Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2021 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Tu hijo muerde y pega? Así puedes corregirlo

Existen muchas razones por las que un hijo muerde y pega y es necesario entenderlas para corregirlo adecuadamente

SUSANA CARRASCOJun 02, 2021 
Tiempo de lectura: 7 mins.
Con amor y comprensión se debe corregir a un niño que grita y pega. Foto: PEXELS

Lo + leído

¿Tu hijo muerde y pega? Sin duda, se trata de uno de los comportamientos más difíciles de controlar en los niños y lejos de ser algo normal, tiene motivos muy específicos. Afortunadamente se pueden controlar con las técnicas adecuadas. Toma nota.

Antes de analizar qué podemos hacer para evitar que un niño tenga un comportamiento agresivo es importante conocer las causas que lo llevan a actuar de esa manera, pues solo así lograremos responder ante de los desencadenantes.

(Foto: Pixabay) 

Por ello, si tu hijo muerde y pega a otros niños o incluso a ti o a sus hermanos, a continuación, te explicamos por qué lo hace y, sobre todo, lo que se debe hacer (y lo que no) para corregir esta conducta.

¿Por qué mi hijo muerde y pega?

Entre las principales razones por las que tu hijo muerde y pega, se encuentran:

-Llamar la atención: Cuando el pequeño siente que ha dejado de ser el centro de atención, por ejemplo, en la escuela o cuando tiene un nuevo hermanito, puede creer que la forma más eficaz de recuperar su posición es mediante la agresión.

-Imitación: Hay casos en que los niños observan que otros niños suelen morder y pegar para conseguir lo que desean, lo que hace que acaben por imitar ese comportamiento.

-Frustración: Los niños también pueden sentirse frustrados por distintas situaciones y al no poder verbalizarlo, encuentran en las agresiones una forma de canalizarlo y liberarlo.

(Foto: Pixabay) 

-Expresar emociones: En algunos casos, los niños sienten celos, ansiedad, enfado o nerviosismo, pero no saben cómo verbalizarlo porque es la primera vez que lo experimentan, de manera que prefieren expresarlo con golpes y mordidas.

TAMBIÉN LEE: Señales que alertan un cuadro de migraña en niños 

Generalmente, cuando los niños adquieren un pleno desarrollo del lenguaje, este tipo de conductas desaparece, pues empiezan a ser capaces de expresar con palabras lo que sienten, lo que piensan y lo que quieren, lo que mejora la convivencia con las personas a su alrededor.

(Foto: Pixabay) 

¿Qué hacer si un niño no deja de morder y pegar?

Lo primero que debemos entender es que este comportamiento no surge por maldad, sino que esconde una serie de motivos que serán la clave para corregirlo correctamente.

Debemos ayudar a que el niño entienda que esa forma de actuar y de expresar sus emociones no es la adecuada, pues puede lastimar a otros. Es importante dejarles saber que existen otras formas respetuosas de canalizar sus sentimientos y deseos

Algunas estrategias que pueden funcionar son las siguientes:

1. Valida sus sentimientos

Desde la calma, debes hablar con el pequeño y mostrarle que sentir ira, vergüenza, miedo, nerviosismo, inseguridad o celos está permitido, pero que no es correcto canalizarlos por medio de agresiones.

(Foto: Pixabay) 

No lo dejes solo en el proceso de sus emociones, escúchalo y abrázalo, hazle saber que lo apoyas pues así le enseñas a que hablar de sus emociones no tiene nada de malo.

2. No lo ignores

Algunos padres creen que son cosas de niños y que ya madurarán, pero con ello les damos a entender que morder y pegar a los demás es una forma de actuar correcta. Recuerda que los adultos son su referencia para solucionar los problemas, así que no lo dejes solo en estas situaciones.

3. Redirige su comportamiento

Si vemos que el pequeño agrede a otro niño, debemos intervenir de inmediato y mostrarle la manera respetuosa de pedir las cosas.

(Foto: Pexels) 

Por ejemplo, si muerde o pega a alguien que le quitó su juguete podemos decirle algo como “veo que estás enfadado porque te quitaron algo, entiendo que quieras recuperarlo, pero esta no es la mejor forma de hacerlo. Vamos los dos juntos a pedirle que te lo devuelva”.  

4. Dale atención 

Como lo mencionamos, una de las principales razones por las que tu hijo muerde y pega es porque solo busca tu atención, así que la mejor solución es darle afecto emocional mediante un abrazo y un tiempo a solas juntos en el que puedan hablar sin distracciones.

5. No lo castigues

Los castigos no son una forma efectiva de educar a largo plazo, pues en cuanto tenga la oportunidad, el niño volverá a pegar y morder, porque la represión dejará de tener efecto. Tampoco lo etiquetes como niño violento o conflictivo, eso solo refuerza la conducta agresiva.

(Foto: Pexels) 

Es normal notar que un hijo muerde y pega, pues es una forma de canalizar sus emociones y a medida que aprenda a verbalizar lo que siente, podrá expresarlo de otra manera más positiva. Mientras tanto, es fundamental que le brindes un acompañamiento respetuoso, una guía con amor y empatía para que comprenda cuál es la forma correcta de relacionarse.

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas? 

(Con información de Bebés y más, Vix) 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda