras de mínima invasión como la crioablación y la estimulación fisiológica. 

“La cardiología siempre me gustó porque se me hizo muy fácil, es algo como plomería y electricidad”, dijo el doctor Diez en entrevista con SuMédico y continuó explicando: las arterias coronarias son las encargadas de llevar la irrigación de sangre al corazón, que bombea dicho líquido como si fuera el agua que tiene que llegar a todo el organismo, así como la plomería.

(Foto: Especialidad)

La fuerza que hace que se contraiga el corazón es la electricidad, que es el impulso eléctrico que hace que se contraigan las aurículas y los ventrículos de manera coordinada. Básicamente esas son las funciones del corazón, indica el experto.

Desde que el doctor estudiaba cardiología, la electricidad con que funciona el cuerpo ya le llamaba mucho la atención y por eso desde temprano, Diez se adentró en la electrofisiología, además impulsado por la posibilidad de estar en el quirófano y combinar la teoría con la práctica. 

A la electrofisiología se le conoce como arritmias o ritmo cardíaco, aunque el nombre correcto de la subespecialidad es electrofisiología, y en realidad, es la parte más compleja de la cardiología porque detectar las alteraciones eléctricas es una hipótesis hasta que puede ser demostrada con los catéteres dentro ya en una cirugía. 

Electrofisiología, el ajonjolí de todos los moles (de la cardiología)

Para el doctor Rodríguez, la electrofisiología es el ajonjolí de todos los moles porque tiene que ver con todas las partes de la cardiología, tiene que ver con la cardiopatía isquémica, con la imagen cardiovascular, con la cardiología clínica.

Todo el aspecto de la cardiología, tiene que ver con la electrofisiología. Es algo muy fascinante para mí

La electrofisiología es la parte de la cardiología que se dedica al ritmo cardíaco. El ritmo cardíaco normal del corazón es que lata entre 50 a 100 latidos por minuto y cualquier cosa por debajo de 50 latidos por minutos se llama bradicardia y se trata con marcapasos. 

Cuando son más de 100 latidos por minuto se llama taquicardia y hay varios tipos de taquicardia. Las secundarias que son cuando nos asustamos, cuando nos da fiebre, o cuando vemos a alguien que nos gusta y eso es parte de que se acelere el corazón por sustancias que se liberan por parte del sistema nervioso simpático. 

Otro tipo de taquicardias son las que forman un circuito o reentradas que es un impulso que baja por la vía normal y regresa por un cable extra. Cuando ese impulso gira, alcanza las frecuencias cardíacas a más de 150 o 200 latidos por minuto.

Esas son las arritmias más fáciles de tratar ya que por medio de un cateterismo se localizan los cables extras, se queman o cortan y con eso se cura al paciente en el 95% de los casos, dijo el doctor. 

(Foto: Especial)

¿Por qué nos enfermamos tanto del corazón

La paradoja del doctor es lamentable. Mientras más enfermos haya, más trabajo hay. En ese sentido, dentro del campo de la cardiología, México es un gran contenedor de enfermedades cardiovasculares

En el año 2020, cerca de 2020 mil personas fallecieron a causa de estas enfermedades, de los cuales 177 mil fueron por infarto al miocardio, un padecimiento prevenible al controlar factores de riesgo.  

Al respecto, el doctor Diez señala que las cifras actuales de enfermedades cardiovasculares no solo en México, sino en el mundo, deben su prevalencia a la industrialización, un fenómeno socioeconómico que implica muchos cambios de hábitos, desde el tipo de comida que se consume, hasta la actividad física que se realiza. 

Esa forma de vida lleva inevitablemente al sobrepeso y la obesidad, dos enfermedades que en México tienen una alta prevalencia, ya que el 70% de los adultos en nuestro país padecen un exceso de peso, que es el principal factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardíaca.  

Lo anterior se suma a que en México predominan otras enfermedades que son factor de riesgo para las enfermedades del corazón como la diabetes, la hipertensión y las alteraciones de triglicéridos y colesterol. El problema es que los mexicanos nacemos con esta herencia de hábitos dañinos y seguimos creciendo así. 

El doctor Diez explica que las placas de colesterol se forman desde la infancia, las cuales van aumentado o disminuyendo de acuerdo con nuestros hábitos. Cuando las placas crecen, rápidamente se vuelven frágiles, se rompen y sangran y al sangrar ocluyen la arteria y entonces se detiene el flujo de sangre al corazón, el cual empieza a morirse a los 20 minutos de una oclusión completa. 

