Es de todos sabido que nuestro organismo es capaz de regenerarse. Sus células y tejidos poseen esa capacidad pero llega un momento, sobre todo por la edad y por la obesidad, en que esas células no se regeneran y contribuyen al proceso de envejecimiento.

Una de las causas es la inflamación, así como el daño oxidativo. Las células envejecen y sufren lo que se conoce como senescencia celular.

Nature, una de las mejores revistas científicas del mundo, publicó un artículo sobre un tipo de células que envejecen, pero se quedan en el organismo, conocidas como células senescentes.

(Cuando las células no se regeneran, envejecen y hacen envejecer al organismo. Fotos Canva)

Si esas células se tienen localizadas y se pueden eliminar podría ayudar a la regeneración de las células.

El portal Vitónica reportó el estudio de Nature en el que se señala que nuestros tejidos tienen la capacidad de regenerarse, a veces más deprisa y otras más despacio. Dicha regeneración depende la coordinación entre las células madre y las células que las rodean.

A medida que envejecemos la función regenerativa disminuye, en gran medida porque las células madre han ido acumulando daño con el paso del tiempo.

¿Qué es la senescencia celular?

De acuerdo con The Conversation, la división celular es el proceso que hace que una célula dé lugar a dos hijas idénticas. Esta es la base de la proliferación celular. La senescencia consiste en la incapacidad de llevar a cabo este ciclo.

“Durante la senescencia, las células sufren unos cambios en su morfología y en su patrón de expresión de genes, y muestran unas secreciones extracelulares (que denominamos SASP).

 A este estado se llega como respuesta a daños en la integridad de la célula. Diversas agresiones celulares ponen en marcha este proceso”.

(Algunas células se pueden regenerar. Foto Canva)

¿Las células se suicidan?

La apoptosis (el proceso de suicidio celular) y la senescencia celular son los dos programas de defensa esenciales del organismo ante daños irreparables que ponen en peligro la transmisión íntegra de la información genética y la actividad correcta de las células.

Si estos mecanismos fallan y permitimos que las células dañadas continúen proliferando, las células aberrantes crecerán desordenadamente hasta formar un tumor.

Los cinco principales factores que aceleran el envejecimiento

  • La senescencia abarca el envejecimiento de las células hasta que dejan de dividirse, pero no mueren.
  • Con el tiempo grandes cantidades de células envejecidas o senescentes se acumulan en los tejidos del cuerpo.
  • Estas células permanecen activas y liberan sustancias dañinas que producen inflamación y lesiones en las células vecinas.

Vitónica señala que los investigadores identificaron diferentes tipos de células senescentes, han observado cómo actúan y han elaborado un plan de acción para atacarlas.

“Gracias a ello se puede limitar la acumulación de estas células que no se destruyen, ´molestan´ a las células sanas y segregan sustancias dañinas para nuestro organismo”.

Estos hallazgos y sus futuras aplicaciones podrían ser utilizados para los pulmones dañados con fibrosis pulmonar, corazones después de un infarto y otros órganos pueden regenerar sus células, aunque falta todavía mucho por investigar y confirmar