El electrofisiólogo señala que por esta razón las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y en México, de tal manera que la ateroesclerosis, las arritmias y la fibrilación auricular son las principales enfermedades cardíacas que atacan a los mexicanos.

(Foto: Especial)

Fibrilación auricular, un problema de salud pública en México 

En México, hace 10 años había 800 mil personas afectadas con fibrilación auricular, cifra que ha ido en aumento en todo el mundo. En el mundo se estima que hay entre 2 o 3 millones de personas afectadas con fibrilación auricular

El problema del padecimiento es que hasta el 20 de los casos pasan desapercibidos, dice el doctor y la primera manifestación de la enfermedad puede ser un evento cerebrovascular

En México hay dos arritmias que son un problema de salud pública: la fibrilación auricular, que no tiene cura, pero se puede controlar hasta en el 80% de los casos y la de muerte súbita cardíaca. Sobre esta última, el doctor explica que no se trata de un infarto que ocurre por la obstrucción de las arterias coronarias.  

La muerte súbita cardiaca se define como la muerte que ocurre en un lapso de segundos a una hora de iniciados los síntomas. “Cuando la gente habla de que alguien se quedó dormido y falleció así, eso es la muerte súbita”. 

El 80% de las muertes súbitas tienen un origen cardíaco, ya sea por una cardiopatía isquémica o por las alteraciones de los canales de sodio o potasio que son los que hacen que se contraiga el corazón

(Foto: Especial)

Lo que un cardiólogo quisiera que sus pacientes supieran 

Si hay un par de cosas que un cardiólogo electrofisiólogo como el doctor Gerardo Rodríguez Diez desearía que todos sus pacientes supieran y es que la mejor medicina de todas es la preventiva, lo cual se puede lograr llevando una vida sana. 

Lo segundo es que después de los 40 años es muy recomendable hacer un chequeo general y si todo está bien, se debe hacer cada 5 años. Para las personas que tiene factores de riesgo como hipertensión, diabetes, sobrepeso, obesidad o niveles altos de colesterol, a partir de los 35 años tienen que tener un chequeo y control. 

A veces las personas se quieren controlar con un medicamento naturista o “natural” porque piensan que las pastillas los van a enfermar, pero la verdad es que lo natural es morirse, entonces usar cosas naturales no te garantiza que no te vas a morir, señaló el cardiólogo

El punto, dice, es tomar los medicamentos a tiempo para poder prevenir los efectos de las enfermedades a mediano y largo plazo y tener una vida mucho mejor. 

Cirugías innovadoras en el corazón de mínima invasión

La fibrilación auricular es la arritmia más común en México y el mundo, y para tratarla se deben hacer dos cosas: identificarla de manera temprana y hacer terapias para mantener el ritmo normal del corazón. La mejor terapia para ello es al crioablación

La crioablación, explica el doctor, consiste en lo siguiente. Las venas pulmonares que están en la aurícula izquierda, son las que inician la fibrilación auricular porque ahí hay rachas de taquicardia.

Esas rachas de taquicardia penetran a la aurícula y desorganizan la contracción, entonces lo que se hace con la crioablación es realizar un par de lesiones alrededor de esas venas pulmonares para impedir que eléctricamente pasen esos impulsos a la aurícula e inicien la fibrilación auricular.

El balón que se utiliza en la crioablación se infla con frío con nitrógeno, hace un par de lesiones y luego se retira y así se hace en las cuatro venas y al final se quita. Ese es el método actualmente más efectivo para controlar la fibrilación auricular a mediano y largo plazo. 

(Foto: Especial)

Ante cualquier sospecha de trastorno del ritmo cardíaco, es importante acudir con el electrofisiólogo

El problema de la fibrilación auricular es que es una enfermedad degenerativa y multifactorial y que puede volver a aparecer en cualquier momento; por eso es importante que se actúe de forma temprana para que no se dilaten las aurículas y haya más probabilidades de controlar al paciente. 

Si la fibrilación auricular se deja sin tratar, ésta genera más fibrilación y hace que crezcan las aurículas y provoca una lesión mucho más severa y un desarreglo completo del corazón. El problema es que la crioablación es una cirugía innovadora, por lo que no hay muchos especialistas que la realicen en México. 

A nivel nacional hay 150 electrofisiólogos y la mitad de ellos hace cirugías de alta complejidad. Por fortuna, dice el doctor, el paciente tiene la posibilidad de acceder en cualquier sistema de salud en la Ciudad de México. 

Si una persona sospecha tener un trastorno en el ritmo cardíaco debería acudir directamente con el electrofisiólogo, señala el doctor, pues es muy importante no perder tiempo para resolver de manera más efectiva el problema.